Irrumpe Sor Juana en el festín teatral de Almagro

Foto: flickr.com / festivalinternacionalde teatroclasicodealmagro Foto: flickr.com / festivalinternacionalde teatroclasicodealmagro

Alrededor de una mujer novohispana giran las actividades culturales del 42 Festival de Teatro de Almagro, pese a ser prácticamente ignorada en España. Se trata de La décima musa, a quien el director de este encuentro, Ignacio García, busca hacerle justicia no sólo literaria. Además de invitar a 16 compañías mexicanas y solistas (como Jaramar), el evento coloca a Sor Juana “en el mismo nivel que Calderón, Lope, Cervantes o Tirso”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Con La décima musa sor Juana Inés de la Cruz abanderando la creación femenina, el 42 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, España, se alza por estos días como escenario de excelencia dedicado a la dramaturgia del Siglo de Oro (XVI-XVII), así como a la isabelina y novohispana, a la par de una correspondencia incluyente con creaciones de mujeres contemporáneas.

Durante la presentación del programa, en México en mayo pasado, el director teatral al frente del encuentro hispano, Ignacio García, anunció que se trataría de “una gran celebración del legado de Sor Juana” con su poesía, teatro, música, astronomía e, incluso, su gastronomía.

El festival inició el jueves 4 y culminará el domingo 28, teniendo fuerte presencia mexicana a lo largo de los 25 días y 144 funciones programadas. Asisten por nuestro país:

La Compañía Nacional de Teatro (CNT), la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBAL, el Teatro Clásico MX CITRU del Sistema de Teatro de la Ciudad de México, Teatro UNAM, Colectivo Teatral de Guerrero, Teatro de Babel, La Bomba Teatro, Circo de Sombras, La Quinta Teatro y Al Rescate; Teatro La Rendija, y la Universidad del Claustro de Sor Juana, aparte de solistas como la cantautora Jaramar Soto, quien actuó el sábado 6 con el espectáculo musical No acabarán mis flores. Mestizaje, y un día después en compañía de la Banda de Música de Almagro, para el recital Dos culturas, un mismo sentimiento.

“¿Quién es esa señora?”

Desde Almagro, una pequeña ciudad de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, donde residen unos 9 mil habitantes, Ignacio García explica vía telefónica a Proceso:
“Todo este mes se verá la panorámica de la obra de Sor Juana más amplia que se haya experimentado jamás, una visión muy integral que incuye dos de las tres obras dramáticas de los tres textos que se conservan: Los empeños de una casa, por parte del Carro de comedias de la UNAM, y Amor es más laberinto, con Raquel Araujo (fundadora del Teatro La Rendija).”

Pero también habrá espectáculos sobre sus poemas, sus textos filosóficos, su música con el Coro Virreinal “Rita Guerrero” de la Universidad del Claustro de Sor Juana; el recital poético Clara la luna, claras las estrellas, con lectura de la actriz española Silvia Marsó; charlas sobre los referentes astronómicos de Sor Juana (con la participación de un astrofísico sobre la celebración de los 50 años del primer alunizaje humano), además de degustación de comidas de cocina barroca de la también coronada como Fénix de América, en el Aparador del Turismo de Almagro.

Resalta García: “Asimismo –y esta es una novedad importante– habrá compañías españolas como la de Carmen Cortés, una de las bailaoras flamencas más destacadas de España quien bailará los versos de Sor Juana; la participación de Radio Nacional de España a través de una ficción sonora sobre la vida y obra de La décima musa, con la cual el público de Almagro podrá conocer más sobre esa prodigiosa mujer que aparece en el cartel principal y es autora del lema que da vida a esta 46 edición: ‘El mundo iluminado y yo despierta’, del último endecasílabo del Primero sueño.”

–¿Qué tanto es conocida Sor Juana en España?

–Muy poco, la verdad. Le pongo un ejemplo doloroso, pero verdadero…

“En 2002 estrené como director en el Teatro Municipal de Almagro –que data del siglo XIX– Los empeños de una casa, y todo mundo me preguntaba ‘¿Quién es esa señora de la que estás haciendo la obra?’. Posteriormente se representó esa misma obra en otras ediciones del festival, e igual me comentaban: ‘El texto es muy bonito, pero no… no la conocemos’.

“Así que el hecho de que Sor Juana pase de una programación residual, marginal, excepcional, y que hace 17 años fuera un ejemplo muy aislado, a que hoy sea la figura del cartel, el lema y centro de la programación del festival, significa que es posible plantear una transformación. Y es una transformación social, más allá de las palabras.”
García explica que con este festival, tanto ella, Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana (Nepantla de Sor Juana Inés de la Cruz, noviembre 12 de 1648-Ciudad de México. Abril 17 de 1695), como Juan Ruiz de Alarcón (Taxco, Guerrero, ¿1581?-Madrid, agosto 4 de 1639) “como poetas y dramaturgos novohispanos estarán en el encuentro al mismo nivel que Calderón de la Barca, Lope de Vega, Cervantes o Tirso de Molina”, porque es imperioso saber “que América existió de una forma muy poderosa en el Siglo de Oro y que las mujeres forman parte importante de lo que se pensó, se creó y se escribió en el Siglo de Oro”.

Las mujeres al poder

La presencia femenina en Almagro se resume con los textos de 14 autoras del Siglo de Oro, así como 26 directoras y 23 dramaturgas de obras contemporáneas o de adaptaciones sobre textos clásicos.

“Son muchas las autoras que nunca se han visto en el festival. No se trata de una cuota de género, sino de una justicia histórica de reparar un silencio incomprensible y una invisibidalidad que no tienen razón de ser. Hasta un 45 % de la programación está dirigido por mujeres este año.

“El repertorio clásico es único. Curioso, porque en los siglos XVI y sobre todo en el XVII, los carros de comedias fueron un espacio modernísimo, vanguardista, donde se planteó un modelo de convivencia que no existía, basado en el igualitarismo.”

Remite al personaje de la villana Laurencia en Fuenteovejuna, de Lope de Vega; o de la pescadora Tisbea en El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina, “mujeres que se atrevían a decir cosas a partir de textos que en la calle simplemente no podían. De manera que los carros de comedia, los teatros, los corrales de comedia, y los espacios de cultura fueron visionarios para imaginar una manera de convivir con la sociedad que no existía en ese momento.”

Almagro presume entonces de un histórico “Corral de Comedias” que se mantiene intacto desde 1628, en donde se presenta parte de la programación del festival.

–¿Existe una responsabilidad de Almagro a futuro en este contexto?

–Creo que hoy en día las instituciones culturales y el mismo festival de Almagro tenemos esa obligación de plantear modelos de convivencia igualitarios entre hombres y mujeres.

“Y de muchos otros temas, por ejemplo, sobre la discapacidad. ¿Cómo hacemos teatro clásico con los artistas que tienen discapacidad y para los artistas que tienen discapacidad? Hemos propuesto formas. Pero sobre todo estamos orgullosos de ser dignos herederos de aquellos artistas del siglo XVII que imaginaron desde los teatros una sociedad más avanzada, más justa y que luego fueron capaces de ir transformándola en realidad paso a paso. Creo que eso es lo que nos toca ahora en los festivales hoy en día y todo el equipo de la fundación Almagro trabaja con tezón para ello.”

De hecho el festival será premiado el martes 9 con el Premio Reina Letizia en la categoría de “Cultura Inclusiva”, que será entregado por la monarca de igual nombre en Almagro, así como otros en las categorías de “Prevención de la Discapacidad”, “Accesibilidad Universal”, “Tecnologías de la Accesibilidad” y “Promoción de la Inserción Laboral de Personas con Discapacidad”.

La carta de AMLO

Ignacio García también apunta que los 500 años del histórico encuentro entre Moctezuma y Hernán Cortes influyó para que Sor Juana, autora del desaparecido tratado musical El caracol, figurase este año en Almagro con todo su resplandor humano, artístico, literario:

“Ese ha sido el motivo por el que decidimos celebrar con México como país invitado, conmemorar aquel episodio en que el cortejo del emperador Moctezuma salió a recibir al de Cortés, y a raíz de esto se produjo una transformación inimaginable en ambos continentes. De manera que lo que planteamos es que toda la cultura, la gastronomía, la literatura, el teatro, la música son una mezcla y un mestizaje; tanto españoles como mexicanos seríamos otra cosa si no se hubiera producido ese encuentro, y queremos conmemorar ese puente cultural y el hermanamiento.”

–¿Qué piensa de la carta que envió el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador al Rey Felipe solicitando un perdón?

–Hay un adagio del refranero español que dice: “Hechos son amores y no buenas razones”… Yo creo que no hay mayor gesto de hermananiento que el que este año haya 16 compañías mexicanas en el festival de Almagro y que se le de tanta importancia a lo que se hizo en América, y que desterremos para siempre un modelo colonial según el cual lo que se escribía en España era más importante que lo que se escribía en las colonias.

“Para nosotros hay un lugar de encuentro, no hay golpes de pecho ni perdones, ni peleas ni exigencias; lo que la ciudadanía quiere es que trabajemos juntos y que no nos maltratemos unos a otro, que encontremos desde el lugar de la cultura espacios de apoyo y de cercanía”.

–También se conmemoran los 80 años del exilio español en México…

–¡Es un año clave! Tuve la suerte de vivir en México uno años y monté obras de Max Aub, de León Felipe, de José Bergamín… En España a nadie se le olvida lo que el general Lázaro Cárdenas hizo al abrir los abrazos a todos los exiliados republicanos que salían maltratados de una Guerra Civil injusta y con las esperanzas truncadas.

“Toda España tiene un sentimiento inmenso de gratitud, también desde el festival lo celebramos de alguna manera, es un país tremendamente generoso, lo ha sido durante siglos, no sólo durante el exilio mexicano. Este gesto que humildemente hacemos desde el festival de Almagro, de colocar a lo hispano y lo novohispano a la par, es una manera de superar episodios traumáticos de nuestra historia con el trabajo, el hermanamiento, la concordia y la cultura en común.

“Digo siempre que el Festival de Almagro es un festín, es la reserva natural del Siglo de Oro, y durante estos 25 días participarán 150 compañías y habrá espectaculos gratuitos, puestas en diferentes idiomas y estílos, desde una para tres espectadores que se montará en un coche Mercedes Benz, hasta obras para 700 espectadores en los grandes teatros. En Almagro reside el ADN en común de todos los que hablamos español y del teatro del siglo XVII, y desde aquí la invitación para que nos visiten los mexicanos, si no en esta ocasión sí en un futuro próximo.”

El portal de Radio y Televisión Española (www.rtve.es/) presenta algunas puestas en escena, lo mismo que Radio Nacional de España, y mediante videos de la web del festival de Almagro www.festivaldealmagro.com.

Este texto se publicó el 7 de julio de 2019 en la edición 2227 de la revista Proceso

Comentarios

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Load More