Pemex necesitará más apoyo del gobierno para no endeudarse: Moody’s

Emblema de Petróleos Mexicanos. Foto: Twitter @Pemex Emblema de Petróleos Mexicanos. Foto: Twitter @Pemex

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La agencia calificadora Moody’s Investors Service advirtió que Petróleos Mexicanos (Pemex) requerirá mayor apoyo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, para evitar un mayor endeudamiento.

En un comentario, el analista Pete Speer de la firma, destacó que los resultados de la petrolera en el segundo trimestre de 2019 incluyeron un continuo flujo de efectivo libre negativo y el uso de su liquidez disponible. Por lo anterior, aseguró “Pemex requerirá más apoyo del gobierno para evitar aumentos de su deuda neta”.

Este día, la petrolera dio a conocer ante el público inversionista de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) sus resultados correspondientes al segundo trimestre del año, en los que reportó pérdidas por 52.8 millones de pesos.

De acuerdo con la calificadora, la producción de crudo se mantuvo sin cambios en el segundo trimestre frente a los tres meses previos, lo que demostró un avance en el objetivo de la compañía de estabilizar su producción, la cual cayó de manera relevante en los últimos años.

Pemex reconoció en su reporte que una reducción adicional en la calificación de Pemex podría tener consecuencias adversas en su capacidad para tener acceso a los mercados financieros y/o en el costo del financiamiento. 

“En caso de que la entidad no pueda obtener financiamiento en condiciones favorables, esto podría limitar la capacidad de Pemex para obtener mayor financiamiento, invertir en proyectos productivos financiados a través de deuda y afectar su capacidad para cumplir sus obligaciones de pagos de principal e intereses con sus acreedores”, advirtió la empresa dirigida por Octavio Romero Oropeza.

Como resultado, Pemex podría estar expuesto a restricciones de liquidez y podría no cubrir su deuda o estar en condiciones de hacer las inversiones necesarias para mantener los niveles actuales de producción, así como para mantener e incrementar las reservas probadas de hidrocarburos asignadas a la compañía por el gobierno federal, lo que podría afectar adversamente la situación financiera y los resultados de operación.

Aún más, Petróleos Mexicanos señaló que si dichas restricciones ocurren cuando los flujos de efectivo por sus operaciones son menores a las fuentes necesarias para fondear sus gastos de inversión o para cumplir con las obligaciones de pago de su deuda, podría verse forzado a reducir los gastos de inversión planeados, implementar medidas de austeridad adicionales y/o vender activos no estratégicos adicionales, a fin de recaudar recursos.

Algunas agencias calificadoras han manifestado su preocupación en relación con la fuerte carga fiscal de Pemex; el monto total del endeudamiento; el incremento importante de la deuda durante los últimos años; el flujo de efectivo negativo durante 2016, principalmente como resultado de los requerimientos significativos de inversión en los proyectos de la entidad y la declinación en los precios del crudo.

Otra de las situaciones que alarman a las calificadoras son  la declinación natural de ciertos campos y menor calidad del petróleo crudo; la falta de fondeo suficiente de la reserva destinada a las pensiones de los jubilados y primas de antigüedad, la cual ascendía aproximadamente a  mil 265.8 mil millones de pesos al 30 de junio de 2019; así como la resiliencia de los gastos de operación de Pemex, a pesar de la fuerte declinación de los precios del petróleo que empezó a finales de 2014. 

–mg

–fin de texto—-

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More