Si productividad laboral no mejora, crecimiento del PIB será de 1.5% en la próxima década: S&P

Instalación de un panel solar en Tlaxcala. Foto: Fernando Camacho Instalación de un panel solar en Tlaxcala. Foto: Fernando Camacho

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La agencia calificadora Standard & Poor’s (S&P) advirtió que si la productividad y la participación de la fuerza laboral no mejoran en el país, la economía mexicana crecerá, en promedio, a una tasa más cercana a 1.5% en la siguiente década.

En un reporte titulado Productividad baja y desigual en México: Qué nos dice sobre el crecimiento futuro del PIB, la firma con sede en Nueva York señaló que lo anterior se equipara con un crecimiento promedio de 0.6% en términos reales del PIB per cápita, frente a 0.9% en los últimos 10 años.

A decir del documento, algunas de las razones comunes para el bajo crecimiento de la productividad en México son: elevados niveles de corrupción, costo de la inseguridad, y altos niveles de informalidad en el mercado laboral.

Sin embargo, acotó, estos no son factores específicos de México.

“Otras economías de América Latina con mayores niveles de crecimiento de la productividad afrontan desafíos similares, pero tienden a ser más agudos en México, especialmente por lo que se refiere a la asignación ineficiente de los recursos. El crecimiento en México es muy desigual, lo que representa una de las razones de que la productividad en general sea baja a nivel nacional”, explicó.

S&P trazó tres escenarios de crecimiento económico de acuerdo con las mejoras en productividad.

El primero es el optimista, en el cual el crecimiento varía entre los estados mexicanos, y solamente unos cuantos han rebasado consistentemente el 4% durante los últimos cinco años: Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo y Baja California Sur.

“Estos estados han recibido importantes montos de inversiones privadas desde 2008, aunque todavía afrontan el reto de mejorar las condiciones socioeconómicas”, precisó.

Mientras que en los estados del sur, como Chiapas, Oaxaca y Guerrero, donde los niveles de pobreza y la desigualdad del ingreso son elevados, el crecimiento económico ha estado, en promedio, consistentemente por debajo de 2.1% durante los últimos cinco años.

“Si el crecimiento económico en estos estados del sur se duplicara, estimamos que el crecimiento del PIB de México podría ser de 2.6%. Si triplicamos la tasa de crecimiento en esos estados del sur, el crecimiento nacional del PIB llegaría a 3%, todavía un punto por debajo del 4%”, agregó el reporte.

Los escenarios negativos

El segundo escenario es el medio en el cual habría una modesta mejora en la productividad mantiene el crecimiento cercano a 2%.

Esto implica que el crecimiento de la productividad laboral en México sería similar al que Colombia experimentó durante la última década, pero todavía muy por debajo de la tasa promedio de productividad de 2.4% de Perú, por ejemplo.

Un escenario que podría llevar a tal resultado sería si se duplica el crecimiento económico promedio en los estados del sur, o solamente en la Ciudad de México.

La población general de México es todavía una de las más jóvenes de América Latina, con una edad promedio de 29, resultado de ello, existen las condiciones para logar alguna mejora de la productividad, especialmente considerando los mayores niveles de educación en la fuerza laboral actualmente frente a los históricos.

El último escenario es el de crecimiento bajo. Es decir, sin ninguna mejora en la productividad significa que el crecimiento del PIB de 1.5%.

Este escenario es más simple y asume que la productividad laboral continúa promediando 0.4% en la próxima década.

“Esto llevaría el crecimiento real del PIB a desacelerarse en la misma medida que el crecimiento del empleo. Si asumimos que el crecimiento del empleo se desacelerará en línea con las tendencias de la población en edad laboral, crecimiento inferior en 0.5%, entonces el crecimiento real del PIB promediaría un nivel cercano a 1.5% en la próxima década”, adelantó S&P.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More