En julio, el peso logra una apreciación acumulada de 0.33% frente al dólar

Imagen de archivo del precio del dólar en una sucursal bancaria de la CDMX. Foto: Xinhua / Carlos Ramírez Imagen de archivo del precio del dólar en una sucursal bancaria de la CDMX. Foto: Xinhua / Carlos Ramírez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El peso puso sortear la renuncia del titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa, el débil comportamiento de la actividad económica, el poco convincente plan de negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la baja en las tasas por parte de la Reserva Federal (Fed).

En julio, la divisa mexicana logró una apreciación acumulada de 0.33% frente al dólar, que se cotizó en 19.55 unidades, mientras que en operaciones al por mayor se ofertó en 19 pesos el último día del séptimo mes de 2019.

“La apreciación del peso se sustentó principalmente en el debilitamiento del dólar estadunidense, ante la expectativa de una política monetaria acomodaticia por parte de la Fed. Cabe notar que la expectativa de un recorte a la tasa de interés se elevó tras los comentarios de Jerome Powell frente al Congreso de Estados Unidos a principios del mes, en donde reiteró que la Reserva Federal usaría sus herramientas para mantener la expansión económica”, destacó el Banco Base en un análisis.

Y este miércoles se concretó esa expectativa, luego de que la Fed recortó 25 puntos base la tasa de interés, a un rango entre 2.00% y 2.25%.

La moneda mexicana también se vio impactada por el dato del PIB que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el sentido de que la economía creció 0.1% en el segundo trimestre del año, según cifras desestacionalizadas.

“El dato, a pesar de mostrar un crecimiento bastante moderado, al ser positivo genera mejores expectativas para la economía mexicana para 2019. Asimismo, puede revertir la tendencia de constantes recortes en las expectativas de crecimiento”, explicó el Banco Base.

De acuerdo con el análisis, en julio se incrementó el nerviosismo sobre las acciones impulsadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Y, así, por un lado la renuncia de Carlos Urzúa, quien era visto como uno de los elementos que brindaba mayor certidumbre a la administración lopezobradorista, llevó al tipo de cambio a tocar un nivel máximo en el mes: 19.35 pesos por dólar.

Por otra parte, se presentó el plan de negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex), que generó dudas sobre la viabilidad financiera en el largo plazo, particularmente sobre su calificación crediticia y el impacto en México.

Aunado a lo anterior, existe la posibilidad de que el Banco de México recorte su tasa de interés en alguna de sus próximas reuniones.

“Cabe destacar que la inflación subyacente sigue al alza, pero, por otro lado, el mayor diferencial de tasas de interés con Estados Unidos puede propiciar mayores entradas de inversión extranjera de cartera y generar una mayor vulnerabilidad en la economía mexicana, en un entorno de incertidumbre por factores internos y externos”, apuntó Banco Base.

Asimismo, estimó que en agosto el Banco de México optará por mantener su tasa de interés, y si la inflación baja podría darse un recorte de 25 puntos base, en su reunión del próximo 26 de septiembre.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More