Querétaro presenta altos niveles de contaminantes en el aire: Greenpeace

Greenpeace monitoreó la calidad del aire en recorridos en auto, transporte público y bicicleta. Foto: Tomada de Twitter @greenpeacemx Greenpeace monitoreó la calidad del aire en recorridos en auto, transporte público y bicicleta. Foto: Tomada de Twitter @greenpeacemx

QUERÉTARO, Qro. (apro).– Viajar en automóvil, transporte público e incluso en bicicleta implica riesgos similares para la salud de las personas, debido a la calidad del aire de la ciudad de Querétaro.

A esta conclusión llegó la organización ambientalista internacional Greenpeace tras realizar un monitoreo de la concentración de tres tipos de contaminantes en el aire: las partículas conocidas como PM2.5, el ozono (O3) y el Monóxido de Carbono (CO), considerados “muy dañinos para la salud humana”.

“La población de Querétaro se encuentra expuesta a altas concentraciones de Material Particulado PM2.5 al viajar en transporte público, automóvil y bicicleta”, alertó Greenpeace.

La organización no gubernamental realizó monitoreos en recorridos de 3 kilómetros por avenidas principales de la ciudad, como la Avenida Zaragoza, hasta su cruce con la Calzada de Los Arcos y el Bulevar Bernardo Quintana.

Por ejemplo, señala Greenpeace, en el transporte público de la ciudad de Querétaro –en el que se mueven cerca de 500 mil usuarios diariamente–, fueron registradas 47 unidades de PM2.5, siendo que la Norma Oficial Mexicana (NOM) permite sólo 45 y la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 25 unidades.

De acuerdo con la información que reportó Greenpeace, en automóvil se registró un índice de 45 unidades, mientras que en bicicleta sobrepasó las 40 unidades, también “muy por encima de la recomendación internacional”.

De acuerdo con la OMS, las partículas denominadas PM2.5 causan enfermedades cardiovasculares y respiratorias, e incluso cáncer.

En cuanto a niveles de Ozono (03), personal de Greenpeace detectó en el transporte público 0.057 partes por millón (ppm), también por arriba de lo recomendado por la OMS que es de 0.050 ppm como máximo permisible, advirtieron.

En automóvil, la medición de Ozono alcanzó los 0.045 ppm y en bicicleta fue de 0.029 ppm, agregaron en su boletín.

Greenpeace explicó que el modelo urbano que prevalece en México –y por ende en ciudades como Querétaro– obedece a una lógica que privilegia el uso del automóvil particular.

En la avenida Zaragoza, vialidad donde fue realizado el monitoreo, personal de Greenpeace se percató de que no existe infraestructura amigable ni segura para viajar en medios de transporte no motorizados como la bicicleta.

“La experiencia de rodar por la Avenida Zaragoza demostró que no hay condiciones apropiadas para los ciclistas en la ciudad de Querétaro”.

Greenpeace realizó el ejercicio en Querétaro como parte de una medición en ciudades que consideran como “las más contaminadas del país”.

Según personal de la organización, además de Querétaro, ya se realizaron ejercicios en Puebla y Pachuca, pero faltan por evaluar las ciudades de Toluca, Guadalajara, Monterrey y la Ciudad de México.

Comentarios

Load More