Delegación de Maduro declina asistir a reunión con representantes de Guaidó, en Barbados

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Foto: AP / Rodrigo Abd El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Foto: AP / Rodrigo Abd

CARACAS (apro).- Luego de varios encuentros impulsados por Noruega, el régimen de Nicolás Maduro anunció que su delegación no asistirá a las reuniones que se realizarán este jueves y viernes en Barbados, como parte del proceso de negociación que se lleva a cabo en la isla caribeña, conocido como “Mecanismo de Oslo”.

El grupo de la oposición venezolana, designado por el jefe de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, ya se encuentra en Barbados.

“El presidente Nicolás Maduro Moros ha decidido no enviar a la delegación venezolana en esta oportunidad, en razón de la grave y brutal agresión perpetrada de manera continuada y artera por parte de la administración Trump contra Venezuela”, se lee en el comunicado oficial publicado en Twitter por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

Horas antes, el canciller venezolano Jorge Arreaza había asegurado que se mantendrían en la mesa de negociación en la isla caribeña. “Ni mil trumps ni 500 boltons ni marcos rubios ni abrams ni guaidos, harán que nos paremos de la mesa de diálogo en Barbados”, destacó al referirse al bloqueo económico contra los activos que controla Maduro y que ayer fue anunciado por Washington.

https://twitter.com/SputnikMundo/status/1159179400492924929/video/1

Sin embargo, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, se adelantó al anuncio oficial y en su programa de televisión informó que no asistiría a Barbados.

Minutos después, Rodríguez publicó en su cuenta Twitter el comunicado. “Los venezolanos hemos notado con profunda indignación que el jefe de la delegación de la oposición, Juan Guaidó, celebra, promueve y apoya estas acciones lesivas”, destaca el escrito.

Además, el Ejecutivo chavista informó que revisará “los mecanismos de ese proceso a fin de que su continuación sea realmente efectiva y armónica con los intereses de nuestro pueblo”.

Por su lado, Maduro anunció el inicio de “una contraofensiva” para aplicar “justicia contra los traidores de la Patria” que han apoyado las sanciones de Estados Unidos.

“Vamos a activar una contraofensiva con la Asamblea Nacional Constituyente y vamos a hacer justicia”, sostuvo durante la transmisión del programa “Con el mazo dando”, que conduce el presidente de la ANC, Diosdado Cabello.

Entretanto, Stalin González, segundo vicepresidente del Parlamento e integrante de la delegación de Guaidó, manifestó que seguirán “trabajando en todos los tableros para buscar el fin de la crisis”, así como “lograr el rescate de la democracia a través de elecciones verdaderamente libres y así ponerle fin a la corrupción, pobreza y violaciones a los derechos humanos”.

Añadió: “Nos encontramos en Barbados para buscar un acuerdo que ponga fin al sufrimiento de los venezolanos y lograr que los venezolanos podamos decidir nuestro destino con elecciones verdaderamente justas y libres”.

Las reuniones entre el chavismo y la oposición estaban previstas para este jueves y viernes. Se trataba de la tercera ronda de conversaciones en Barbados.

Más temprano, Guaidó reiteró que seguiría en el proceso de diálogo con el régimen de Maduro, pese a “compartir las dudas” que expresaron algunos de sus aliados internacionales.

Al ser consultado sobre las dudas mostradas por el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, respecto de las conversaciones auspiciadas por Noruega, Guaidó reconoció que comparte “el escepticismo no solamente mostrado por el embajador Bolton”, sino también por otros aliados, como el canciller de Perú, Néstor Popolizio, y los integrantes del llamado Grupo Internacional de Contacto.

Guaidó insistió en que la estrategia para alcanzar “el cese de la usurpación (…) la hemos planteado los venezolanos”, y además cuenta con “el acompañamiento del mundo”.

Asimismo, aseguró que no están “enamorados” de un solo mecanismo para alcanzar sus objetivos, sino que contemplan varias opciones “de presión en la calle, de presión internacional, de sanciones, de protección de los activos”.

Finalmente, reiteró que la reunión en Barbados “es un mecanismo que de ser útil lo vamos a utilizar, si no, lamentablemente no funcionará y seguiremos adelante”, y agregó que informará “oportunamente cuando deje de ser útil”.

Comentarios

Load More