La CEM lamenta la muerte del cardenal Obeso, auxiliar en los Acuerdos de San Andrés

El cardenal Sergio Obeso falleció el domingo 12 de agosto a los 86 años de edad. Foto: Miguel Ángel Carmona

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) lamentó “con gran tristeza y pesar” el fallecimiento del arzobispo emérito de Xalapa, Veracruz, monseñor Sergio Obeso Rivera, quien durante tres periodos fue presidente del episcopado y murió la noche de ayer domingo, a los 86 años de edad.

En un comunicado de prensa, la CEM indicó que “nuestro hermano en el Episcopado, el cardenal Sergio, tenía 86 años de edad, 48 años de ministerio episcopal y 65 en el sacerdotal”.

Y agregó:

“Reconocemos su entrega generosa a la Iglesia que peregrina en nuestro país, especialmente la gran labor de coordinación y responsabilidad principal que desempeñó como presidente de nuestra Conferencia Episcopal durante tres periodos”.

Asimismo, destacó la labor desempeñada por Obeso Rivera, “sobre todo, en algunos episodios significativos de la historia de nuestro país, participando en las negociaciones de paz y reconciliación de los Acuerdos de San Andrés, en los esfuerzos de restablecimiento de las relaciones entre el Estado Mexicano y la Santa Sede al promover la ley reglamentaria del artículo 130 constitucional”.

También le reconoció sus servicios en la Comisión de Pastoral Social y en la Comisión del Clero, de la CEM, así como el haber sido “el gran impulsor” del proceso de canonización de San Rafael Guízar y Valencia.

Por su lado, el actual arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, indicó que Obeso falleció a las 20:30 horas de ayer, luego de varias semanas de padecer un deterioro en su salud, por afecciones propias de su edad.

 “El cardenal Sergio Obeso Rivera fue una persona admirable en todo sentido. Tuvimos el privilegio de ser guiados por él, siempre escuchamos con mucha atención su consejo y sus orientaciones”, dijo monseñor Reyes Larios.

El arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, también reconoció el servicio que prestó Obeso a la Iglesia Mexicana.

“Encomiendo con gratitud a Dios Padre, a mi hermano el cardenal Sergio Obeso Rivera, quien sirvió fielmente a la Iglesia, como buen pastor. Descanse en paz”, señaló Aguiar Retes en su cuenta de Twitter.

Oriundo de Xalapa, donde nació el 31 de octubre de 1931, Obeso fue ordenado sacerdote en Roma, Italia, el 31 de octubre de 1954, por el entonces arzobispo de Puebla, Octaviano Márquez.

En 1955 regresó a Xalapa, donde empezó a trabajar en el seminario, primero como prefecto de filósofos, luego como director espiritual y finalmente como rector.

En 1971 fue designado obispo de Papantla, Veracruz. Y tres años después, en 1974, fue nombrado obispo coadjutor de Xalapa. Y en 1979 obtuvo la titularidad de esa arquidiócesis, donde estuvo hasta abril de 2007.

Ya como arzobispo emérito de Xalapa, el Papa Francisco lo nombró cardenal, el 28 de junio de 2018, en la Basílica de San Pedro, en Roma.

Los restos de Obeso serán velados en la Catedral de Xalapa, donde también serán sepultados, como ocurre con frecuencia cuando fallece el titular de una diócesis mexicana.

 

 

Comentarios

Load More