AMLO festeja acuerdo con empresarios y minimiza amparos de afectados por gasoductos

AMLO agradeció a los empresarios su voluntad para lograr un acuerdo sobre la red de gasoductos. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con una reducción en el costo de tarifas de transporte de gas por gasoductos, que en su mayoría no puede operar ni están concluidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hoy el acuerdo con las contratistas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para festejar un ahorro de cuatro mil 500 millones de dólares.

La actual administración heredó una serie de compromisos con cinco empresas del sector energético, beneficiarias de contratos para la construcción y operación de siete gasoductos inconclusos, excepto uno, debido a una serie de amparos de comunidades indígenas y rurales que no tuvieron un proceso de consulta para que la infraestructura pasara por sus tierras, obligando a la CFE a realizar pagos debido a causas de fuerza mayor no imputables a las empresas.

Hoy, en su conferencia de prensa matutina, el presidente López Obrador minimizó los amparos y conflictos con comunidades para concentrar sus anuncios en un acuerdo con el que las empresas redujeron sus tarifas por transporte de gas, a cambio de ampliar el período de contrato o bien el volumen de gas por entregar.

El anuncio de esta mañana pone fin a la polémica iniciada en febrero, cuando el presidente López Obrador los acusó de cobrar “intereses leoninos” y tener beneficios “draconianos”, detonando amagos de controversias judiciales y arbitrajes internacionales. Ayer, las empresas Carso Energy, TransCanadá y IEnova, alcanzaron el acuerdo para modificar las tarifas.

En tanto, Fermaca, la empresa más señalada en las declaraciones presidenciales, especialmente por el parentesco de altos ejecutivos con quien fuera presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, no concretó un acuerdo, aunque el mandatario dijo que esperan este pueda resolverse en el transcurso de hoy.

La conferencia de prensa matutina, incluyó esta vez al director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz y al director de filiales de la misma empresa productiva del Estado, Miguel Reyes, así como a los empresarios Carlos Slim, el presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Antonio del Valle, así como de Carlos Salazar Lomelí, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), además de los directivos de las empresas involucradas.

“Quiero señalar o subrayar que esto fue posible con la voluntad, la disposición al diálogo de los empresarios porque, legalmente, ya se habían firmado los contratos, ya se habían acordado condiciones que nosotros consideramos dañinas para la hacienda pública y por eso se acudió a los dueños de las empresas para que haciendo a un lado los compromisos legales se llegara a un acuerdo en beneficio de todos”, dijo el mandatario.

Seis de siete gasoductos, inconclusos

El anunció incluye la entrada en operación del gasoducto “Sur de Texas-Tuxpan”, que según López Obrador puede activarse en el transcurso de una semana. En tanto, evitó referirse a los otros seis gasoductos que se mantienen inconclusos por la vigencia de amparos obtenidos por comunidades afectadas por el trazo.

El acuerdo alcanzado con las empresas energéticas, fue celebrado por Carlos Slim, así como por Salazar Lomelí, quienes abundaron en reconocimientos a la actual administración. En particular, el presidente del CCE, consideró que se trataba de un acuerdo “ganar-ganar”, para CFE y para empresarios.

Aunque con la reducción de cuatro mil 500 millones de dólares a favor de la CFE, el establecimiento de tarifas fijas aumenta la capacidad de crédito de las empresas, detalló Slim, lo que permitirá aumentar inversiones en otros proyectos.

No obstante, tanto Bartlett como los propios directivos empresariales fueron renuentes a explicitar las tarifas establecidas en contratos originales y en las de la renegociación, muy a pesar de la insistencia presidencial porque se expusieran con claridad. Finalmente, Miguel Reyes fue quien pudo articular una reducción de tarifas que, en medio de las divagaciones, fijó en un máximo de 28% y Salazar Lomelí añadió que es difícil de explicar porque cada caso es diferente.

Aunque el presidente López Obrador acusó en diferentes oportunidades a las empresas de participar de la corrupción el sexenio pasado, hoy Carlos Slim y Salazar Lomelí fueron enfáticos en rechazar alguna irregularidad en los contratos. Al respecto, el mandatario ya no dijo más.

Entre 2015 y 2016, la CFE contrató la construcción de gasoductos, entre estos, siete que no pudieron concluirse debido a la oposición de algunas comunidades por las que atraviesan los gasoductos. Se inconformaron interponiendo amparos que procedieron y hasta ahora mantienen parados los proyectos. Mientras tanto, las empresas cobran por no ser responsables de los amparos.

Cuestionado al respecto, al presidente dijo que todo se iba a arreglar y concentró su alocución en destacar que, con el acuerdo alcanzado con las empresas, ya quedaban sin efecto todos los procesos legales abiertos desde que la CFE se inconformó con la herencia de la pasada administración.

En el acto estuvieron presentes además de los mencionados, el secretario particular del mandatario, Carlos Esquer, quien fue participe de las negociaciones; el secretario de Hacienda, Arturo Herrera. Además, por las empresas, asistieron Carlos Ruiz Sacristán, presidente de IEnova y la directora de dicha empresa, Tania Ortiz Mena.

También Robert Jones y Carlos Borunda, de TransCanadá; y Gerardo Kuri Kaufmann, consejero de Grupo Carso.

 

Comentarios

Load More