HR Ratings reduce su pronóstico de crecimiento económico en México de 0.85% a 0.30%

Emblema de la agencia HR Ratings. Foto: hrratings.com Emblema de la agencia HR Ratings. Foto: hrratings.com

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La agencia calificadora HR Ratings redujo su pronóstico de crecimiento económico del país de 0.85% a 0.30% para el presente año.

En un reporte, la firma señaló “nuestro escenario actual plantea una desaceleración económica más agresiva para 2019 con un crecimiento de 0.3% y una lenta recuperación a 1.9% en 2021”.

Este escenario asume que la incertidumbre política se mantendría, la inversión se recuperaría, pero no lo suficiente para motivar un mayor crecimiento, mientras que la demanda externa se deprimiría en sintonía con el menor crecimiento de Estados Unidos en los próximos dos años.

En términos de la inflación del deflactor, esta reduciría de manera importante a 3.85% en 2019 en línea con lo observado en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), el cual estima una inflación de 3.54% al cierre del año.

“Para los años siguientes se estima que las menores presiones en el componente subyacente derivado de una baja actividad económica se traducirían en un crecimiento acotado del deflactor en comparación de años previos”, refiere el documento.

De acuerdo con HR Rantings, México pudo evitar una recesión desde el punto de vista de una definición comúnmente utilizada de dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo.

La agencia calificadora recordó que la desaceleración que se observa en el primer semestre de 2019 se puede entender como una reanudación de la desaceleración que se inició en 2016.

Esta tendencia de largo plazo, acotó, refleja debilidades estructurales en la economía y no únicamente los problemas causados por la incertidumbre actual que es producto de una desaceleración económica internacional y el rumbo de la política pública.

Por otra parte, la desaceleración que se inició en el sector secundario, o industrial, en el primer semestre de 2015 es resultado principalmente de la caída en el sector minero (principalmente el sector petrolero).

Mientras que el estancamiento en el sector construcción empezó en 2016, en línea con los menores niveles de inversión privada y pública. Por su parte, aunque la manufactura tuvo un periodo de desaceleración importante, esta se ha mantenido relativamente fuerte, a pesar de la debilidad en la manufactura en los Estados Unidos y de la incertidumbre en cuanto a la continuación del tratado de libre comercio.

“Nuestro análisis concluye que la debilidad que observamos en la economía está en su mayoría asociada a factores internos, incluyendo las altas tasas de interés e incertidumbre en cuanto a la evolución de la política pública”, concluyó el reporte.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More