Bogotá tendrá la primera alcaldesa gay de una capital latinoamericana

Claudia López, candidata a la alcaldía de Bogotá con la Alianza Verde, celebra su victoria electoral en Bogotá, Colombia. Foto: AP Iván Valencia

BOGOTÁ (apro).- La centroizquierdista Claudia López hizo historia al ganar el domingo las elecciones por la Alcaldía de Bogotá.

No sólo será la primera alcaldesa (o alcalde) abiertamente gay de una capital latinoamericana, sino también la primera mujer en ocupar el segundo cargo de elección popular más importante de Colombia.

Claudia López es hija de una maestra, viene de una familia de clase media baja, estudió con becas y créditos del gobierno hasta completar un doctorado en ciencia política en una universidad estadunidense y ha hecho de su discurso contra los privilegios de la elite colombiana uno de sus sellos personales.

Su triunfo es un acontecimiento latinoamericano porque indica que en esta región son cada vez más amplios los segmentos sociales partidarios de la tolerancia y la inclusión.

El hecho que Claudia López sea abiertamente gay y de que tenga una relación de conocimiento público con la senadora Angélica Lozano no debería ser noticia, pero lo es.

Y lo es porque su victoria inaugura una etapa. Lo mismo ocurrió, por ejemplo, cuando Barack Obama se convirtió en el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, o cuando Evo Morales se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia.

Claudia López será la primera gobernante de una capital latinoamericana que ha asumido públicamente su preferencia por una persona de su mismo sexo.

Ella y Angélica Lozano se besaron la noche del domingo tras conocerse los resultados electorales y, aunque el beso se dio en una reunión privada, alguien filtró la foto y pronto se convirtió en tendencia en redes.

No faltaron los oscurantistas de siempre que deploraron la imagen, se escandalizaron y hasta llegaron a decir que Bogotá tendrá “más lesbianismo”.

La alcaldesa electa habló la mañana del lunes del tema y aseguró que ninguna manifestación de amor es una falta de respeto.

“Es lo que yo soy: una mujer diversa, hija de una maestra y con una hoja de vida impecable. Bienvenido al siglo XXI”, señaló en una entrevista radial.

Claudia López asumirá como alcaldesa de Bogotá el próximo 1 de enero y su tarea no será fácil. Bogotá enfrenta severos problemas de inseguridad –este año han aumentado 49 por ciento los asaltos en el sistema de transporte colectivo– y de movilidad que no tienen soluciones sencillas ni inmediatas.

La marca Galán

Claudia López venció en las urnas al joven político Carlos Fernando Galán, quien tuvo el mérito de participar en la contienda con un movimiento ciudadano, Bogotá Para la Gente, que inscribió con firmas.

Con recursos limitados y sin el apoyo de las maquinarias políticas, Galán realizó una campaña efectiva en la que apostó por superar la polarización que ha vivido Bogotá a lo largo de esta década, y por enfatizar en sus propuestas.

Esa estrategia caló entre los bogotanos y le dio a Galán una proyección nacional muy importante.

El político, quien es el hijo menor del asesinado líder liberal Luis Carlos Galán, logró más de un millón de votos y perdió ante Claudia López por apenas 86 mil votos.

La apuesta de Galán, quien al quedar en segundo lugar de la contienda por Bogotá obtuvo una curul en el Concejo, es transformar su movimiento en un partido político nacional que lo puede proyectar a una futura candidatura presidencial.

El nuevo partido tendrá la marca Galán no sólo por Carlos Fernando sino porque ese proyecto es impulsado también por su hermano Juan Manuel.

Además, porque su ideario estará inspirado en el pensamiento político de Luis Carlos Galán, un centroizquierdista que hubiera sido presidente de Colombia si no lo manda a asesinar el jefe del Cártel de Medellín, Pablo Escobar.

Comentarios

Load More