Por “insuficiente e inefectiva”, apicultores de Yucatán rechazan política para rescatar sector melífero

MÉRIDA, Yuc. (apro).- Por considerarla “insuficiente e inefectiva”, apicultores indígenas de la península de Yucatán expresaron su rechazo a la política para el rescate del sector melífero anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su más reciente visita a la región.

En conferencia de prensa, representantes de la Alianza Maya por las Abejas Káabnaalo’on, organización de segundo nivel integrada por más de tres mil familias en más de cien localidades de la península, reprocharon que “sigue sin entenderse” que para las comunidades mayas la apicultura “es una actividad integral que involucra cultura, economía, sociedad y medio ambiente”.

En ese sentido, expresaron su preocupación ante el anuncio presidencial relativo a la creación de una empresa social con centro de acopio para la miel de la región, así como los apoyos de azúcar para los apicultores, pues en su opinión esas acciones son “insuficientes e inefectivas”.

“Tenemos la certeza de que, si bien tanto la empresa social gubernamental como la distribución de azúcar son acciones que no perjudican esta actividad, de ninguna manera resuelven la grave problemática que enfrentan las abejas y nuestra forma de vida”, destacaron.

Al respecto, explicaron que la meliponicultura –el rescate de la abeja melipona, especie endémica– y la apicultura “van más allá del enfoque meramente económico con el que los gobiernos estatales y nacionales han abordado estas actividades”.

Asimismo, recordaron que la postura de los apicultores mayas de la región ya ha sido expuesta en dos reuniones transectoriales con altos funcionarios del gobierno de López Obrador.

La primera reunión, precisaron, fue el 17 de diciembre de 2018 en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y la presidió el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de esa dependencia, Víctor Suárez Carrera. La segunda, el 5 de noviembre pasado en José María Morelos, Quintana Roo, y la encabezó el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur.

Ambas llevaron “propuestas concretas de lo que sabemos que sí será efectivo para enfrentar las tremendas amenazas como la deforestación, los plaguicidas, los megaproyectos y la miel falsa que inunda el mercado internacional, por mencionar algunas, que están sufriendo las abejas, el medio ambiente y el modo de vida del pueblo maya”, recalcaron.

Dichas propuestas –detallaron– son reducir el uso de plaguicidas en general y prohibir los altamente tóxicos para las abejas y las personas, así como su aplicación aérea indiscriminada, frenar la deforestación de las selvas y fomentar su restauración, especialmente con especies melíferas.

De igual manera, fortalecer la organización integral de apicultores y meliponicultores a través del apoyo directo y decidido a las organizaciones de pequeños productores, que son los que producen el 100% de la miel de la península, para asegurar la comercialización de los productos de la colmena a precios justos, incrementando su consumo en el mercado nacional mediante compras gubernamentales.

Asimismo, la participación activa de los apicultores en el diseño y monitoreo de políticas públicas, que conduzcan a separar del sector pecuario a la apicultura y favorezcan transitar a un sector especializado para el uso sustentable de las abejas, tanto la apis mellifera como las abejas nativas sin aguijón.

También pidieron que se les apoye en el programa de capacitación, investigación e innovación, que ya han iniciado con universidades, comunidades y organizaciones, para resolver los problemas técnicos que enfrenta el sector apícola.

Además, consideraron necesario establecer una comisión especial para integrar un proyecto nacional de investigación y de incidencia de manejo sustentable de las abejas (apis mellifera y nativas sin aguijón), en la que participen las autoridades presentes en la reunión, especialmente el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Los apicultores se pronunciaron igualmente por la emisión de un decreto para la prohibición del cultivo de organismos genéticamente modificados; la declaración de una moratoria a los permisos de cambio de uso de suelo, y una prohibición de la privatización de tierras ejidales.

Exigieron políticas para “el combate frontal tanto en México como en los principales países importadores de nuestra miel, en contra de las mieles adulteradas y falsas fabricadas en el extranjero y que atentan contra la autenticidad de la miel 100% natural que nosotros producimos y exportamos”.

Por último, pidieron una declaración de moratoria “contra mega proyectos agroindustriales, eólicos, solares y mega granjas que afectan al medio ambiente, a la vida de nuestras comunidades y a la apicultura, así como para la extracción indiscriminada de agua del subsuelo para actividades agropecuarias e industriales”.

Destacaron que en la península las abejas “son parte de la vida del pueblo maya y están integradas a otras formas de manejo del territorio, como la milpa, el aprovechamiento de la madera, los solares, etcétera, pero la miel nos provee los principales ingresos familiares y muchas veces nos ayuda a financiar nuestras otras actividades, por ejemplo, la producción de alimentos”.

La miel “no sólo es un tema de economía, es también cultural, ambiental y social”, sostuvieron, y advirtieron que “si no se implementan soluciones con enfoque integral, veremos seriamente afectada no sólo nuestra economía, sino nuestro territorio y forma de vida”.

En un mensaje a López Obrador, los apicultores manifestaron: “Si efectivamente usted piensa que el pueblo es sabio, escúchenos a nosotras y nosotros que somos el pueblo sabio maya y que sí sabemos con claridad lo que necesitamos para nosotras y nosotros, para las abejas y nuestro territorio”.

Comentarios

Load More