La orfandad del Chucky  Lozano

Chucky Lozano. Altibajos en Europa. Foto: AP / Luca Bruno

De luz en Holanda a sombra en Italia. Así ha ido la carrera futbolística de Hirving Lozano, El Chucky. Estrella del Tri, brillante en la Eredivisie, el ariete mexicano ha dado tumbos en la Serie A. Su aventura en Nápoles, club que pagó 50 millones de euros por él, no ha sido del todo la soñada a causa de los malos resultados, su bajo rendimiento y las desavenencias entre el plantel y los dueños de la entidad deportiva. Por si fuera poco, Carlo Ancelotti, el entrenador que lo trajo a jugar al calcio, fue despedido.

ROMA (Proceso).- Un chaparrón pasajero cayó sobre Hirving Lozano, El Chucky,  cuando el hombre que lo trajo en agosto al Nápoles, el entrenador Carlo Ancelotti, fue despedido esta semana. Sin embargo, roto el vínculo, el atacante mexicano no sólo seguirá jugando en este equipo italiano, sino que también tendrá más posibilidades de despuntar, consideran cuatro observadores y periodistas especializados en el calcio, afincados en esa ciudad de la Italia meridional.

Para el periodista napolitano Carlo Tarallo, el futbolista mexicano tendrá más probabilidades de brillar en el equipo porque se van a ir varios atacantes después de la salida de Ancelotti.

Al igual que Tarallo, el reportero Angelo Papaneo, del canal de televisión local TV Luna, observa buenas condiciones para el ariete surgido del Pachuca: “El nuevo director técnico Gennaro Gattuso pondrá a todos los jugadores del equipo en el mismo nivel y Lozano deberá luchar. Pero estoy seguro de que lo logrará. Ya ha demostrado que se esfuerza y que tiene mucha voluntad”.

La despedida de Lozano para ­Ancelotti fue emotiva. “Nadie se cruza por azar, las personas entran en tu vida por una razón, por una estación o por una vida entera. Agradezco al futbol por haberme dado la oportunidad de conocerlo y aprender de usted. ¡Le deseo mucho éxito!”, escribió el jugador en su cuenta de Twitter ­@HirvingLozano70, el miércoles 11.

“(Lozano) está haciendo su trabajo. En este momento él está sufriendo más que otros porque no tenemos una buena racha con el equipo, sobre todo porque él es delantero”, le dijo horas antes el propio Ancelotti.

La crisis

 

El panorama no le ha pintado muy bien al Chucky en el Napoli, equipo de la primera división del futbol italiano salpicado en los últimos meses por peleas, tensiones y estridencias internas, síntomas de una de las peores crisis de este cuadro en su historia.

Un ejemplo de la depresión que padece la escuadra es la discusión del 6 de noviembre último, después del partido contra el Salzburgo.

“Aquel día algunos jugadores veteranos, como Allan Marques Loureiro, se enzarzaron en una tensa discusión con el vicepresidente e hijo del presidente del Napoli, Edoardo De Laurentiis. Fue un intercambio de señalamientos muy duro y luego de ello todo el equipo decidió no obedecer la orden de quedarse en el centro deportivo de Castel Volturno, como De Laurentiis les había pedido”, recuerda Tarallo.

Se trató de una auténtica rebelión del vestidor, dice el periodista, y los dueños del equipo no dudaron en sancionar. Para el caso de Lozano la multa ascendió a 168 mil 750 euros (3 millones 591 mil pesos, aproximadamente).

Otro episodio de tensión en el Nápoles ocurrió el 17 de octubre de este año cuando el propietario del club, Aurelio De Laurentiis, acudió al palacio San Giacomo, sede del ayuntamiento de la ciudad, y desde allí lanzó duras declaraciones contra algunos de sus jugadores que, según se filtró en la prensa local, reclamaban un aumento salarial tras haber recibido ofertas de equipos asiáticos.

“Si hay alguien que quiere irse a China a prostituirse, para vivir mal por dos o tres años, no es un problema mío (…) No estoy para nada dispuesto a hacer un esfuerzo importante”, respondió De Laurentiis cuando los reporteros le preguntaron sobre la situación del jugador belga Dries Mertens y del español José Callejón.

También “los problemas del (capitán de Napoli, Lorenzo) Insigne no lo resuelvo yo, él debe entender quién quiere ser cuando sea grande”, añadió De Laurentiis, quien es también conocido en Italia por ser un influyente productor cinematográfico.

“Esa entrevista fue el inicio de todos los problemas”, sostiene Tarallo.

“Además, las críticas contra ­Ancelotti también fueron muchas. La afición se sigue preguntando, por ejemplo, por qué cambió tantas veces de esquema de juego, confundiendo a los jugadores. A él (Lozano) le pidió jugar en el centro de la cancha. ¡Pero él es un delantero externo! Quizá se deba a que el Napoli en los últimos meses ha tenido demasiados jugadores en las franjas externas”, cuestiona Papaneo.

Periodista de Radio 24 y de una página web especializada en el futbol italiano, Boris Sollazzo recuerda que ha sido inusual la tensión en el equipo. “Sin duda, la relación entre Ancelotti y algunos de los jugadores más veteranos no fue idílica. No lograron sintonizar, quizá, porque el estilo de Ancelotti es más tradicional. Lozano sí tenía una buena relación con él y también con el presidente del club, pero ha sufrido esta situación”, añade.

Además de los pleitos en el vestidor y las declaraciones públicas, están algunas agresiones sufridas por las familias de algunos jugadores, como el caso de la esposa de Allan Marques Loureiro, quien denunció insultos de un sector radical de la afición (tifosi) y el robo que sufrió en su residencia estando ella y sus dos hijos.

“Creo que nos estamos pasando y no aguanto más”, dijo la mujer. “A mí me insultan cada día en las redes sociales (…) Entraron a mi casa, moviendo todo patas arriba y ensuciando todo en la habitación de los niños, violando nuestra privacidad. Mis hijos lloraban aterrorizados”, añadió en su denuncia.

Otro caso fue el de Laura Slowiak, esposa de Piotr Zielinski, cuyo automóvil fue parcialmente dañado en Nápoles. La policía italiana investiga la posible relación entre ese incidente y los tifosi locales.

Rendimiento flojo

 

En cuanto al juego del atacante mexicano los números reflejan las dificultades que ha tenido para brillar en el futbol italiano.

De acuerdo con la página Transfermarkt.it, hasta el partido con el Udinese, del 12 de diciembre último, Lozano jugó 661 minutos e hizo dos goles, es decir, menos que Insigne, que el polaco Arkadiusz Milik y que el belga Mertens. Además, fue titular en apenas ocho partidos y en otros tres entró con el juego ya empezado. En total, El Chucky vio acción en 11 de los 15 encuentros que su equipo ha disputado. En un partido no fue convocado y en tres se quedó en la banca.

En lo concerniente a la Champions League, Lozano jugó 394 minutos y anotó un gol en seis partidos, precisamente cuando enfrentó al Salzburgo.

Sin embargo, al equipo en su conjunto le ha ido peor. De ser uno de los favoritos para conquistar el campeonato italiano –el año pasado el club terminó el torneo en segundo lugar– pasó a estar en el séptimo puesto de la tabla, con pocas posibilidades de ganar el trofeo. Según los analistas deportivos, dicha situación también ha desmoralizado a los jugadores.

A decir de los consultados, la situación en el Nápoles ha sido peor para Lozano, pues debe adaptarse al futbol italiano inmerso en un equipo cuyo plantel se ha mostrado con pocas ganas en la cancha.

Las dificultades del calcio

 

Otra presión más para El Chucky es el peso de su carta. Si bien el mexicano no tiene problemas con los dueños del Nápoles ni con sus compañeros, al ser el fichaje más caro en la historia del club (50 millones de euros) todos los ojos están puestos sobre el mexicano. advierte Tarallo.

Otra cuestión son los problemas más técnicos y relativos a su forma de plantarse en la cancha, dice Francesco Modugno, periodista especializado en deportes del canal de televisión Sky News.  “El futbol holandés (país del que procedía antes de llegar al calcio) es muy distinto al italiano: es más físico y táctico. Cuesta adaptarse a eso”. Y recuerda los casos de estrellas como Diego Armando Maradona y Michel Platini, a quienes les tomó un tiempo entender cómo funciona la liga italiana.

Sollazo coincide en que es más difícil hacer un gol en Italia que en otros países, pero destaca la anotación que Lozano hizo el 6 de noviembre último ante el Salzburgo porque ese gol acerca al conjunto italiano a los octavos de final de la Champions.

Según el analista, octubre y noviembre fueron los peores meses para El ­Chucky en la cancha. “Regresó muy cansado de los partidos con la Selección Mexicana”, dice.  También menciona que hubo quejas por la preparación física de todo el equipo.

Tanta es la preocupación del Nápoles por Lozano que, según reveló el diario deportivo Il Corriere dello Sport, el club intentó impedir que el mexicano jugara el 16 de octubre pasado contra Panamá.

El presagio fue acertado: en ese encuentro el ariete mexicano se lesionó y semanas después, el 30 de octubre, jugó en Nápoles uno de sus peores partidos, contra el Atalanta.

Lozano para rato

 

Pese al panorama, en Nápoles descartan que Lozano abandone el Napoli en poco tiempo.

“Si Lozano se fuera, el club no recuperaría el dinero invertido en él. Se trataría de un golpe económico demasiado fuerte para la propiedad”, sostiene Papaneo.

Además de ello, no son pocos lo que opinan que El Chucky tiene una especie de bonus con los aficionados italianos. Y eso se debe a que uno de sus primeros goles fue contra la Juventus de Turín, considerado por los fanáticos como uno de los principales enemigos del Nápoles. No podía desear un estreno mejor, titularon entonces los diarios locales.

“Por ello, no es cierto que la afición no lo quiera o ha perdido la paciencia con él. Quizá sí la perdieron con la presidencia del club. Mi previsión es que se irán los otros, él se quedará y recuperará su brillo. Tiene fama de buen chico y de que por el momento no ha provocado problemas. Sólo debe empezar a mejorar”, concluye Tarallo.

Este texto se publicó el 15 de diciembre de 2019 en la edición 2250 de la revista Proceso

Load More