Los 43 pudieron ser divididos y llevados a varios municipios: Vidulfo Rosales

Marcha por los 43 a la Basílica. Foto: Benjamín Flores Marcha por los 43 a la Basílica. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A poco más de cinco años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sus padres y familiares realizaron una peregrinación a la Basílica de Guadalupe con el fin de pedirle a la Virgen del Tepeyac que aparezcan estos jóvenes.

Durante la peregrinación –que partió de la Glorieta de Peralvillo y siguió por la calzada de Guadalupe hasta llegar al santuario–, los familiares ondeaban mantas y pancartas con grandes fotografías de los 43 normalistas.

Y al entrar a la Basílica, coreaban al unísono: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”… “¡Ni perdón ni olvido!”.

La misa fue celebrada por el obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, el franciscano Salvador Rangel, quien animó a los familiares a no perder la esperanza y la fe en encontrar a los normalistas con vida, señalando también que el presidente Andrés Manuel López Obrador está mostrando buena disposición para resolver el caso.

Luego de externar su solidaridad con familiares y amigos de los desaparecidos, el obispo Rangel afirmó que no sanarán las heridas hasta que haya justicia y se encuentre a los 43 jóvenes.

Marcha por los 43 a la Basílica. Foto: Benjamín Flores

Este caso, aseguró durante su homilía pronunciada en el altar, “es un atentado contra la dignidad de la vida y un pecado contra la vida de estos desaparecidos y otros muchos más”.

Indicó que los familiares recurren a la Virgen de Guadalupe en busca de consuelo y fortaleza para continuar en su ardua búsqueda, lo mismo por saber la verdad sobre el caso, ya que aún no se ha llegado a una conclusión definitiva.

Para reconfortarlos, Rangel les recordó a que no están solos en su lucha, pues cuentan con el respaldo de muchos mexicanos.

Por su parte, el abogado de los familiares, Vidulfo Rosales, quien los acompañó en su peregrinación, planteó la posibilidad de que los jóvenes no fueron llevados todos a un mismo punto, como refirieron las autoridades durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, sino que se les separó en distintos grupos.

“Los datos que ahora se tienen es que pudieron haber sido divididos en varios grupos y su paradero puede ubicarse en diferentes municipios aledaños a Iguala”, dijo.

Y concluyó: “Seguimos teniendo la esperanza de encontrarlos”.

Comentarios

Load More