Se fractura el deporte mexicano rumbo a Tokyo 2020

Ana Guevara. Desencuentro. Foto: Eduardo Miranda

El uso discrecional de una circular presidencial contra la corrupción ha permitido a la titular de la Conade, Ana Guevara, dejar sin dinero al Comité Olímpico Mexicano y, al mismo tiempo, dar recursos públicos a asociaciones civiles y personajes que no son sujetos del apoyo federal. En entrevista, Carlos Padilla, responsable del Comité, cuestiona el destino de 50 millones de pesos que Guevara se negó a entregarle, y habla sobre los planes para no depender del gobierno. “Siempre hemos trabajado de manera coordinada, hasta ahora que eso se rompió”, dice.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla Becerra, asegura que ese organismo y las federaciones deportivas nacionales deberán generar sus propios recursos para no depender del presupuesto público ni de los caprichos del titular del deporte en turno.

A raíz de que la directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Ana Guevara, se rehusó a entregarle al COM los 50 millones de pesos que la SEP gestionó en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para que operara en 2019, a Padilla le quedó claro que no hay voluntad de ayudar al comité.

En febrero de 2019 el gobierno de Andrés Manuel López Obrador emitió la Circular Uno, en la que pidió a los integrantes de su gabinete no transferir recursos federales a las organizaciones sociales, sindicales o civiles.

Así, la Conade quedó impedida para otorgarle recursos públicos al COM por tratarse de una asociación civil. No obstante, Padilla asegura que Guevara aplica la circular a discreción, pues las federaciones deportivas también son asociaciones civiles y a algunas de ellas sí les ha dado dinero público, pese a la prohibición de López Obrador.

“Me dijo (Ana Guevara) que no podía entregarme los 50 millones de pesos que destinó la SEP etiquetados para el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) porque existe la circular firmada por el presidente donde prohíbe darle recursos a las asociaciones civiles.

“Le pregunté por qué sí le ha dado a algunas federaciones, como a la de natación, y ya no me contestó. Ahí concluyó nuestra plática. Se excusa en la circular, pero es, a todas luces, incongruente”, expone Padilla en entrevista con Proceso.

–¿Cuál fue el destino de los 50 millones de pesos que usted gestionó con Esteban Moctezuma Barragán, titular de la SEP?

–No sé. Espero que los haya aplicado de manera adecuada.

–¿Habló con Moctezuma para informarle que no recibió el dinero?

–Ya era entrar en una situación incómoda para el propio secretario. Héctor Garza González, titular de la Unidad Administrativa de la SEP, me indicó que ya estaba el dinero en la Conade, etiquetados para el COM. Al saber que (Guevara) no me los daría, mejor dediqué mis esfuerzos a conseguir recursos con la iniciativa privada.

“No entiendo a Guevara”

Hasta agosto del año pasado la Conade le había transferido 14 millones 96 mil 777 pesos a la Federación Mexicana de Natación, según consta en la respuesta a una solicitud de acceso a la información.

El documento indica que la asociación deportiva nacional llamada Federación Mexicana de Natación, Asociación Civil, recibió esos recursos en clara violación a la circular que emitió el mandatario con el propósito de “terminar con la intermediación que ha originado discrecionalidad, opacidad y corrupción” y por lo cual “todos los apoyos para el bienestar del pueblo se entregarán de manera directa a los beneficiarios”.

La Conade también depositó 8.7 millones de pesos a las cuentas bancarias de Marla Natalia Escobar Mota y de Jorge Heriberto Nava Segura mediante el esquema de apoyos directos que también contraviene la Circular Uno. Ambos son analistas técnicos en la Conade y perciben una prestación económica vía el fideicomiso Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento.

Y dio dinero a Luis Enrique Muñoz Landa, asistente de Faustino Jesús Díaz Muñoz, director de apoyos a Federaciones y Atletas de Alto Rendimiento de la Conade. En su caso, a él se le depositaron 23 mil pesos por concepto de gastos generados por el clavadista Jahir Ocampo. Ninguno de los tres favorecidos es deportista o entrenador; es decir, no son los beneficiarios directos.

Nava recibió 4.3 millones de pesos para la compra de material deportivo para la disciplina de clavados. El resto del dinero se le depositó a Escobar en distintos montos: 697 mil pesos para cubrir un campamento (cinco personas) de clavados de altura de 10 días en China; 1.5 millones para material deportivo; y 1.8 millones para la participación de clavadistas convencionales en los Grand Prix de Canadá, Estados Unidos y las fechas de la Serie Mundial en Kazán y Londres, entre otros.

Para operar los Juegos Panamericanos de Lima 2019, la Federación Mexicana de Deportes para Personas con Parálisis Cerebral, que también es asociación civil, recibió poco más de 25 millones de pesos.

“No quiero que esta situación se confunda y se crea que hay una separación entre ella y yo por cuestiones económicas. Lo que quiero es tener suficiencia presupuestal para atender a los atletas, como ha ocurrido desde hace 54 años. Incluso cuando Nelson Vargas dirigió la Conade, nos limitó los recursos y tuvimos diferencias, pero también nos dio para remodelar las villas y el comedor. No la entiendo. Sabe qué es el movimiento olímpico y que se rige por la Carta Olímpica en comunión y respetando las leyes de los países”, añade.

–¿Ana Guevara tiene algún resentimiento hacia el Comité Olímpico Mexicano y por eso actúa de esta manera?

–No podría saber qué piensa, pero sus acciones demuestran que no tiene empatía con el Comité Olímpico ni con el CDOM, donde ella vivió, donde comió, donde tuvo la atención necesaria como atleta para poder ser medallista mundial y olímpica. Ella tampoco me ha expresado que tuviera este resentimiento. No lo entiendo, pero tampoco me puedo poner en plan de crítico. Ella sabe lo que hace y el tiempo nos ubicará a todos en la justa dimensión.

–¿Conoce la versión de que sacaron sus cosas de su cuarto en el CDOM?

–Alguien me comentó que Felipe Muñoz (expresidente del COM) la conminó a que, ya no siendo atleta, sacara sus cosas del dormitorio. No sé si eso le ocasionó alguna molestia. No debería. Ella ya no entrenaba, ya no era atleta en activo y se requerían las instalaciones para seguir atendiendo a otros.

Separación y reapertura

En virtud de que el COM no recibió presupuesto federal en 2019, Padilla cerró parcialmente las instalaciones del CDOM. Desde julio no están funcionando el comedor, las villas, la alberca olímpica ni la fosa de clavados. Los gimnasios, la pista de atletismo, el área de tiro con arco y las oficinas administrativas operan con normalidad.

Padilla dice que el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, le dio casi 20 millones de pesos para que pudiera pagar la nómina de noviembre y diciembre, los aguinaldos y cubrir algunas deudas. También recibió ayuda económica de organismos internacionales, como Solidaridad Olímpica y la Organización Deportiva Panamericana.

Para operar en 2020 de manera holgada el COM requiere 120 millones de pesos que Padilla Becerra tratará de conseguir con la iniciativa privada.

“Vamos a independizarnos de la Conade. Mucha gente piensa, y me ha dicho, que ya es el momento de ser autosuficientes y lo estamos haciendo, lo estamos logrando. Ese es el paso en el que estamos inmersos: ya no depender de los recursos económicos federales, ya no operar con el dinero de los impuestos que todos pagamos. Ese es el paso en el que está el COM.

“Estoy armando una estrategia que daré a conocer en unos días para reabrir el CDOM sin depender del gobierno. Lo que vaya a pasar con el deporte gubernamental ya es responsabilidad de la política que ellos quieran ejercer en cuanto a la masificación, el deporte popular y la activación física, porque en alto rendimiento la ley es muy clara: el COM debe participar en el desarrollo del deporte, así como las federaciones”, detalla.

Recaudación de fondos

Por lo pronto, para cubrir los gastos de la delegación mexicana que participará en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, Carlos Padilla se ha dado a la tarea de conseguir 23 millones de pesos con distintas empresas mexicanas.

Según sus cálculos, 270 personas integrarán la delegación olímpica mexicana para Tokyo 2020. De ellos, entre 130 y 150 son deportistas y el resto está integrado por médicos, fisiatras, entrenadores y personal.

Los 23 millones de pesos los usará para comprar los boletos de avión, para el traslado de los cuatro caballos del equipo de salto (que cuesta alrededor de cinco millones de pesos) y de equipamiento deportivo, como bicicletas y arcos; gastos por sobrepeso en el equipaje, uniformes de competencia y ropa especial para las disciplinas como taekwondo, karate y judo.

Hasta ahora Padilla ha amarrado alrededor de 18 millones de pesos. “Ha sido complicado porque nos confunden, creen que pertenecemos a la Conade. Cuando les explicamos que somos una asociación civil, que no dependemos de la Conade ni somos parte del gobierno federal, ya actúan con otra mentalidad. Hay cierto resquemor hacia el gobierno, porque en muchas ocasiones han ayudado y el dinero no llega a los atletas”.

–Ana Guevara lo acusa de “chantajearla” y considera que no tiene por qué darle dinero al CDOM si existen otras instalaciones como el CNAR (Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento) o Villas Tlalpan.

–Es una visión muy obtusa. Es falso que no se usan las instalaciones del CDOM. Están los boxeadores, los de atletismo, los de pentatlón moderno; también entrenan deportistas externos, ahí se realizan los campeonatos nacionales de tiro con arco.

“Sí tiene uso, pero no la cantidad de atletas que podrían utilizarlo. Es una lástima que esté en estas condiciones. ¿Obligación del gobierno de darle recursos al COM? Sí la tiene, de acuerdo con la propia Ley General de Cultura Física y Deporte que nos regula y reconoce como de interés público el deporte de alto rendimiento, en el cual siempre hemos colaborado, tal y como ocurre en otros gobiernos de izquierda en beneficio de los deportistas.

“Es verdad que están las Villas y el CNAR, pero siempre nos hemos complementado y hemos trabajado de manera coordinada hasta ahora que eso se rompió. No vamos a limitarnos a ser una oficina de representación del Comité Olímpico Internacional en México. Vamos a defender nuestro movimiento porque en todos los países trabajan de la mano con los gobiernos a través de sus ministros del deporte y el Comité Olímpico Nacional.”

Proyección de medallas

A Padilla no le pasa de largo que en el comedor del CDOM nunca se ha enfermado un atleta, a diferencia, por ejemplo, que el del CNAR, donde el año pasado al menos en dos ocasiones decenas de deportistas padecieron enfermedades gastrointestinales por el mal estado de los alimentos o por beber agua contaminada de los filtros.

El caso más grave fue el de la multimedallista olímpica y mundial María del Rosario Espinoza, quien por la gravedad de la enfermedad tuvo que ser hospitalizada justo cuando estaba por disputar la plaza para los Juegos Panamericanos de Lima 2019 ante Briseida Acosta y que, finalmente, perdió en parte por el pésimo estado físico en el que estaba.

La deportista, además, no fue atendida con el tratamiento correcto por parte del doctor Jesús Bedolla, empleado de la Conade, a quien Espinoza terminó por sacar de su equipo. La atleta perdió siete kilos por esa enfermedad.

Asimismo en sus redes sociales los atle­tas que viven en este centro deportivo se han quejado por la poca variedad de los alimentos, que las cantidades no son suficientes para llenarse o que el pescado no está bien cocido.

–¿Qué pasa si mañana Ana Guevara le dice que la Conade se hará cargo de esos gastos?

-Si Ana Gabriela quiere entrar como un patrocinador más, así lo tomaremos, como un patrocinio. Hoy ya no se requiere que el gobierno federal lo pague. Ya tenemos muy avanzado nuestro esquema y no puedo decirles ahora a los empresarios que me han otorgado su confianza que ya no los necesitamos.

“Creo que lo que debe hacer es dedicar esos recursos a la buena preparación de los atletas y a atenderlos debidamente o a que le pague a los entrenadores y a los integrantes de los equipos multidisciplinarios y sus becas a los deportistas, donde siempre hay atrasos.”

–¿Qué le espera deportivamente a la delegación mexicana que asistirá a Tokyo 2020?

–Tenemos una inercia buena desde Río 2016. México ganó los Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018 y tuvimos un medallero histórico en Juegos Panamericanos. Eso sí, no es lo mismo una cancha panamericana que ir a contender contra los mejores atletas de todos los países. Nuestra meta es igualar o superar las cinco medallas de Río. No podemos dar un pronóstico superior porque la situación está complicada.

–Guevara dijo que se ganarán 10 medallas…

–Ojalá que no se equivoque. La preparación la asumió la Conade por completo, esperemos que salga bien.

Este reportaje se publicó el 12 de enero de 2020 en la edición 2254 de la revista Proceso

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso