Señalan al sindicato del DIF Jalisco de obstruir caso de menores violentados

GUADALAJARA, Jal. (apro).- El contralor ciudadano independiente Jorge Carlos Ruiz denunció que el sindicato del DIF Jalisco ha presionado para bloquear la investigación del caso de niños violentados en la casa hogar “Cien Corazones”.

Hace una semana, el contralor informó que el titular de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del estado de Jalisco, Luis Antonio Gómez Hurtado, presentó una denuncia en diciembre anterior por el presunto abuso y violencia sexual que ejerce personal del albergue en contra de los menores con discapacidad.

Jorge Ruiz dijo que existen niños que han sido violados hasta por sus propios compañeros, por lo que existiría omisión por parte de la directora del albergue, Miriam Alejandra Vázquez.

En entrevista con este medio, el contralor ciudadano aseguró que el Sindicato del DIF Jalisco, encabezado por Porfirio Vega Ruiz, está “interfiriendo la justicia”, y exigió “que no meta las manos”, pues consideró que debe prevalecer el derecho de los menores y permitir que se esclarezca si sus agremiados son culpables.

Reiteró que si bien, el sindicato debe velar por los intereses de sus afiliados, no “debe meterse en que la justicia llegue, ya tenemos el dato que se violentó el debido proceso, el cual debe ser respetado, y que no haya presiones en contra de los denunciantes y de su servidor”.

Lamentó que cuando la Comisión de Derechos Humanos de Jalisco fue a investigar, el director de Personas con Discapacidad del DIF estuvo presente en las entrevistas que se hicieron a las víctimas.

“No hay una libertad para que hablen estos menores incapaces, menores de edad. Él no debería de estar ahí”, recalcó.

Se mostró preocupado acerca de que los peritajes y análisis que realicen los paidopsiquiátras sean “manipulados para limpiar el nombre de la institución, cuando lo que se debe de limpiar es a las personas que no hacen bien su trabajo”.

Además, comentó que ningún trabajador ha sido separado, no emitieron medidas cautelares y, al contrario, el director del DIF Jalisco “acomodó la situación, como si algo no estuviera pasando”.

En el lugar habitan alrededor de 52 niños y adolescentes con discapacidad, y al menos 12 de ellos habrían sido violentados.

Según el líder del DIF Jalisco, la denuncia de maltrato y abuso sexual es un asunto que investigó hace tres años la Fiscalía y de la Procuraduría de Ciudad Niñez, pero no prosperó. Confirmó que en este momento la Fiscalía investiga el caso, pero ningún empleado ha sido citado.

Comentarios

Load More