“Vamos contra todos”

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos. Foto: Carolyn Kaster/AP Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos. Foto: Carolyn Kaster/AP

Un funcionario del gobierno mexicano es contundente: “Vamos contra todos. No hay distingos. Es contra todos los corruptos del sexenio pasado y también los del anterior”. La fuente habla de políticos y militares de alto rango que presuntamente tuvieron nexos con el crimen organizado y que Estados Unidos pedirá en extradición. Esa información es confirmada a este semanario por funcionarios estadunidenses.

WASHINGTON (Proceso).– El gobierno estadunidense tiene expedientes judiciales en los que acusa de narcotráfico y corrupción a políticos y militares mexicanos de alto rango que tuvieron puestos públicos en los dos sexenios pasados y que serán solicitados y entregados en extradición, revelan a Proceso funcionarios de México y Estados Unidos.

“Hemos sido informados en avance, por parte del gobierno del presidente Trump, que tienen expedientes criminales contra altos funcionarios que integraron los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón”, dice al reportero una fuente del gobierno federal mexicano.

“También nos han adelantado que encausarán a generales y almirantes que, al igual que los exfuncionarios, serán acusados de corrupción o narcotráfico”, subraya el funcionario, quien exigió el anonimato.

Funcionarios de los departamentos de Justicia y de Estado de Estados Unidos –que, como sus contrapartes de México, hablaron a condición del anonimato– corroboran a este semanario la existencia de los expedientes judiciales.

“Es exitosa y notable la colaboración en el combate al narcotráfico y corrupción que tenemos con el gobierno del presidente López Obrador y con la Fiscalía General de la República. El resultado es la elaboración de expedientes criminales bien sustentados”, indica uno de los funcionarios del gobierno estadunidense.

–¿Expedientes criminales contra quiénes y por cuáles cargos? –pregunta el reportero al funcionario del Departamento de Justicia.

–Políticos, exfuncionarios y militares de alto nivel que formaron parte de gobiernos estatales y federales en los últimos años –responde.

El funcionario del Departamento de Estado precisa que se abrieron causas criminales en Estados Unidos por corrupción y narcotráfico contra exsecretarios de Estado, gobernadores y exgobernadores, militares de alto rango en activo y retirados, así como contra funcionarios y exfuncionarios federales y estatales.

Los expedientes criminales se encuentran ya elaborados y sellados en cortes federales estadunidenses en California, Arizona, Texas, Nueva York, Washington y Atlanta, entre otras entidades.

“Vamos contra todos. No hay distingos. Es contra todos los corruptos del sexenio pasado y también los del anterior; aunque en ese nos está costando un poco más de trabajo, porque prescriben los delitos”, subraya otro alto funcionario del gobierno federal mexicano.

“Si hay sustento y se agotan los procesos legales aquí, el acusado se va en extradición a Estados Unidos, como será el caso del general Eduardo León Trauwitz”, añade la fuente del gobierno federal mexicano.

El funcionario rechaza dar detalles del caso del brigadier León Trauwitz y señala que éste sería el primer militar mexicano de alto rango entregado a las autoridades judiciales estadunidenses.

León Trauwitz –quien fuera jefe de seguridad y escolta de Enrique Peña Nieto cuando éste fue gobernador del Estado de México– es acusado por agencias federales de Estados Unidos –como la DEA y el FBI– de colusión y haber brindado protección a Los Zetas, a cambio de sobornos.

En la historia de la colaboración binacional en el combate al trasiego de drogas es inédita la extradición a Estados Unidos de militares, especialmente de efectivos de alto rango de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Esto está cambiando. El presidente López Obrador va con todo contra los corruptos, los narcotraficantes y quienes hayan colaborado con ellos, sin importar quiénes sean”, acota el funcionario mexicano.

Fragmento del texto publicado en la edición 2262 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios

Load More