HR Ratings baja calificación de deuda soberana de México

Emblema de la agencia calificadora HR Ratings. Foto: www.hrratings.com Emblema de la agencia calificadora HR Ratings. Foto: www.hrratings.com

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La agencia calificadora HR Ratings degradó la calificación de deuda soberana del país del “A-” a “BBB+”, ante los impactos del covid-19 en la economía mexicana y un menor espacio fiscal en las finanzas públicas del país.

De acuerdo con el reporte de la firma con sede en México, hay un incremento en el riesgo derivado de los choques exógenos a la vista, y el dinamismo de la economía local, sus cuentas externas y sus finanzas públicas podrían verse significativamente afectadas por los efectos en el corto y mediano plazo de distintas situaciones globales, como el impacto inmediato del covid-19 sobre las cadenas de valor globales.

Asimismo, la caída en el precio del petróleo derivado de las tensiones geopolíticas que afectan la oferta y una caída en la demanda mundial.

El segundo factor es la expectativa de una fuerte recesión de la economía local en 2020.

“Estimamos una contracción del PIB de 2.3% y un consecuente deterioro de nuestras perspectivas económicas de mediano plazo. Relacionado con esto, esperamos un incremento en nuestra métrica de deuda neta a 45.5% del PIB (vs. 41.1% y 41.4% observado en el 2018 y 2019, respectivamente), lo que se traduce en un deterioro nuestra perspectiva fiscal”, señaló.

El tercer factor tiene que ver con el debilitamiento de los fundamentos macroeconómicos durante 2019 y un menor espacio fiscal.

“El gobierno federal presenta un espacio fiscal limitado y necesitará flexibilizar su objetivo de balance primario a costa de incrementar la deuda para implementar políticas contracíclicas, con las cuales se buscaría evitar una contracción más profunda”, advirtió HR Ratings.

La “perspectiva negativa” de la calificación, abundó, obedece a que existen elementos que HR Ratings estará monitoreando y que podrían derivar en una acción de calificación, entre ellos: una debilidad en la demanda externa más prolongada de lo esperado, sobre todo ante el impacto por parte del Covid-19 en la economía de Estados Unidos, y una contracción económica local mucho más profunda, con una duración mayor a la esperada, como resultado de los choques exógenos mencionados.

Asimismo, un panorama fiscal con déficits financieros por arriba de lo anticipado en el corto plazo (proyección actual de 2.6% para el 2020) que generen un crecimiento más acelerado de la deuda neta.

Esto podría ser producto de la falta de los resultados esperados por parte de Pemex o la necesidad de mayores apoyos por parte de dicha entidad para cumplir con su Plan de Negocio.

Para 2021 la agencia calificadora prevé un crecimiento económico de 2.21%, impulsada por el crecimiento de la producción de crudo que derivaría en un fuerte dinamismo de la actividad minera, y la reactivación de la inversión, en especial de la construcción, ante el impacto positivo del T-MEC y del Acuerdo Nacional de Infraestructura del Sector Privado.

También tomó en cuenta que el consumo se recuperará muy gradualmente, en línea con un relajamiento de la política monetaria que incentive el crecimiento del crédito desde 2020; una mayor demanda externa, ante la recuperación económica de Estados Unidos, así como una política fiscal más laxa que la actualmente aplicada.

Load More