Barbosa y la BUAP chocan por convenio para atender a contagiados por covid-19

Instalaciones del Hospital Universitario. Foto: Twitter @BUAPoficial Instalaciones del Hospital Universitario. Foto: Twitter @BUAPoficial

PUEBLA, Pue. (apro).- En plena fase 3 de la contingencia sanitaria, el gobernador Miguel Barbosa Huerta mantiene una abierta confrontación con la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP): ambos se acusan de politizar un convenio de colaboración para atender a pacientes con covid-19.

Mientras el gobierno asegura que el Hospital Universitario (HU) incumple con las condiciones de equipo, infraestructura y personal para atender a infectados por coronavirus, el rector de la casa de estudios, Alfonso Esparza Ortiz, dice que la autoridad estatal pretende que el nosocomio universitario ceda los 32 ventiladores artificiales con los que cuenta.

Los desencuentros entre Barbosa Huerta y la rectoría de la BUAP tienen su antecedente desde el arranque de la actual administración, pero se diluyó en los últimos meses por las marchas estudiantiles y la crisis por la pandemia del covid-19.

El desacuerdo por la firma de un convenio para la atención de pacientes contagiados por covid-19 se ventiló primero en un medio de comunicación cercano al gobierno estatal, donde se aseguró que el Hospital Universitario presentaba una falla en su infraestructura que le impedía tener la capacidad volumétrica de oxígeno para operar sus respiradores artificiales y con ello ponía en riesgo la vida de los enfermos.

También se reveló que, para sortear esta falla, la Secretaría de Salud del estado propuso un convenio a la BUAP que consistía en que el sistema estatal atendiera a los derechohabientes universitarios contagiados por coronavirus, mientras que el HU daría servicio a usuarios del sistema estatal de salud con otro tipo de enfermedades.

Luego de esta publicación, la BUAP emitió un boletín donde señaló que estaba de acuerdo en firmar el convenio, pero que pedía una modificación: no entregar todos los ventiladores artificiales, equipo y parte del personal con que cuenta, para no poner en riesgo la atención de otros pacientes.

La noche de ayer, David Méndez Márquez, secretario de Gobernación del estado, dio una rueda de prensa en la que acusó al rector Esparza Ortiz de recurrir a “prácticas dilatorias”, de tener actitudes “protagónicas” y cambiar los términos del convenio, con criterios políticos, para retrasar la firma.

“El gobierno del estado, por mi conducto, establece que en estos términos no hay condiciones para suscribir el convenio que le propusimos a la BUAP”, expresó el funcionario, aunque afirmó que la situación del nosocomio es crítica y puede llegar a contaminarse en su totalidad.

Por su parte, el secretario de Salud, Humberto Uribe Téllez, manifestó que habían hecho una evaluación del HU a partir de que se incrementó el número de decesos en ese nosocomio, que a la fecha registra 11 muertes por coronavirus.

Añadió que detectaron que la estructura del hospital no está hecha para soportar un número creciente de pacientes de una enfermedad altamente contagiosa como el covid-19, y que desde su construcción no se contempló soportar la presión de volumen de gases medicinales y de oxígeno que se requiere para la atención simultánea de pacientes graves.

Uribe indicó que el HU no cuenta con el equipo de punta y el personal especializado “suficiente y específico”, por lo que que ponía en riesgo la atención de su derechohabiencia, calculada en 23 mil usuarios.

En respuesta, el rector de BUAP, Alfonso Esparza, dio una entrevista televisiva en la que sostuvo que el diagnóstico de la Secretaría de Salud del estado sobre las condiciones del hospital era “falso”, pues contaban con 28 ventiladores de última generación y estaban por llegar otros cuatro que compraron.

“Todos estos ventiladores se encuentran funcionando y en perfecto estado”, señaló, y precisó que también cuentan con equipos periféricos de oxígeno suficientes para que todos estos aparatos puedan funcionar de manera simultánea.

“Es falso que el hospital vaya a colapsar porque no funcionen los ventiladores. El Hospital Universitario es uno de los que cuenta con más ventiladores a nivel nacional”, mencionó Esparza.

De igual manera, relató que desde el pasado viernes 10 tuvo una primera reunión con funcionarios del gobierno estatal y que hubo disposición de firmar el acuerdo de colaboración mutua para atender la pandemia en Puebla.

Sin embargo, indicó que cuando el gobierno estatal envió su propuesta, la BUAP se percató que les pedían la entrega de todos los ventiladores, monitores cardiacos, bombas de infusión, así como recursos materiales y humanos, como internistas, urgenciólogos, neumólogos, radiólogos, inhaloterapeutas y enfermeras.

“Estamos convencidos que una emergencia sanitaria como la que estamos viviendo nos obliga a cooperar en todo lo posible para poder salvar la mayor cantidad de vidas posibles, pero el dejarnos sin el equipo y personal necesario para poder atender urgencias y a nuestros derechohabientes tendría un impacto tan catastrófico como el propio covid-19”, manifestó el rector.

Dijo que desde el martes 14 la BUAP comunicó al gobierno que estaba de acuerdo con firmar el convenio si se le permitía mantener parte de su equipo y personal especializado para atender a los pacientes de otro tipo de urgencias médicas, pero hasta esa fecha no habían dado una respuesta.

“No son tiempos de politizar. No podemos aceptar aquello que atente contra la salud y la vida de los integrantes de la comunidad universitaria. No son tiempos de restar, de dividir, de descalificar, de falsear información, de imponer. Son tiempos de sumar y multiplicar esfuerzos”, reclamó.

Cuestionado sobre esas declaraciones, el gobernador manifestó que el tema de los ventiladores no es el centro de la discusión, y si no hay condiciones para tener un “trato serio” con la BUAP, no firmará ningún convenio.

“Hay partes con las que nunca se podrá tener tratos claros y serios, ahí se acabó, y que cada quién tenga la parte de responsabilidad que le corresponda. Punto. Se acabó, para que así ya no sigan escarbando”, expresó.

En rueda de prensa, este martes, Barbosa dio a conocer que los hospitales públicos del sistema estatal de salud de Puebla cuentan actualmente con 110 camas de terapia intensiva y 400 de hospitalización, además de que se inició el proceso de reconversión de otros hospitales, y en total tendrán 300 camas de terapia intensiva y 900 de hospitalización para atender la contingencia en su tercera fase.

Comentarios

Load More