Murió el legendario actor galo Michel Piccoli

Michel Piccoli. Foto: AP Michel Piccoli. Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Michel Piccoli, considerado uno de los mejores histriones en la comunidad artística francesa, murió a los 94 años de edad, víctima de un accidente cerebral.

El fallecimiento ocurrió el pasado martes 12, pero su familia lo informó hasta este lunes a través de un breve comunicado en el que escribió: “Murió en los brazos de su mujer Ludivine y de sus hijos Inord y Missia”.

El ministro de Cultura de Francia, Franck Riester, lamentó la muerte del artista galo: “Magistral en el cine de Claude Sautet, Michel Piccoli era uno de esos inmensos actores a quien le bastaba la mirada para transportarte … Nos va a faltar mucho este hombre generoso de compromiso sincero”.

Nacido el 27 de diciembre de 1925 en París, Piccoli estudió actuación en la capital francesa, tras lo cual debutó en ‘The Bellman’ (1945), de Christian-Jacques, a los 20 años, y luego en la cinta ‘Le point du jour’ (1949) de Louis Daquin. Aunos años más tarde conoció a Luis Buñuel, con quien trabajó recurrentemente en filmes como ‘Diario de una camarera’ (1964), ‘Bella de día’ (1967), ‘La Vía Láctea’ (1969), ‘El discreto encanto de la burguesía’ (1972) y ‘El fantasma de la libertad’ (1974).

En una entrevista con El País, en 2005, el actor habló sobre su relación con el cineasta español: “En realidad, como me pasó con Ferreri, casi todo lo que me ha sucedido en la vida, es decir, lo mejor que me ha pasado, ha sido por casualidad. Yo tenía treinta años, y sabía que Buñuel iba a venir a París. Le escribí una carta, pidiendo verle al llegar. Él me envió un telegrama ¡y después me llamó para confirmar que yo había recibido el telegrama!

“Él tenía ese aspecto de genio imaginativo y quizá despistado, pero poseía una gran organización, su genio estaba sometido a una enorme disciplina… Luego nos hicimos amigos, íbamos por París, le gustaba beber, y tenía su propia disciplina también para beber. ¡No era, nunca lo fue, un borracho! Hacía unos cócteles magníficos, a las cinco de la tarde, y como eran de su invención, nosotros los llamábamos buñolonic, como gin-tonic. Así que en un momento determinado él se olvidó de que yo era actor y yo me olvidé de que él era director, y simplemente éramos amigos que íbamos por París”.

Piccoli colaboró con Claude Sautet en filmes como ‘Las cosas de la vida’ (1970), ‘Max y los chaterrero’s (1971), ‘Mado’ (1976) y ‘Tres amigos, sus mujeres… y los otros’ (1974). Y con Marco Ferreri en ‘Dillinger ha muerto’ (1968), ‘No tocar a la mujer blanca’ (1974) y muchos otros filmes.

Su trabajo se puede admirar en poco más de 200 producciones, algunas de ellas dirigidas también por directores como Jean-Luc Godard, Alfred Hitchcock y Manoel de Oliveira.

En nuestro país llegaron a las pantallas diversos filmes, de manera reciente ‘Habemus papam’ (2012).

Sobre su deceso, Jean-Christophe Berjon, exdirector de la Semana de la Crítica de Cannes (2004-2011) y programador del “Festival Viva México en Francia”, que tiene como propósito llevar el cine contemporáneo mexicano a ese país, detalló en su cuenta Twitter @JC_Berjon:

“Triste día. Se nos fue el inmenso MICHEL PICCOLI, carismático, talentosísimo e inolvidable actor de Buñuel, Godard, Sautet, Ferreri, Moretti, Rivete, Varda, Tavernier, etc. Libre, entusiasta, provocador, humilde, su presencia acompañaba al mejor cine francés desde hace más de 60 años”.

–/cv/–

Comentarios

Load More