Apoyo a ciencia no es dádiva, es inversión: comunidad científica mexicana

sábado, 22 de abril de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La Academia de Ingeniería de México, la Academia Mexicana de Ciencias y la Academia Nacional de Medicina de México se pronunciaron a favor de la Marcha la Ciencia que se efectuará de forma simultanea en mas de 100 ciudades a nivel mundial. En conferencia de prensa en el Palacio de Minería, la comunidad científica mexicana emitió su posición frente a la convocatoria internacional que se lanzó desde inicio de esta semana, en la cual se invitaba a los científicos de todo el mundo a salir a las calles en favor de la ciencia. Los científicos hicieron un llamado al gobierno federal y a la sociedad para reconocer la importancia y la necesidad  de la ciencia, la innovación y la tecnología en el desarrollo social, cultural y económico del país. “Es el mayor elemento de transformación de las sociedades. Es la única forma en que nuestros países pueden tener un desarrollo”, aseguró Jaime Parada Ávila, presidente de la Academia de Ingeniería. En su participación, Antonio Arias Montano, en representación del presidente  de la Academia Nacional de Medicina de México, el doctor Armando Mansillas, criticó la reducción a los apoyos a la investigación básica, por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), así como que las que las becas a los estudiantes de posgrado no hayan aumentado este año. “Necesitamos más estudiantes de posgrado y más investigación. Apoyar a la ciencia no es una dádiva, sino es inversión”, sentenció. Arias Montaño también reconoció que la comunidad científica  enfrenta un momento crucial para defender la ciencia, por lo que pidió un incremento presupuestal en la materia, además de mayor apoyo a la investigación básica y clínica del país. “Tenemos que convencer a la sociedad mexicana y al Estado mexicano de la importancia y los aportes de la ciencia”, sostuvo. Por su parte, Rosaura Ruiz Gutiérrez, directora de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, denunció que el monto anual del presupuesto de egresos de la Federación, en materia  la ciencia y tecnología, es menor al 8% y representa menos del 1% del PIB. Ante ello, dijo que sin la ciencia ninguna solución es posible, por lo que aseguró que se adhería, en conjunto con otros miembros científicos, a trabajar y luchar por el bien común y el empoderamiento del saber científico. “Es nuestro deber alzar la voz contra la ignorancia y la desmesura”, aseguró la académica de la UNAM. De parte de la Academia Mexicana de Ingeniería, Óscar González Cuevas, expresidente de esta institución, criticó la forma en que se planea la infraestructura a nivel sexenal y denunció que muchos de los proyectos de esta rama se realizan por presiones políticas y sin tener los estudios previos completos. “El  esfuerzo y compromiso para entregar la infraestructura del país se está cumpliendo;  pido el apoyo y comprensión de la sociedad y del sector gubernamental para apoyar económicamente ala ingeniería mexicana”, dijo. Finalmente, Jaime Parada Ávila,  dijo que la marcha mundial era un primer paso ,”que además deber ser continuado“,  para fomentar la colaboración estrecha entre la academia y los diferentes sectores de la sociedad y el gobierno. Si bien no hubo un posicionamiento en conjunto acerca de si marcharían con la Asamblea Nacional de Postgraduados o participarían en la convocatoria difundida en Facebook a través de la página MarchForScienceMéxico de esta tarde, los directivos de las academias dijeron apoyar el movimiento. Ante el cuestionamiento de diversos medios de comunicación de la respuesta tardía del grupo científico mexicano, Rosaura Ruiz Gutiérrez aseguró que las academias siempre se han manifestado y han peleando por incrementos presupuestales. “La exigencia a los diputados es continúa, siempre se discute con los actores políticos. A la mejor es la falta de presencia de los medios de comunicación, pero las academias siempre han buscado promover la ciencia en la país”, señaló. También Jaime Parada Ávila explicó que a pesar de que apoyan el movimiento, las academias no lanzaron una convocatoria formal a las manifestaciones, porque “ lo más conveniente  era mantenerlo de forma amplia e incluyente”. “Incluso refleja la manera de hacer ciencia”, dijo. En la conferencia también asistieron Antonio Lazcano Araujo, miembro del Colegio Nacional; Jaime Urrutia Fucugauchi, presidente de la Academia Mexicana de las Ciencias, y José Sarukhan, expresidente de la Academia Mexicana de la Ciencia. La marcha por la ciencia inició como una convocatoria local en Washington, en contra de la implementación de las políticas públicas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para frenar la investigación sobre el cambio climático, demeritar la investigación sobre de la teoría de Darwin sobre la evolución de las especie y el uso vacunas. La convocatoria para la marcha de la Ciudad de México es a las 16:00 horas, que partirá del Ángel de la Independencia al zócalo capitalino.