CINE/PERMANENCIA VOLUNTARIA: "40 días y 40 noches", sexo sí, pero con responsabilidad y amor

jueves, 13 de junio de 2002
México, D F (apro)- Lo que parecía una propuesta nueva e interesante dentro del rubro de las comedias románticas juveniles, terminó por convertirse en un "super-churro" "40 días y 40 noches" cuenta la historia de Matt (Josh Harnett), un joven diseñador de páginas web que raya entre la adolescencia y la adultez (al igual que el resto de los personajes), obsesionado por el sexo después de que su amada Nicole decidió abandonarlo El problema no es la promiscuidad de Matt, sino los ataques de pánico que se producen durante el acto sexual Nuestro protagonista no puede olvidar a Nicole y para colmo tampoco es capaz de disfrutar el sexo La única solución, según Matt, es la abstinencia sexual durante la cuaresma Sus compañeros de trabajo se enteran de esta situación y comienzan a realizar apuestas en contra; mujeres y hombres tratarán de sabotear Matt, y por si fuera poco, una bella mujer se aparece en escena, una mujer que podría ser el amor de su vida Esos 40 días se vuelven un infierno La propuesta narrativa y visual (cuadros oníricos y ángulos poco usuales dentro las películas comerciales, entre otras cosas) del director de la cinta Michael Lehmann ( realizador de la película protagonizada por Bruce Willis, "Hudson Hawk" y la exitosa serie de tv, "The West Wing"), resulta interesante, e incluso nos hace pensar que no estamos ante la típica película de adolescentes Sin embargo, el guión se encarga de echar a perder el trabajo De entrada, el tema es muy simplón aunque puede soportarse Pero con el tiempo las situaciones pasan a lo incongruente, y así a lo aburrido, para llevarnos al reino de la cursilería y lo predecible Por un lado se pone al sexo como protagonista, héroe y eje de la cinta, un elemento indispensable y siempre parte de nuestra vida cotidiana, pero por debajo del agua resulta ser una especie de Satanás tentador que debe ser sometido El sexo es traicionado y reducido a un extra debido al moralismo y a los elementos románticos que van inundando la cinta Y entonces, el justo medio que se propone se ve aplastado por la moral cristiana; la película pierde todo sentido y se vuelve algo menos que convencional: decepcionante

Comentarios