BUZON DE APÓCRIFOS: Tala

miércoles, 4 de septiembre de 2002
México, D F (apro)- Hombres: en días pasados, en diversos medios de comunicación, fue noticia el que ante un posible incendio accidental de árboles que podría poner en peligro propiedades y vidas de sus connacionales, George W Bush, presidente de los USA, tomó la radical decisión que se talaran Me duele, alarma y consterna que por miedo, por razones de seguridad preventiva, el considerado hombre más poderoso del mundo, en su sabiduría, no haya encontrado más que esta tajante y lamentable resolución de eliminarlos, tratando a mis hermanos de especie como vulgares terroristas Por eso les escribo la presente No voy a alegar en defensa de mis hermanos amenazados de muerte que nosotros, los árboles, entre todos los seres vivientes, somos los que alcanzamos la mayor edad y podemos llegar a tener la mayor corpulencia y altura, por lo cual, durante milenios y en las más diversas de sus culturas, hombres, hemos sido representantes, en el sentido más amplio, de la vida del cosmos Tampoco voy a recordar en su defensa que el simbolismo derivado de nuestra forma vertical, incluso nos transformó en eje del mundo, de la vida, debido a lo cual hebreos, druidas, griegos y otros pueblos celebraron sus ceremonias religiosas al pie y a la sombra de diversos árboles que consideraron sagrados No lo voy a hacer porque bien se sabe que el señor GW Bush, considerado el hombre más poderoso del mundo, defensor de los intereses del país hegemónico y del que es presidente, le mueve el pragmatismo, que en nada o en muy poco tiene en cuenta eso de las tradiciones, usos y costumbres Por lo expuesto, no me extraña, pero confieso que me duele, que en su radical y pragmática decisión, el señor Bush no haya tenido en cuenta, haya olvidado, ¿o será que lo ignora?, que nosotros los árboles, aparte de la piedra, fuimos de los elementos esenciales para la sobrevivencia de los de su especie Recuerden: ustedes, los hombres, son uno de los pocos seres del reino animal que carecen de armas defensivas y ofensivas naturales Reflexionen En gran medida, ¿quién se las proporcionó en un principio haciendo posible su supervivencia? ¡Nosotros, los árboles! Nuestras gruesas ramas les proporcionaron cachiporras; nuestras más duras y largas varas, afiladas en la punta, les sirvieron de lanzas y jabalinas; las más flexibles, de arco para lanzar la veloz flecha, todos ellos elementos indispensables en el alba de los de su especie, hombres, para que se defendieran de los animales carniceros y para la caza Por todo ello, repito, me duele pero no me extraña la tajante decisión del señor Bush, la de condenar a muerte a mis hermanos de especie que considera amenaza, pues por poderoso que se le considere, al fin y al cabo su pragmatismo es el mismo, sólo que a lo bestia, de los primigenios de su especie, hombres, que en cuanto ataron una afilada piedra a una rama, haciendo un hacha, se pusieron a cortarnos ¡Ah!, pero sus antepasados tuvieron la excusa de la ignorancia, el señor Bush no El no puede ignorar que nosotros, los árboles, por el proceso de la fotosíntesis, somos los mayores contribuyentes de la producción de oxígeno, esenciales para mantener vivo todo organismo animal, incluido el propio señor Bush; que nuestras asociaciones, los bosques, atenúan los efectos de las grande lluvias, reduciendo el peligro que suponen las inundaciones; que evitamos la erosión del terreno, es decir, el desprendimiento y arrastre, por el agua o el viento, de las capas superficiales de tierra en colinas, laderas y llanuras; que proporcionamos refugio y alimento a numerosos animales silvestres y domésticos El que todos estos beneficios no los haya tenido en cuenta el señor Bush, al tomar la tajante y pragmática decisión de talar a algunos de mis hermanos de especie por considerarlos una posible amenaza, me consterna hasta la angustia y la indignación, ya que tal decisión la veo como goterones que van a engrosar el caudal de un pragmatismo que nada más tiene por objeto el reforzar la seguridad y afirmar la hegemonía del país del que es presidente el mentado señor Bush Ejemplos que lo confirman: su negativa a firmar el protocolo de Kyoto y su ausencia en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sustentable, llevada a cabo en Johannesburgo, Sudáfrica Por todo lo anterior que, repito, muestra, demuestra y confirma que el pragmatismo que puede y ejerce el señor Bush no se para en barras y le importa un pito todo lo que nos refuerza la seguridad y nos afirma la hegemonía de su país, del que es presidente, considero que deben pedir a dios que no sean ciertas las noticias de que lo está aplicando -el pragmatismo- al llamado programa HAARP, pues de ser verdaderas, deben prepararse para que dios lo coja confesados El que piense que exagero y tenga ojo y oídos, que lea y escuche la información que pueda sobre el llamado programa HAARP Seguro que temblara Que por el bien de la Tierra y todo lo que vive sobre la misma, tales noticias sean mentiras EL ARBOL

Comentarios