El festival de cine en Morelia, "al margen de la política"

martes, 7 de octubre de 2003
* Por eso no se hablará del peso en taquilla: Daniela Michel México, D F, 6 de octubre (apro)- El propósito del Primer Festival Internacional de Cine de Morelia, según su directora Daniela Michel, “es darle continuidad a un proyecto de promoción de cortometraje que hemos organizado en la Cineteca Nacional desde 1994 y apoyar al documental, un género que está teniendo mucho auge y no tiene un lugar de exhibición” Primero se refiere a la Jornada de Cortometraje, en esta ocasión es su séptima edición Se darán tres premios de 30 mil pesos a los concursantes, en las categorías de Mejor Dirección, Mejor Animación y Mejor Documental Luego habla de la Primera Jornada de Documental Mexicano, donde participan mediometrajes y largometrajes Aquí se dará 40 mil pesos al Mejor Mediometraje Documental y 50 mil pesos al Mejor Largometraje Documental El premio, menciona Michel, lo diseñó el escultor michoacano Javier Marín, “quien muy generosamente nos donó el diseño Es un ojo muy bonito en un cubo” Rememoró cómo nació este festival, el cual se realiza en la ciudad de Morelia desde el 3 de octubre y finalizará el 10 de este mismo mes: “Desde 1994 he organizado en la Cineteca Nacional de manera ininterrumpida las jornadas de cortometraje mexicano El proyecto fue creciendo Cada vez había más trabajos y nos dimos cuenta que había que hacer algo para mantener el ánimo creador de mucha gente joven, porque la situación del cine mexicano es complicada Entonces se buscó apoyar y darle un nicho a gente joven Brindarle un espacio cada año era muy importante “Desde hace dos años se me había ocurrido en Michoacán, aquí vengo mucho de viaje, y pensaba: ‘que preciosa ciudad es Morelia para un festival’, es Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y además aquí está el corporativo de la empresa exhibidora más importante de México, Cinépolis De alguna forma se fueron dando las cosas Surgió una coyuntura en la que fue posible que el gobierno del estado nos apoyara con mucho entusiasmo, lo mismo la Secretaría de Turismo del estado, el ayuntamiento, el Instituto Michoacano de Cultura y varias empresas privadas Formamos una asociación civil no lucrativa con el ánimo de mantener una independencia y continuar haciendo el festival durante muchos años” --¿Cómo puede retroalimentarse un festival no sólo de cortos sino de largometrajes dada la situación de la industria cinematográfica? --Precisamente como ha bajado tanto la producción de cine, creemos que es muy importante estimular a la gente que sigue haciendo cortos con pocos recursos o con una cámara de video Hay mucho talento en México, muchos cortometrajes son buenísimos, cada año hay cortometrajes premiados en festivales internacionales Durante mucho tiempo nos costó mucho trabajo y esfuerzo conseguir los recursos para hacer la Jornada de Cortometraje Mexicano, y todos los jóvenes nos decían que debía de efectuarse aunque no hubiera premios con tal de tener un foro para presentar sus trabajos En el festival se han organizado cinco mesas redondas donde se habla de las tendencias de producción de los largometrajes, sobre los apoyos del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) en la producción de cortos, en fin, pero no se aborda el peso que deben destinar los distribuidores y exhibidores por cada boleto vendido en taquilla a la producción nacional Al cuestionarle a la responsable del festival si se platicará sobre este tema, porque los distribuidores y exhibidores se han amparado, expresa: “No Nosotros queremos tener una plataforma libre, despolitizada de todo eso Somos una sociedad civil no lucrativa y nos mantenemos siempre al margen de todo este tipo de discusiones Además, son charlas que empiezan y nunca acaban Queremos centrarnos en lo positivo, en la producción, en lo que se pueda hacer, en las becas, etcétera Nosotros más bien queremos apoyar a la gente joven Situaciones de la industria más en concreto de sindicatos y eso, no Nuestro discurso quizá es más académico, no tanto en la cuestión política” --¿Es bueno que el festival se mantenga al margen dada la situación de la industria cinematográfica? --La verdad no sé si sea bueno o sea malo, pero yo me he mantenido siempre al margen en los últimos nueve años que hemos organizado la Jornada de Cortometraje Mexicano En este caso tengo como objetivo tratar de promover a al gente joven que hace cine en México Hay otros festivales que apoyan a otra gente, por ejemplo el de Guanajuato, que brinda espacio al cortometraje internacional, está la Muestra de Guadalajara, el festival de Mazatlán, y cada cual tiene su nicho y su especialidad El de nosotros es tratar de promover a la gente joven desde 1994 Hemos sido muy consecuentes y muy constantes, y siempre alejados de un discurso político Yo siempre he querido mantenerme más en una plática académica Prefiero una charla con Werner Herzog (invitado al encuentro junto con Barbet Schroeder) que platicar sobre el peso en taquilla, la verdad --Se estrenó “Nicotina”, de Hugo Rodríguez, que ya contaba con una distribuidora, pero hay varias películas que no, como “La virgen de la lujuria”, de Arturo Ripstein, ¿por qué no se rescatan estas películas? --Yo sabía que la película de Ripstein se estaba terminado, o algo así leí No sé A “Nicotina” la invitamos porque es el único largometraje mexicano que sabía que estaba 100 por ciento terminado y queríamos inaugurar con un filme mexicano Reitero, nuestro nicho es sobre todo el corto y el documental Hay otros encuentros que se encargan quizá de la gente más reconocida; nuestra tarea es celebrar el espíritu creador de la gente joven y nueva de México

Comentarios