AJEDREZ: Prodigios o trabajo constante

lunes, 26 de abril de 2004
México, D F, 26 de abril (apro)- La historia del mundo muestra que los niños prodigio ocurren en tres ramas principales: las matemáticas, la música y el ajedrez No resulta extraño pues saber que muchos matemáticos, físicos y en general científicos, tengan pasión muchas veces por la música, por el ajedrez, o por ambas disciplinas Aparentemente todo se trata de una habilidad curiosa para hablar en lenguajes por demás complejos, como pueden ser las matemáticas mismas, o bien la música Quizás en eso resida la habilidad de ciertos niños prodigio Pero como sea, es claro que en ajedrez aparecen, cada vez con más frecuencia, pequeñines que juegan demasiado bien para su edad Este es el caso de las hermanas Muzychuk, las cuales parecen probar que la edad ni la experiencia son necesarios para tener un gran nivel Anna Muzychuk cumplió 14 años en febrero 28 y es dos meses más joven que su amiga, y estrella ahora, Katerina Lahno, que también ha demostrado gran precocidad en el ajedrez Todas ellas son de Ucrania, un país que en años recientes ha dado pasos firmes en la enseñanza del juego ciencia y que probablemente haya encontrado un método de estudio/trabajo para acceder a los niveles más altos de esta disciplina De Ucrania son Ponomáriov (actual campeón mundial oficial de la FIDE, con menos de 20 años), Sergei Karjakin, el gran maestro más joven de la historia y la misma Katerina Lahno, que a los 14 años es la séptima mejor jugadora en el mundo (entre las mujeres) Pero ¿cómo con tan poca edad puede jugar tan fuerte? (Anna tiene un rating de 2400 puntos, equivalente a un fuerte maestro internacional entre los hombres) Ella cuenta, para la página de Chessbase, que ya a los dos años podía acomodar los trebejos en su posición inicial, y a los tres años ya podía jugar al ajedrez respetando todas sus reglas A los cinco tomó parte en su primer torneo de ajedrez y obtuvo el segundo lugar, y a esa misma edad jugó el campeonato de la región de Lviv y, de nuevo, logró el segundo puesto Sus padres son entrenadores profesionales, graduados de la escuela de cultura física y que actualmente trabajan con sus dos hijas en el desarrollo de sus habilidades ajedrecísticas La pregunta fundamental es cómo estudian estas niñas Anna lo aclara y quizás he aquí el secreto: “Practicamos ajedrez alrededor de seis a ocho horas diarias Los últimos dos años hemos trabajado con Roman Kozel, cuyo rating es 2347 y que vive con ellas Tuvieron una sesión de entrenamiento de tres semanas con el GM Orest Gritsak (2541 puntos de rating) y han trabajado también con Vassily Ivánchuk, de Ucrania también, subcampeón del mundo y uno de los jugadores más fuertes del mundo” Mariya, la hermana menor de Anna, con sólo 12 años, juega alrededor de 2063 de rating y ya tiene el título de maestra FIDE (femenil) Esta pequeñita ha sido campeona de Ucrania en menores de 10 años (2001) y menores de 12 años (2004) Además, fue campeona europea en menores de 10 años y es claro que su carrera ajedrecística será ascendente A mí me queda claro que estas dos niñas son realmente prodigios, y aunque reconozco que tienen un talento fantástico para el ajedrez, es evidente que esto no basta El trabajo disciplinado frente al tablero, con gente capacitada y comprometida con el desarrollo ajedrecístico y personal de estas pequeñas, es básico para su éxito Sin duda, en el futuro estas jovencísimas maestras de ajedrez darán más de qué hablar y enriquecerán el juego ciencia, que todos los días nos sorprende por la capacidad de unos pocos para jugar muy bien y de manera brillante

Comentarios