"Espero que Calderón en verdad vea por los pobres": María Conchita Alonso

sábado, 2 de diciembre de 2006
Puerto Vallarta, Jal 1 de diciembre (apro)- La actriz y cantante venezolana, María Conchita Alonso, fue objeto hoy de un homenaje en la tercera edición del Vallarta Film Festival, por su trayectoria en el séptimo arte Emocionada por la distinción, la intérprete de Una noche de copas agradeció el gesto: "Este reconocimiento me lo ofrecen amigos de esta ciudad que conozco desde hace 19 años" Agrega que esos conocidos saben lo que ha realizado como persona y profesional: "Todo reconocimiento es importante porque están alabando tu trabajo, tu esfuerzo, tus malas noches, tus buenas noches Lo importante es que los halagos o los premios no se te suban a la cabeza" Originaria de Cienfuegos, Cuba, Conchita Alonso creció en Venezuela Desde pequeña quiso ser actriz Empezó su carrera a los cuatro años de edad, protagonizando a un ratón en el musical El Cascanueces Coronada como la Miss Teenager del mundo y Miss Venezuela para el concurso de Miss Mundo, se convirtió en una de las modelos mejor pagadas de su tiempo Tuvo éxito en diez telenovelas y cuatro películas Luego se trasladó a Hollywood Allí ha intervenido en Un ruso en Nueva Cork, de Paul Mazursky, con Robin Williams; Colores de guerra, de Dennis Hopper, con Sean Penn y Robert Duball; Perseguido, de Paul Michael Glaser, con Arnold Schwarzenegger, y La casa de los espíritus, de Bille August, con Antonio Banderas, entre otras películas La actriz manifiesta su preocupación por lo que pasa en México: "Espero que el nuevo presidente de México, Felipe Calderón, en verdad vea por los pobres y no gobierne de acuerdo a intereses económicos" El Vallarta Film Festival termina el sábado 2 de diciembre con la película Ira & Abby, del estadunidense Robert Cary, ganadora del Premio del Público en el pasado Festival de Cine de Los Angeles, California Se trata de un divertido melodrama romántico que analiza los asuntos matrimoniales y la monogamia Actúan Chris Messina, Jennifer Westfeldt y Fred Willard

Comentarios