La joven editorial Atalanta

lunes, 13 de febrero de 2006
* El conde Siruela vuelve a las andadas * Un texto inédito de Joseph Conrad dentro de los primeros títulos México, D F, 13 de febrero (apro)- Un nuevo proyecto editorial ha cobrado vida y ya está en nuestro país No es cualquier proyecto, se llama Atalanta y es la nueva editorial del creador de Editorial Siruela: Jacobo Fitz-James Stuart Martínez de Irujo, el conde Siruela, de la Casa de Alba Aunque ahora podemos llamarlo simplemente Jacobo Siruela Desde su casa de campo en el paraje del alto Ampurdán, Jacobo, su esposa Inka Marti, una asistente y la magia del teléfono y el internet, el conde Siruela da vida a este proyecto que, según relató al diario El país, de España, está basado en la investigación cultural y no en una "lucha ajetreada por meter en el saco a cualquier autor de venta" Para el conde Siruela, uno de los principales valores del siglo XXI tendría que ser la "memoria" Y es que como la cultura se dirige desde los medios de comunicación, todo lo que no es noticia o consumo tiende a caer en el olvido El "tic de la innovación", como él lo llama, fue la bandera del año pasado, sin embargo, las cosas que se nos presentan como nuevas, son terriblemente viejas La filosofía de la editorial, sería entonces, según comenta el conde -parafraseando al escritor checo Gustav Meyrink-- "aprender a ver las formas viejas con ojos nuevos" Por supuesto, sin dejar al lado el aspecto artesanal que caracterizó a las ediciones de Siruela Al conde le gustaría que sus libros fueran lectura indispensable de diversos ámbitos, sin embargo, se encuentra firme con respecto a una cosa: no desea un éxito comercial, sino que apuesta por la calidad, la artesanía y la cultura El nuevo proyecto Atalanta está compuesta por tres colecciones: La primera es Ars Brevis, integrada por obras breves y prólogos largos, una selección de textos de todas las épocas y lugares con el fin de "llegar en el menor número de páginas --y con la mayor intensidad posible-- a la esencia de cada escritor elegido", según se lee en su sitio de internet (wwwatalantewebcom), además de tener acceso mediante cuidadas semblanzas críticas a la vida y el perfil literario de cada uno de estos autores Luego está la colección Memoria Mundi, serie que tiene como meta "recuperar la gran memoria del mundo que se extiende a través de veinticinco generosos siglos Grandes libros asiáticos, grandes civilizaciones perdidas, o bien, pequeñas joyas olvidadas" Por último está Imaginatio Vera, una serie de textos que desean ofrecer "una nueva perspectiva sobre los más significativos y legítimos ejemplos de una larga y continuada cadena de obras literarias y espirituales, inspiradas enteramente en la imaginación Todas ellas representan el verdadero y olvidado lenguaje de la poesía, los mitos, las antiguas visiones metafísicas y las experiencias visionarias que no sólo con el nuevo siglo cobran un nuevo realce, sino que, como nos recuerda Salustio, aunque son acontecimientos que nunca ocurrieron, existen desde siempre" Los primeros libros (distribuidos por Colofón), ya se encuentran a la venta en nuestro país Dentro de la colección Ars Brevis tenemos: El copartícipe secreto, de Joseph Conrad, un texto inédito, y Sin mañana, de Vivant Denon, el primer director del Louvre y que acompañó a Napoleón durante su campaña en Egipto; en Memoria Mundi se encuentra La historia de Genji, de Murasaki Shikibu, una novela de 1000 años de antiguedad escrita por una mujer japonesa El mito de Atalanta Atalanta era una heroína griega, veloz y ágil cazadora que vivía sola en el bosque dedicando sus acciones a Artemisa Cierto día, Atalanta consulta al oráculo y éste le dice que el día que ella se case ocurrirá una desgracia Desde ese momento, la bella chica mantiene a raya a sus pretendientes mediante una cruel competencia: aquél que desee casarse con ella, deberá competir en una carrera con la propia Atalanta, si el varón gana, ambos se casarán, pero si pierde recibirá la muerte Sin embargo, Afrodita mete su cuchara y ayuda al joven Hipómenes Afrodita le da tres manzanas de oro, mismas que éste va tirando por el camino, causando la distracción y por lo tanto, la derrota de Atalanta, quien iba recogiendo cada uno de estos bienes Atalanta cumple su promesa y viven felices durante un tiempo, pero Afrodita nunca recibe los agradecimientos pertinentes, por lo que incita a Hipómenes y Atalanta a entrar a un templo de Zeus cuando caminaban por el bosque En él se dejan llevar por los placeres carnales, y Zeus, enojado por tal osadía, decide convertirlos en leones Según los griegos, los leones no se apareaban entre ellos, sino con los leopardos, por lo que nuestros protagonistas quedaron condenados a la separación