Jorge Kuri en su quinto aniversario

miércoles, 14 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de abril (Proceso).- Recordamos la muerte del joven dramaturgo Jorge Kuri en la primavera de 2005 a los 29 años de edad. A cinco años de su muerte, sus propuestas innovadoras y originales siguen vigentes a pesar de que pocas de ellas han sido editadas o llevadas al escenario. Ya no está él para buscar la forma de dar a conocer su trabajo y que sus personajes futurrústicos cobren vida.

Los universos que Jorge Kuri plantea en sus obras de teatro no son un retrato de la realidad ni es un mundo mágico u onírico. Se trata, más bien, de un mundo personal cargado de imaginación donde el juego es la materia prima. Sus personajes tienen que ver con los cómics, los antihéroes, las ferias de pueblo o nuestros intelectuales. En medio del chacoteo, hay una inquietud existencial y profunda del ser humano. No habla del ser o no ser, sino del ontoy y de ese estarse buscando a sí mismo en todas partes, desdoblándose en sus personajes; como en sus obras El agente Chupafaros, El laberinto del yo y El escritor tiene la culpa.

Los personajes de Jorge Kuri son completamente verdaderos. Porque así es el buen teatro: un presente perpetuo con una lógica propia, personajes vivos que contactan con el imaginario del espectador y le hacen creer que esos mundos intangibles sí existen, por lo menos mientras dura la obra.

En 2006, Tierra Adentro y la f,l,m le publicaron Delirio en claroscuro, que incluye esta obra y El laberinto del yo. De monstruos y prodigios, escrita en coautoría con el director Claudio Valdés Kuri acerca de la historia de los Castrati, que fue reconocida internacionalmente y multipremiada. La amargura del merengue también fue premiada y llevada a escena en Nueva York en 2004. En ella retoma la poesía de Sor Juana y revive personajes de una feria de circo. Recurre al mambo y al chachachá, así como a los zafarranchos que suceden en las cantinas, y que en muchos de ellos él fue protagonista.

Sin ninguna pretensión feminista, Jorge Kuri crea personajes cuyo poder o debilidad emergen de sí mismos; no hay esquemas de víctimas y victimarios, ni buenos y malos; la complejidad de los personajes femeninos y masculinos y su capacidad de reflejar sus mundos interiores los vuelven ricos y ambiguos, cambiantes y sólidos. Lo importante para ellos es la aventura.

Conmemoramos el quinto año de la ausencia de Jorge Kuri, dramaturgo, y festejamos el documental El embajador de la luna, que elabora Alberto Rea, egresado del CUEC, que se presentará en julio en la UNAM en el Festival Internacional de Cine Documental.

 

Comentarios