Pide historiador "desacralizar" el patrimonio cultural

lunes, 28 de noviembre de 2011
GUADALAJARA, Jal. (apro).- Al presentar la colección editorial El Patrimonio Histórico y Cultural de México (1810-2008), editada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el historiador Pablo Escalante Gonzalbo hizo una crítica al enfoque “sacralizador” que se le ha dado a éste y que contrasta con el poco cuidado que recibe en materia de conservación: “La red de discursos sobre el patrimonio necesita revisiones y un trabajo constante de preservación material y registro… Existe una clara desproporción frente a la importancia enorme que le damos a los bienes patrimoniales en el discurso y el poco cuidado que ponemos en registrarlo, quizá porque el enfoque desacralizador podría conformarse con que se trata de una riqueza inconmensurable.” El investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y los historiadores Enrique Florescano y Ernesto de la Peña dieron a conocer la colección, durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que se lleva a cabo en esta ciudad hasta el próximo domingo 4 de diciembre. Habló de la necesidad de cambiar la forma en que se ve al patrimonio, pues tanto se le reverencia que no se discute, pese a que involucra identidades e intereses de muchos pueblos y municipios del país. Está ligado, dijo, a historias étnicas, familiares, personales y a veces el “gran patrimonio” llega a atropellar otros patrimonios. Cuestionó: “Qué significa y qué hacer cuando el bien patrimonial nacional es también un componente entrañable ancestral, parte del paisaje y la vida cotidiana de un aldea o de un pueblo ¿lo desgajamos y lo llevamos de todas formas en un gigantesco tractocamión al Museo de Antropología? Entre otros progresos que tenemos pendiente para la consolidación de una sociedad democrática, se encuentra la formación de actitudes ciudadanas. “Y es posible adoptar actitudes ciudadanas también dentro del patrimonio: Reclamar el derecho a conocer su historia, a hacerlo materia de opinión, no sólo de culto, de intervenir en las decisiones sobre su conservación, su ubicación su entorno y tantas otras cosas”, agregó. La colección reúne ensayos temas tan diversos como el maíz, la antigua ciudad prehispánica de Tula, o el Jardín Borda de Cuernavaca, Morelos.

Comentarios