La Guerra de los Pasteles III

lunes, 21 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 21 de febrero (Proceso).- ¡Silencio! ¡Corre cámara! ¡Acción! Aparece en escena la francesa Florence Cassez (juzgada en México a 60 años de cárcel por secuestro) como protagonista en la que podría ser la tercera versión cinematográfica de La Guerra de los Pasteles.

Porque la primera se filmó hacia 1943, bajo la dirección de Emilio Gómez Muriel, con Pedro Armendáriz, Mapy Cortés y Domingo Soler, y la segunda la rodó René Cardona en 1978 con Angélica María y el venezolano Raúl Vale. Las dos llevan el título La Guerra de los Pasteles.

Ahora el director cinematográfico y productor  de la reciente trama es el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, al ordenar que el caso de Cassez fuera parte del Año de México en Francia.

El final del nuevo largometraje no es feliz: El gobieno de México, por considerar que no existían las condiciones apropiadas, dejó de participar en el Año de México en Francia.

 

Toma I

 

La realidad rebasa la ficción.  Flashback: Hace 172 años la Guerra de los Pasteles, fue el primer conflicto bélico entre México y Francia que se desató porque el dueño de una pastelería de Tacubaya, el francés R. Remontel, reclamó ante su gobierno que algunos oficiales del presidente Santa Anna habían comido unos pasteles sin pagar la cuenta.

32 años después fue la segunda intervención francesa a México. Tuvo lugar después que Benito Juárez anunciara la suspensión de los pagos de la deuda externa en 1861.

Ahora, el conflicto Cassez “se convirtió en un asunto de Estado nacional”, según el escritor Carlos Fuentes.

 

Toma II

 

El clímax cinematográfico: La cultura era la plataforma de entrada al Año de México en Francia, “pero el objetivo principal era económico, como buscar más inversión de este país hacia México, incrementarla 20%”, según la página oficial del magno evento en internet www.mexicoenfrancia.com.

Un personaje secundario: La exposición Rostros de la divinidad, las máscaras mayas de jade, con alrededor de 140 piezas, iba a mostrase en la Pinacoteca de París del 28 de febrero al 8 de agosto de 2011. “Nada se envió a Francia”, según la oficina de prensa del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH):

“No salió del país, se estaba embalando, no hay daño.”

Un extra: En cambio, la muestra Veracruz: Las antiguas culturas del Golfo de México, organizada también por el INAH, sí se montó en el Musée Gallo-Romain de Saint Romanin en Gal. Se inauguraría el viernes 25.

“Son 195 piezas prehispánicas de El Tajín, El Ídolo, Tres Zapotes, Matacapan, El Zapotal, Cempoala y Las puertas. Se está quitando. Estamos viendo si a un museo europeo le interesa albergarla para aprovechar el gasto enorme que se hizo”, señala Julio Castrejón, de Medios de Comunicación del INAH. Sin embargo, no detalló la cantidad invertida.

 

Toma III

 

Storyboards: Además de la obra de Frida Kahlo y Diego Rivera en el Museo de l’Orangerie y la de Rufino Tamayo en el Petit Palais, se haría una demostración en torno al fotógrafo de cine Gabriel Figueroa en La Concergerie de la capital francesa, del 7 de abril al 10 de julio. Fundación Televisa la organizaba.

Mauricio Mallé, coordinador de Artes Visuales de la empresa, explica en entrevista que trabajaba la exhibición del cinefotógrafo que se presentó en el Palacio de Bellas Artes en 2008:

“Hicimos un concepto especial de exposición para París dada la naturaleza del espacio, La Concergerie, un edificio del siglo XV, gótico, hermosísimo. Ya estábamos en los detalles finales, sólo afinando. Hubo un gran ejercicio de recursos de nuestra parte, y eso se va a perder.”

–¿Cuánto invirtió Fundación Televisa?

–No sé… híjole, me da miedo hacer el balance, estoy tratando de ver todo de la manera más fácil. No enviamos nada a Francia, pero se iba a publicar un libro allá, con un editor de fotografía muy importante. La exposición sobre Figueroa iba a funcionar increíble con el proyecto que Cineteca Nacional y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) efectuaban con La Cinemateca Francesa. Se trataba de  un ciclo sobre melodrama que sucedía exactamente en el mismo momento que estaría la muestra. Se iban a proyectar las películas de Figueroa.

Fundación Televisa también laboraba, para el festival de Arlés, una muestra de fotografía sobre la Revolución Mexicana:

“Iba a ser la exposición única sobre la Revolución con copias de época y estábamos logrando un proyecto fantástico”. Agrega: “Es sumamente decepcionante.”

–Como empresa privada, ¿no puede montar esas exposiciones aparte?

–Es difícil, el problema es a qué sitio. Los lugares los maneja el Estado francés, los cuales ya no puedes ocupar por esta situación política. Yo encantado de montar todo, tengo todo listo, pero ¿dónde? Necesito una nave de 2 mil metros cuadrados. No está fácil conseguir un edificio y, además, en qué condiciones.

–¿Qué era lo novedoso de la muestra de Figueroa? 

–En la de Bellas Artes se incluyó obra pictórica, grafica y acuarela de Orozco, aquí era como una instalación, ¡estaba increíble!, ¡estábamos muy emocionados! Elaboramos unas mesas temáticos.

Es realista y directo:

“La verdad, veo muy difícil que esto se pueda enderezar.”      

 

Toma IV

 

Stunts: En la parte del cine, México tendría presencia en 18 festivales: invitado de honor de la novena edición del Festival Paris Cinéma; homenaje al cine mexicano y la cultura mexicana en el Festival de Biarritz, y se incluiría en el Festival Internacional de Cine de Cannes.

Todos los martes del 2011, se proyectarían cintas mexicanas en el Cinéma Les Parnassiens.

En París, Toulouse, Rennes, Grenoble y Montepellier se organizaba para mayo Los indígenas de México, jornadas de cine etnográfico.

La retrospectiva de Arturo Ripstein sería en Nantes, del 22 al 29 de noviembre; y luego se trasladaría a Bobigny, del 1 al 10 de diciembre.

Hasta el cierre de esta edición, así quedó el primer corte de la cinta.

 

Sonido externo

 

En twitter el actor y director de cine Diego Luna escribió:

“No apoyo la postura de Sarkozy, su discurso es aberrante. Una vez más la cultura paga los platos rotos.”

Por la misma vía, el mexicano Rafael Lozano-Hemmer, un artista electrónico que trabaja con ideas de la arquitectura, teatro tecnológico y performance y reconocido a nivel internacional, dice:

“El arte es el único instrumento político que no debe estar controlado por políticos.”  l

 

Comentarios