Un tsunami "retro" cargado de beatlemanía

miércoles, 27 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Con la primera visita musical del baterista Ringo Starr a nuestro país, acompañado de su conjunto de luminarias rocanrroleras The All Starr Band, la noche del 1° de noviembre en el Auditorio Nacional, un poderoso oleaje retro de la Beatlemanía empapará a las nuevas generaciones de fans mexicanos, como si los años sesentas nunca se hubieran marchado en el túnel del tiempo. Sí, bien conoces que mi nombre es Billy Shears, así me han llamado durante tantos años. Y hoy que apenas cumplí mis 70, ¡lo único que deseo es irme de reventón! (Canción de John Lennon para el album Ringo-I’m the Greatest) Antes, en el mes de octubre, el afamado director neoyorquino Martin Scorsese estrenará en salas cinematográficas del mundo entero su película dedicada al requintista del célebre cuarteto liverpuliano, fallecido en 2001, George Harrison. Living In The Material World. Estoy viviendo en el mundo material, viviendo en el mundo material. No puedo decir sé por qué estoy aquí, pero espero saberlo más claramente después de estar viviendo en el mundo material… (1973, tema del álbum epónimo de George Harrison) Y para finales de septiembre, saldrá un libro en Abrams Books con igual título para apoyar la cinta documental de Scorsese, escrito por la viuda mexicana de George, Olivia Trinidad Arias, un archivo personal de fotos, cartas, diarios y souvenirs que revelan los tesoros de su existencia “desde su terquedad infantil en Liverpool, durante los años impactantes de la Beatlemanía y los días de su independencia de quijote en bonhomía” (http://www.georgeharrison.com/#/news/archive/201107/george-harrison-documentary-and-book-announced). Olivia Harrison anota: “La intuición de Marty (Martin) Scorsese por George se hizo evidente desde el primer momento que nos sentamos a discutir este proyecto fílmico. Sintió lo que era George: su música, sus fuertes convicciones, su arte, su sitio en la historia de Los Beatles y su extraordinaria vida posterior. Marty ha descubierto aquello y aún mucho más.” Aquí vine a conocer a todos en el mundo material, a John y a Paul aquí, en el mundo material. Aunque el conjunto comenzó bastante pobretón, en una gira nuestro grupo conocería al Ricachón… (Juego de significados que hace George en esta canción “Vivivendo en el mundo material” con el verdadero nombre de pila de Ringo Starr, Richard o Ricardo, que cariñosamente se usa también adjetivado, como ritchie o Ricachón.) Scorsese comenta: “Como muchos millones de personas, yo primero conocí a George por medio de su música, que era cual banda sonora de nuestro mundo. La música de Los Beatles, aquellos solos de guitarra hermosamente quebrando y las canciones inolvidables de George como I Me Mine o If I Needed Someone, y las imágenes de revistas y portadas de álbumes, las apariciones televisivas, los cortos noticiosos, los filmes de Richard Lester; y todavía había un mundo después de Los Beatles cuando George y su música se abrieron para florecer.” La película Living in the Material World incluye entrevistas con Eric Clapton, George Martin, Paul McCartney, Ringo Starr, Yoko Ono, Eric Idle, Phil Spector, Tom Petty, Terry Gilliam y el piloto de autos británico F1 Jackie Stewart (Faster), “quienes refieren con franqueza acerca de los múltiples talentos que tenía George Harrison y sus contradicciones”, asegura Scorsese: “Nunca olvidaré la primera vez que escuché el álbum triple de la primera aventura solista de George All Things Must Pass (1970), aquel sentimiento me apabulló como si me llenase por doquier con esa música gloriosa. Era como caminar dentro de una catedral. George hacía música para despertar la conciencia, cualquier gente podía escucharla y sentirla, por eso creo que pasó a formar una parte muy especial en nuestras vidas. “Así que cuando me brindaron la oportunidad de realizar este documental, inmediatamente le entré de un salto. Pasar los ratos con Olivia, entrevistando a amigos bastante cercanos de George; revisar todo el material de las filmaciones que contenía rollos jamás vistos y oyendo aquella música absolutamente magnífica, es una experiencia de felicidad que siempre llevaré en mí como un rico tesoro.” En diciembre del año pasado, Paul McCartney sugirió a la prensa británica que para conmemorar el último concierto que ofrecieran Los Beatles en el Hollywood Bowl de California, para el mes de agosto del año 2011 ahí mismo en esa concha acústica, el Cuarteto de Liverpool “tocaría en vivo nuevamente” con él y Ringo, a la par de los fallecidos John y George en pantallas virtuales, amén de los hijos músicos Julian y Sean Lennon, Zach Starkey y Dale Harrison. Por supuesto, era un rumor publicitario para calentar las ventas de una nueva emisión del viejo LP The Beatles Live at the Holywood Bowl que acaba de ser editado con el título en inglés de Barras y estrellas. Ringo Starr inició el año armando por enésima ocasión su grupo de estrellas The All Starr Band (con Gary Wright de Spooky Tooth y Edgar Winter) pero aprovechó para agarrarla contra Paul: “Siempre lo he invitado para que me acompañe a mis giras de conciertos e invariablemente se justifica diciendo que no puede tocar conmigo porque está ocupado, parece que con sus actitudes se asume como si fuera el único sobreviviente vivo de Los Beatles… En realidad ellos tres fueron muy afortunados en pedirme que me uniera a su banda, pues cuando apenas se conocían yo ya era famoso como baterista de Rory & The Hurracaines, vivía de la música y tenía mi propio automóvil. No sé porqué la reina sólo le ha dado a Paul el título de Sir teniendo yo los mismos méritos como artista…” El baterista Bill Wayman de Los Rolling Stones declaró hace poco que la música de Los Beatles jamás le impresionó, pues su formación había sido el jazz y el blues, pero que en todo caso quien le simpatizaba era Ringo Starr y su arte. Cuando la semana pasada Paul nuevamente soltó el rumor de que él y Ringo podrían tocar (con los otros Beatles “virtuales”) en la ceremonia de olímpica de inauguración Londres 2012, Ringo se apresuró a desmentirlo: “Yo estaré de gira con mi All Starr Band.” Ciertamente, Ringo posee un viejo romance con México. Su primer papel fílmico fue de campesino mexicano en la cinta Candy, su canción “Las Brisas” lleva mariachi y se refiere a una playa acapulqueña; pero además, fue durante la filmación de Caveman en México DF, Durango y Zacatecas que él y la actriz Barbara Bach se enamoraron, a comienzos de 1980. Humberto Gurza, uno de los hermanos dueños de la fauna salvaje que solía deambular por el backlot de los Estudios Churubusco, declaró el 7 de agosto de 1993 a este reportero en la entrevista para el semanario Proceso: “Con Ringo Starr nos peleamos cuando vino a filmar El cavernícola, quería tirar árboles del back-lot porque le estorbaban en cámaras.” El film George Harrison. Living in the Material World fue producido por Scorsese (vía su productora Sikelia), Olivia Harrison y la firma de ella Grove Street Pictures, más Nigel Sinclair a través de la empresa documental exclusiva Spitfire Pictures. Margaret Bade fungió como productora ejecutiva y la cinta fue editada por David Tedeschi (http://beatlemaniamexicooficial.blogspot.com/search/label/Ringo%20Starr).