Formal prisión a productor de Survivor

miércoles, 15 de febrero de 2012
CANCÚN, Q. Roo (apro).- La juez segundo penal, Genny Cajún Alonso, dictó esta mañana auto de formal prisión al productor de televisión Bruce Beresford-Redman, por su presunta responsabilidad en el homicidio de su esposa Mónica Ferreira Burgos, ocurrido aquí en abril de 2010. Al vencer hoy el plazo para determinar la situación legal del estadunidense, quien fue extraditado la semana pasada para responder por la muerte de su pareja, el secretario de acuerdos notificó a las 9:19 horas al productor de series de televisión Survivor y Pimp my Ride, el auto de formal prisión. Beresford, quien se desvaneció al escuchar la resolución judicial, será enjuiciado por el delito de homicidio calificado, por el que no alcanza el derecho a salir bajo fianza, de modo que deberá permanecer en prisión durante todo el proceso. Su defensa, que encabeza el abogado Jaime Cancino, anunció que apelará la resolución ante una instancia federal, para lo cual dispone de un plazo de 48 horas. Además, solicitará a la juez copias del expediente para saber en qué criterio se basó para dictar la formal prisión pues, sostuvo, la fiscalía no presentó las evidencias suficientes para acreditar la responsabilidad del inculpado. Comentó que el productor estadunidense quedó “devastado” por la resolución y “se desvaneció al conocer la noticia”. Por su parte, el director de Control de Procesos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Ludwig Vivas Arjona, quien funge como fiscal del caso, señaló que por ahora ya se dictó la formal prisión a Beresford-Redman por el delito de homicidio calificado, pero continuará el periodo de desahogo de pruebas. Mónica Burgos, de origen brasileño, fue asesinada en abril de 2010 y su cuerpo localizado dentro de una fosa séptica del lujoso hotel Moon Palace, de la Riviera Maya, donde la pareja estaba de vacaciones en compañía de sus pequeños hijos. Beresford-Redman reportó la desaparición de su esposa ante las autoridades, empero los rasguños y golpes que lucía en la cara y en otras partes visibles del cuerpo, así como las declaraciones de empleados y huéspedes del hotel, quienes aseguraron haber escuchado gritos en la habitación que ocupaba el matrimonio, lo convirtieron en el principal sospechoso del homicidio. Aunque la PGJE, que entonces estaba a cargo de Francisco Alor Quesada, retuvo de manera cautelar el pasaporte al estadunidense y le ordenó no salir del país en tanto continuaban las pesquisas, éste huyó a Estados Unidos y días después apareció públicamente en su rancho de Palo Verde, en California. El gobierno mexicano solicitó su extradición y, aunque el productor inició un procedimiento legal para evitar su entrega, el fallo de la Corte le resultó dos veces adverso, por lo que anunció que vendría a Cancún para afrontar las acusaciones por el asesinato de su esposa. El Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos entregó a Beresford-Redman a las autoridades mexicanas la noche del miércoles 7 en la capital del país, y fue el productor fue ingresado la madrugada del jueves a la cárcel de Cancún, Quintana Roo.

Comentarios