Arte: "www.vipartfair.com"

lunes, 6 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Emplazada en la web, inaugurada –como todas las ferias– con un exclusivo preview que se llevó a cabo el jueves 2 y accesible en línea hasta el próximo miércoles 8, la segunda edición de la feria virtual Viewing in Private (Ver en Privado) es tan interesante como lamentable. Resumen perfecto de la profunda deshumanización, el cerebral mercantilismo y la audaz mercadotecnia que caracteriza a los consumos y experiencias artísticas en el mainstream, la feria VIP 2.0 es un producto accesible que permite ubicar tendencias, significados y mecanismos del poder artístico. Diseñada como una plataforma de vinculación entre vendedores y compradores, la feria, además de exponer obras y vistas de las galerías, sobresale por la información que brinda con relación al acto de comprar y coleccionar. A través de imágenes, textos, recorridos virtuales y entrevistas a galeristas, asesores y coleccionistas, el espectador puede conocer el concepto de las piezas, algunos procedimientos de valuación, tendencias de compra y consejos para iniciar el coleccionismo. Integrada por 115 galerías de aproximadamente 30 países, entre las que destacan algunas tan relevantes como la suiza Gmurzynska, la londinense White Cube, la alemana Eigen+Art y las neoyorquinas Gagosian, Castelli, Zwirner y Marian Goodman, VIP 2.0 mantiene la organización ferial tradicional: galerías establecidas (Premier large, médium y small), galerías emergentes, proyectos especiales (Focus) y ediciones. Esta última sección especialmente atractiva ya que incorpora instancias museísticas como la Fundación Cartier para el arte contemporáneo de París, la Renaissance Society de Chicago y la Serpentine Gallery de Londres. Con un acceso gratuito para visitar la feria y realizar búsquedas de artistas y rangos de precios –sólo se requiere de un registro previo–, el evento tiene un costo de 50 dólares para los compradores que deseen establecer chats con los galeristas. En lo que respecta a las firmas, se cuenta con protagonistas como Damien Hirst, Luc Tuymans, Richard Prince, Yinka Shonibare, Vito Acconci, Chuck Close, Ghada Amer y Tara Donovan, entre otros. Con una evidente pluralidad de géneros entre los que destacan la pintura y la gráfica. Los precios llegan a rebasar el millón de dólares. Confrontante por la abierta obscenidad que identifica a la obra de arte como una simple mercancía e inversión eficaz que, sin necesidad de vivenciarse, se significa a través de la sofisticación del espectáculo, la www.vipartfair.com oscila entre la accesibilidad de la gratuidad y la exclusividad del club del arte del mainstream. Audaz como un instrumento de resonancia y reproducción de los valores del reducido grupo que constituye el centro de la globalidad artística, la feria ya anunció otras dos dedicadas a la gráfica y a la fotografía que se realizarán en abril y julio respectivamente. Pionera mexicana en la asistencia a ferias, la galería OMR participa, al igual que la Galería Labor, en la VIP 2.0.

Comentarios