El Teatro de la Crueldad y "Los Cenci"

martes, 3 de abril de 2012
MÉXICO D.F. (apro).- Aunque el propio Antonin Artaud (1896-1948) advertía en 1935 que Los Cenci todavía no constituía el denominado Teatro de la Crueldad, sí se puede leer como una aproximación a este concepto que ha ejercido una influencia determinante en el teatro contemporáneo en todo el mundo. Actualmente en el Teatro Orientación se presenta una versión de Los Cenci, bajo la dirección de José Luis Moreno, a partir de una traducción del francés al español de Raúl Falcó. Se trata de una propuesta que tiene entre sus principales atractivos la actuación de Sergio de Bustamante en el papel protagónico para recrear parte de un episodio histórico ocurrido en 1599: el parricidio en contra del conde Cenci, juicio sumario y ejecución pública de su esposa Lucrecia y de dos de sus hijos, Santiago y Beatriz. El punto central de la obra es la violación incestuosa que de forma constante el conde Cenci ejerce sobre su hija Beatriz, circunstancia que representa también una forma cruel de ejercer un poder que termina siendo víctima de sí mismo y de otro poder, que en este caso es la Iglesia católica y su deseo de apoderarse de los bienes de los Cenci. La conducta del conde Cenci, fuera de toda ley humana o divina, le permitió a Artaud en su momento cuestionar la visión burguesa de la familia en la Francia de la segunda mitad del siglo XIX, a partir de un texto dramático escrito por Percy Shelley en 1819 y del relato homónimo de Stendhal de 1834. Pero, más que en los personajes, Artaud pone énfasis en las fuerzas de la naturaleza encarnadas en estos seres que contradicen las leyes sociales y “naturales” para, como plantea en sus postulados sobre el Teatro de la Crueldad, afectar al espectador, contagiarlo como la peste y sacarlo del lugar de simple voyeur. José Luis Moreno nos ofrece una puesta preciosita, de gran belleza plástica, en la que incluso algunas escenas son congeladas a manera de cuadros, con el apoyo del excelente trabajo de iluminación a cargo de Philippe Amand. El tema del incesto es tratado con delicadeza poética, con un mayor énfasis en la reflexión en torno al poder, sin dejar de ser una obra de intensa crudeza discursiva, despiadada, cruel, donde la naturaleza de la misma se acuña en el poder corrupto de una familia que se despliega y alimenta en el ritual, casi cotidiano, del sadismo, el abuso sexual y la pérdida total del sentido de familia para, finalmente, optar por el asesinato como metáfora de salvación. En el elenco también participan Verónica Terán, Alejandro Reza, Fernando Carbonel, Juan Acosta, Sofía Solé, Javier Díaz, Heriberto Méndez, Stephan Brodziak, Eduardo Toledo y José Luis Moreno. La escenografía e iluminación están a cargo de Philippe Amand y el diseño de vestuario de Bertha Romero.

Comentarios