Fallece el roquero Lou Reed, líder de The Velvet Underground, a los 71 años

domingo, 27 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Falleció el cantante y compositor neoyorquino de 71 años Lou Reed, una de las figuras más veneradas del rock mundial gracias a su inolvidable pieza Take a walk on the wild side (Camina por el lado salvaje), grabada como solista luego de Heroína y Dulce Jane con su grupo Velvet Underground, y que fuera bandera de la comunidad gay en los años setentas. Apadrinado inicialmente por el artista plástico homosexual Andy Warhol, Reed invitaba a la banda en la citada rola acerca de “tomar un paseo” por los universos prohibidos de la droga, de la prostitución o del travestismo, sutilmente. Lou Reed fue uno de los primeros artistas en actuar para el público mexicano tras el fin de la prohibición al rock desde el Festival de Avándaro, por la productora Ocesa (Operadora de Centros del Espectáculo, S.A. de C.V.), siendo recibido con grandes manifestaciones de admiración en concierto. La noticia de su muerte comenzó a difundirse por las redes sociales hoy por la tarde y muchos fans empezaron a postear canciones en su honor por todo internet. Su esposa, la también reconocida artista Laurie Anderson, había informado a comienzos de año que Lou había se sometió a una operación de trasplante de hígado. En días pasados, fue tratado nuevamente, según informó el doctor Charles Miller de la Clínica de Cleveland en Ohio, y esa fue la causa de su muerte. Cierta vez, el músico y poeta declaró a la periodista Kristine McKenna: “Siempre he creído que hay un maravilloso número de cosas que puedes hacer con una canción de rock y siento que puedes escribir seriamente una rola de rock, sin perder el ritmo. Las cosas sobre las que yo he escrito no se considerarían gran cosa si salieran en una película o algún libro”. Para la reportera Emma G. Fitzsimmons del diario The New York Times, “el señor Reed jugó el deporte de los escuchas alienados, defendiendo el derecho de contradecirse a sí mismo durante entrevistas hostiles, para contradecir su imagen provocativa por medio de la dulce idealización o de los valores fuera de moda, con palabras y sonidos, o para presentar su intuición cual lógica contundente”. Grabaciones tempranas con aquella banda The Velvet Underground como Heroína o Dulce Jane de Moot The Hopple le aseguraron un público permanente. Fueron rolas que escribieron la pluma maestra de John Cale y el mismo Lou Reed, impactando de forma creciente las inteligencias del rock contracultural de la época. Grupos como Joy Division, the Talking Heads, Patti Smith, R.E.M., the Strokes y muchos más fueron sus herederos directos. Muchos de sus temas hablan sobre el amor sexual, la manipulación, las adicciones, la transfiguración espiritual y la beatitud hedonista, preservándose en los discos que Lou Reed grabó en su carrera solista. Entre ellos: Transformer (1973), Berlín (1973), New York (1992) o el que para muchos fue su major obra: Metal Machine Music (1975), que en cuatro lados del LP contenía una guitarra eléctrica sui generis sin batería ni cantos. En su momento se interpretó como un acertijo para sus oyentes, o una mala broma. Lou Reed escribió en las notas del álbum: “Nadie que yo conozca ha escuchado este disco completamente de principio a fin, ni siquiera yo mismo”. Posteriormente, declararía: “Hay un modo infinito de escuchar ese álbum, yo fui serio al crear aquello. Y también, andaba bastante pacheco.” El doctor Miller, director del hospital donde le hicieron su trasplante de hígado, dijo que Lou Reed murió pacíficamente, rodeado de sus seres queridos: “Hicimos todo lo que pudimos para salvarle la vida. Realmente deseaba regresar a su casa en Nueva York.” Sobrio desde 1980, Reed practicaba tai chi y se mantuvo fiel a la existencia hasta el final, practicando ese arte chino unas horas antes de morir.

Comentarios