Iron Man 3

martes, 21 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F.(apro).- Para muchos, esta entrega de Iron Man resultó algo decepcionante, y en parte es porque esperaban a un villano que estuviera a la altura del héroe y en su lugar nos encontramos con dos: por un lado un villano pelele, y por otro uno poco carismático y hasta aburrido. Iron Man 3 (Iron Man, EU-2013), dirigida por Shane Black, no posee el encanto de la primera, pero en una buena película que aporta un enfoque interesante sobre la desesperanza, utilizando como eje argumental el efecto de la guerra sobre los guerreros en la eterna batalla del bien contra el mal. Joseph Campbell decía que en la antigüedad los guerreros que regresaban a su aldea después de combate eran sometidos a un ritual cuya principal misión era hacerlos volver. “Volver" en un sentido simbólico: Luego de una batalla, la mente necesita entender que ya no se encuentra en una situación de guerra; que ha vuelto a su comunidad, que el peligro ha pasado y que por lo tanto debe prepararse para otro tipo de labores. Las películas sobre la guerra de Vietnam, y recientemente la cinta Hurt Locker de Kathryn Bigelow, están llenas de combatientes que regresan a casa con graves secuelas psíquicas... Iron Man no es la excepción. Luego de su batalla al lado de los Vengadores en la que lucharon contra extraterrestres, Tony Stark (Robert Downey Jr.) padece de severos ataques de ansiedad: siente que el peligro está presente en todo momento, ya no puede dormir, y cuando lo hace revive su cruenta batalla. Su condición afecta a las personas que lo rodean comenzando por su novia Pepper Potts (Gwyneth Paltrow), y de alguna manera a toda una sociedad que parece depender de él. Las cosas empeoran cuando un terrorista conocido como El mandarín (Ben Kingsley) pone en jaque al gobierno de Estados Unidos con una par de sangrientos atentados y un resentido sujeto del pasado de Stark se hace presente en su vida (Guy Pearce). Cuando una situación determinada des deja indefensos y en una situación desesperanzadora, ¿qué estamos dispuestos a hacer? Por su naturaleza épica, las opciones en Iron Man resultan, en su mayoría, catastróficas, sin embargo, nos muestra un dejo de esperanza que restablece el equilibrio de nuestro mundo. El discurso es bueno, pero pierde fuerza debido a que la trama es un poco dispersa: demasiados personajes con mucho qué decir, que no alcanzan a establecer una línea argumental sólida. En fin, Iron Man 3 entretiene y es mucho más disfrutable que la anterior.

Comentarios