Rememoran al Villa agrarista en su 90 aniversario luctuoso

miércoles, 31 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Para la historiadora Guadalupe Villa Guerrero a diferencia de Emiliano Zapata, a quien se atribuye el ideario de lucha por la tierra, Francisco Villa es el héroe menos conocido en el terreno ideológico y político. Y sin embargo su ideología puede conocerse por las acciones que emprendió cuando estuvo en el poder. Investigadora del Instituto José María Luis Mora y nieta del general Villa, la también autora del libro Élites y revolución en Durango, recordó por ejemplo cuando el llamado caudillo del norte fue gobernador del estado de Chihuahua y su posterior retiro a la Hacienda del Canutillo, previo a su asesinato. En ambos llevó a cabo acciones en favor del reparto agrario, promovió la educación y buscó reparar los daños causados por el régimen del dictador Porfirio Díaz. Si bien no se apoyó en ningún programa político, conoció las condiciones agrarias del norte del país y creó una ley de reforma agraria y de protección al patrimonio familiar para esa entidad, a fin de subsanar las injusticias del periodo porfirista: “Las políticas de Villa aplicadas en Chihuahua durante su gubernatura revelan a un hombre comprometido con las causas sociales y son muestra clara de su ideología, en la que queda de manifiesto su deseo de redistribuir la propiedad. Para los norteños, la solución radicaba en el fraccionamiento de los grandes latifundios y la creación de pequeñas propiedades con extensión suficiente para soportar una buena explotación agrícola.” Asimismo, recordó que cuando se retiró voluntariamente a la Hacienda de Canutillo, donde vivió los últimos años antes de su asesinato en 1923, creó una escuela a la cual llamó Felipe Ángeles pues consideraba que para mejorar a México hacían falta trabajo y estudio y “cuando estuvo en sus manos ayudó a que los jóvenes fueran a la escuela”. Villa Guerrero cerró el ciclo de conferencias La revolución que vino del norte, con el cual la Secretaría de Cultura del gobierno de la Ciudad de México conmemoró el 90 aniversario luctuoso del caudillo, durante los meses de junio y julio en el Museo de Nacional de la Revolución (MNR), ubicado en el Monumento a la Revolución, en la colonia Tabacalera. En información proporcionada por la propia Secretaría se resume la participación de la especialista, titulada “El otro Villa”, quien estuvo acompañada por Edgar Rojano García, director del MNR. Durante su conferencia la nieta de Villa mostró imágenes poco conocidas del héroe revolucionario para “describir a ese Villa de carne y hueso que se olvida en la historia oficial”, y abordó los aspectos humanos del general, como que fue bandido, albañil, minero y comerciante antes de incorporarse a la Revolución en 1910. Aunque, agregó, varios de esos aspectos han contribuido a crear una leyenda que cubre sus triunfos revolucionarios. Habló también de su fascinación por los avances tecnológicos que lo llevaron a invertir en tecnología agrícola, de su gusto por jugar pelota vasca, llamada en el norte de rebote, y del amor que profesó a sus numeroso hijos: “Se encargó de que en Canutillo asistieran a la escuela no sólo los niños de la hacienda, sino también de los alrededores. Los que venían de fuera se quedaban toda la semana y se les daba casa y comida, además de que en las noches había clases para adultos.” Durante sus últimos años, concluyó, Villa ya no era el bandolero de 1910, sino un hombre más maduro y conocedor del mundo. No tenía grandes aspiraciones políticas, tal vez sólo ser gobernador de Durango, deseaba una vida pacífica, pero “unas declaraciones suyas a favor de Adolfo de la Huerta provocaron su asesinato con la autoría intelectual de Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón”. Días antes de la conferencia, el gobierno capitalino rindió un homenaje al héroe, en una ceremonia en el Monumento a la Revolución, en el cual el especialista Rafael Hernández Ángeles, destacó la importancia de la Ley Agraria promulgada por él en 1915. Y subrayó que la historia de Villa “ha sido y sigue siendo controvertida y polémica, de leyendas negra y blanca, pero con un denominador común: describe los hechos de uno de los forjadores de la nación mexicana contemporánea”.

Comentarios