56 Muestra de la Cineteca: "El Gran Hotel Budapest"

sábado, 12 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El cineasta estadunidense Wes Anderson logró con su octavo largometraje, El Gran Hotel Budapest, literatura con imágenes. Los  personajes, los diálogos, la ironía, la Europa entreguerras, la música, la fotografía y el diseño de arte, reflejan una historia original y bien construida, con lógica y ritmo. Es una vertiginosa película de un robo, llena de dinamismo y comicidad; una perdurable historia de amistad, honor y promesas cumplidas. No en vano obtuvo el Gran Premio del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Berlín de este año. Anderson ha declarado que este filme parte de una mezcla de inspiraciones, incluyendo las comedias de la década de los treinta previas a la introducción del sonido, y las historias y memorias del escritor vienés Stefan Zweig, literato a quien ha llegado a apreciar en los últimos años. Cuenta que se le ocurrió realizar un tipo de película europea porque también influyó lo que leía cuando preparaba el guión, basado en una historia original de su amigo Hugo Guinness, como Eichmann in Jerusalem, de Hannah Arendt que, según él, “tenía muy poco qué ver con esto, pero contiene un análisis fascinante de cómo cada país en Europa respondió ante la invasión nazi, y de cómo todo el continente se fragmentó”, y Suite Française, de Irène Némirovsky. Son aventuras de Gustave H, un legendario conserje de un famoso hotel europeo, entre ambas guerras mundiales, y de Zero Moustafa, el botones que se convierte en su amigo de más confianza. Dentro de la historia suceden el robo y recuperación de una invaluable pintura del Renacimiento, una disputa furiosa por una enorme fortuna familiar, y el desarrollo más tierno de un amorío. Pero el mundo de El Gran Hotel Budapest, inventado por Anderson, es lo que encanta. Es fascinante imaginar vivir en el hotel más maravilloso del mundo y ser atendidos por alguien como el señor Gustave, o incluso ser alguien como Gustave. Luego hay un caótico misterio de un asesinato. Todo se complementa con el elenco: Ralph Fiennes, Tony Revolori, F. Murray Abraham, Mathieu Amalric, Adrien Brody, Willie Dafoe, Jeff Goldblum, Harvey Keitel, Jude Law, Bill Murray, Edward Norton, Saoirse Ronan y Jason Schwartzman, en fin. El Gran Hotel Budapest, además se ser parte de la 56 Muestra Internacional de Cine, 20th Century Fox lo estrena el próximo 25 de abril en todos los cines de México. El realizador nominado en tres ocasiones al Premio de la Academia, Anderson es uno de los directores más singulares y buscados en la industria actual. Es creador de un estilizado universo fílmico. Su filme Un reino bajo la luna, estrenado por Focus Features en mayo de 2012 ante grandes elogios de la crítica y del público, fue también seleccionado para exhibirse en la inauguración del Festival de Cine de Cannes. La película, que Anderson coescribió con Roman Coppola, recibió nominaciones al Premio de la Academia y al Premio del Writers Guild of America (Sindicato de Escritores) a Mejor Guión Original, además de haber recibido una nominación al Globo de Oro en la categoría de Mejor Película, Musical o Comedia. En el 2009, Anderson dirigió la película de animación en stop-motion El fantástico Sr. Zorro, basada en la novela infantil homónima de Roald Dahl. Con las voces de George Clooney, Meryl Streep y Bill Murray, la película obtuvo tanto nominaciones al Premio de la Academia como al BAFTA a Mejor Película Animada. Anderson (Houston, Texas, Estados Unidos, 1970) se presentó en la escena cinematográfica en 1996 con su ópera prima Bottle Rocket, protagonizada por Owen y Luke Wilson, viejos amigos de Anderson. Además de su trabajo en cine, ha dirigido comerciales para la campaña “Your Seamless World”, de AT&T, y “My Life, My Card”, de American Express. Anderson actualmente trabaja y vive en París.