Todo está perdido: Una cinta esperanzadora

martes, 8 de abril de 2014
MÉXICO, D.F.(apro).- De las cosas buenas que deja la entrega del Oscar, es la promoción de películas que pasarían desapercibidas si no hubieran sido nominadas a algo. Tal es el caso de la cinta dirigida por JC Chandor y estelarizada por Robert Redford, Todo está perdido (All Is Lost, EU-2013), nominada a Best Achievement in Sound Editing en la última edición de los premios mencionados. Gracias a esto, la película tuvo una segunda oportunidad en cartelera comercial. En medio de la secuela de Capitán América, Noé, 300: El nacimiento de un imperio y Divergente, entre otras, Todo está perdido fue un verdadero oasis para los amantes del cine: no hay diálogos, sólo un actor en medio del mar, luchando por sobrevivir. En esta era de los videojuegos y las películas de súper héroes, en donde la sobreestimulación visual se ha convertido en un cliché, y en donde los contenidos “hágalo usted mismo” que circulan por internet y la piratería amenazan a la industria, Todo está perdido resulta una luz de esperanza: la simpleza y la creatividad no se han perdido. Todavía existen artistas capaces de sorprendernos. En medio de una voracidad por los contenidos que se digieren fácilmente, Todo está perdido es una invitación para abrir nuestra mente a otras narrativas. Desgraciadamente, la segunda corrida duró poco. La gente no quiere ver una película sin diálogos. La cinta da cuenta de la acciones de un hombre, posiblemente adinerado, que lucha por sobrevivir en altamar luego de que su bote sufre una avería que amenaza con hundirlo. La temporada veraniega de blockbusters, donde las súper producciones intentarán arrasar con la taquilla aunque no lo merezcan, ya está aquí, en una semana veremos cómo nuestras opciones se reducen gracias a que la siguiente entrega del Hombre Araña o Maléfica (con Angelina Jolie) estarán ocupando hasta tres salas cada una. Y es entonces que la atención de los cinéfilos se dirigirá a los sistemas de video bajo demanda como Netflix o Cinépolis Klic (entre otros), o a algún que otro cineclub. Es una lastima la falta de curiosidad del público en general por cosas diferentes, pero esas son decisiones personales, lo importante es que las opciones están ahí, y mientras haya opciones el cine tiene esperanza de refrescarse y no morir en el tsunami de efectos visuales que nos aqueja, que si bien puede ser divertido, las películas de este tipo no pueden ni deben ser la únicas opciones que existan.

Comentarios