Se suicida el director de "Buscando a Sugar Man"

miércoles, 14 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Las reacciones mundiales tras el sorpresivo suicidio el martes 13 del joven cineasta sueco de 36 años Malik Bendjelloul, director de la cinta Buscando a Sugar Man, sobre la vida del cantautor Sixto Rodríguez que obtuvo el Óscar al mejor documental en 2013, no se hicieron esperar. Desde Cannes, donde participa como jurado en la edición número 67 del magno festival fílmico francés, el actor y cineasta mexicano Gael García Bernal expresó acerca del deceso de Bendjelloul: “Es muy impactante. Yo lo conocí brevemente el año pasado durante la ceremonia de los premios Oscar, y estoy bastante triste de que haya sucedido justamente de esa manera.” Si bien al principio la policía informó del fallecimiento sin darse a conocer las causas del deceso, sería el hermano mayor del cineasta Johar Benjelloul quien confirmó en Estocolmo a la agencia AP que se había tratado de suicidio, luego de que el cineasta padeciera depresiones. “La vida no es siempre sencilla. Enterarme del suicidio de mi hermano es lo peor que me ha pasado. No sé cómo superarlo, en verdad que no lo sé. Yo estuve con él prácticamente hasta el final”, dijo Johar Benjelloul, periodista radiofónico. Entrevistado en Chicago, el protagonista de Buscando a Sugar Man, Sixto Rodríguez, manifestó al reportero Sven Carlsson, del diario sueco Aftonbladet, en torno al hombre que cambió su vida: “Malik fue una persona sensible. Él era un artista joven e inspirado. Descansa en paz, Malik Bendjelloul”. De sangre mexicana, Rodríguez se enteró del suicidio durante una gira de conciertos por Estados Unidos: “Supimos simplemente que había muerto a través de las noticias. No estábamos al tanto de todos los detalles. Él era una persona sensible, una persona muy inteligente. Talentosa. Lo demostró con su primera película, Buscando a Sugar Man. Creo que se podría haber convertido en un nuevo Ingmar Bergman.” Bendjelloul conoció a Rodríguez por primera vez en 2008, cuando intentó convencerlo de participar en la película de Sugar Man. “Yo le pedí que él viniera a verme a Detroit en el verano, en julio. Fue por febrero que vino y filmaron durante el peor mes... Eso me hizo cambiar de opinión: ‘¡A estos suecos se les ocurre rodar en pleno invierno!’ Entonces me decidí a participar en la película”. Gracias al estreno del documental en 2012, el músico, quien actualmente tiene 71 años, conquistó un éxito universal sin precedente. “La película por supuesto que engrandeció a mis seguidores como nunca antes. Yo llevaba un año y medio de no conversar con Malik. No quiero que su muerte se convierta sólo en una pérdida. Tengo muy buenos recuerdos de él. Lo echaremos de menos. Vamos a hablar con la familia y expresarle nuestro amor”. –¿Va a tocar en su funeral? –Ahora mismo estamos de gira. Un servicio conmemorativo seguramente deberá honrarlo para ser lo más grande que podamos imaginar. Él tiene un montón de fans y ganó premios con la cinta. Malik Bendjelloul estaba trabajando en una segunda película sobre el activista sudafricano de los derechos de los animales Lawrence Anthony (1950-2012), pero la cinta se encontraba todavía en la fase de guión. “No existe material filmado”, aclaró Anna Serner, directora general del Instituto de Cine Sueco. Combatiente de los derechos de los animales, Lawrence Anthony salvó, entre otros, a ejemplares del zoológico de Bagdad después de la invasión estadunidense en 2003. Sin embargo, fue la historia de su relación con los elefantes en particular lo que llamó la atención de Malik Bendjelloul, según retrata el libro Elephant Whisperer. La cinta de Malik Bendjelloul sobre Lawrence Anthony había recibido fondos para su filmación del Instituto del Cine Sueco. –¿Qué sucederá con el proyecto ahora? –Es un asunto de la familia. Era totalmente la creación de Malik, así que no vamos a hacer nada con ella. No me puedo imaginar qué va a suceder, probablemente sea demasiado temprano en pensar en el proyecto en que se va a convertir. –¿Cree usted que habría sido una buena película? –No habríamos dado dinero si no lo hubiéramos creído así, supongo. Como su primera cinta fue un cañonazo, es evidente que tanto la presión y las expectativas habían sido muy grandes. Todos sabemos que es difícil hacer una segunda cinta luego de que logró el Oscar y el éxito con Sugar Man.

Comentarios