El centenario de Gabriel Vargas

martes, 10 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- En septiembre próximo, el Museo Nacional de Culturas Populares inaugurará una magna muestra en homenaje al caricaturista Gabriel Vargas (5 de febrero de 1915 - 25 de mayo de 2010), creador en 1948 de La Familia Burrón, y de quien la semana pasada se cumplió el centenario de su natalicio y cinco años de su muerte. Los festejos por el historietista nacido en Tulancingo, Hidalgo, comenzaron ya con la apertura de una exposición organizada por la Editorial Porrúa y el Sistema de Transporte Colectivo Metro en la estación Salto del Agua, en el túnel para transbordar entre las líneas 8 y 1. Plasmados en calcomanías de gran formato, los personajes fueron colocados también en las paredes de las estaciones Polanco, de la línea 7; Guerrero, línea 3; Chapultepec, San Lázaro y La Merced de línea 1. La exposición incluye algunos cartones de Vargas con sus famosos personajes. Además, hay un autorretrato en el cual Regino Burrón se mira al espejo mientras dibuja a Vargas. Estudioso y coleccionista del autor de los Burrón y Los Superlocos, el cronista y escritor Carlos Monsiváis relató en una entrevista con la escritora Margarita García Flores, en el semanario Proceso --publicado el 31 de mayo de 2010—que, pese a todas sus virtudes, no aceptaba en principio el personaje de Regino Burrón, “el peluquero que era la síntesis de la decencia, la bondad, la honestidad, el rigor”. En cambio, se lo ganó Borola. “Ahí empezó mi pasión”, dijo. “Es anecdótico que Borola sea mujer, como era anecdótico que Jilemón Metralla fuera hombre. Lo que realmente allí funcionaba era una suerte de espíritu de la picaresca que se combinaba con el genio verbal y una gran capacidad para inventar situaciones humorísticas.         “Del personaje de Borola me entusiasma su capacidad frustrada para la maldad, el robo, el desacuerdo, la pillería, etcétera. Es una atmósfera lo que nos da Vargas, los episodios nunca están completos, porque hay fallas, siempre las soluciones suelen ser muy abruptas, todo eso depende mucho del modo de producción, del modo de trabajo de Vargas. Lo que redime finalmente a la historieta es su capacidad de captación y difusión de atmósferas verbales, de situaciones donde realmente funciona el sentido del humor y la consignación, a mi gusto bastante perdurable, de todo un modo de comunicarse verbalmente y de entender el trato verbal como sentido del humor, de entender la relación de las palabras como posibilidad humorística. Poca gente se entusiasma con Borola…” Autor también de Virola y Pitola y Sherlock Holmes, Vargas fue investido con el grado Honoris Causa por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, a la cual deseaba legarle su biblioteca y archivo personal. Sin embargo, no fueron acogidos por la institución y finalmente, su viuda, la periodista Guadalupe Appendini, donó el acervo de seis mil volúmenes al Instituto de Investigaciones José María Luis Mora en mayo de 2011. Premio Nacional de Periodismo de México en Caricatura en 1983, obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Artes y Tradiciones Populares en 2003, la Medalla José Vasconcelos en 2004 y la Medalla Pedro María Anaya 2006 por parte del Poder Legislativo, entre otros reconocimientos. Durante la inauguración de la exposición en el Metro, Appendini anunció que el miércoles 11 de febrero se abrirá otra muestra en honor de Gabriel Vargas en la Librería Porrúa, ubicada en la calle República de Argentina 15, Centro Histórico. En el marco de la XXXVI Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, que se realizará del 18 de febrero al 2 de marzo, también se hará un homenaje con diversas actividades y conferencias. Gabriel Vargas ha penetrado de tal modo el gusto popular que en la pasada edición XXXV de la FIL de Minería, según cifras de su director Fernando Macotela, fue el autor más vendido en el campo de la literatura mexicana con 400 ejemplares. El Conaculta adelantó en un comunicado que la exposición de septiembre mostrará 50 portadas originales de La familia Burrón, que alcanzó las mil publicaciones. Las piezas serán prestadas por Editorial Porrúa, además de 50 objetos personales del historietista pertenecientes a su viuda. La exposición incluirá el famoso dibujo realizado por Vargas a la edad de 12 años en tinta china titulado Día de tráfico, en el cual no sólo muestra el caos en la Ciudad de México, sino que da cuenta de su calidad de dibujante con dos mil personajes. Con él ganó un concurso de dibujo organizado en 1927.

Comentarios