'Fuimos educados para creer que la violencia no es nuestra”: Nélida Piñón

lunes, 28 de noviembre de 2016
GUADALAJARA, Jal. (apro).- “Brasil sigue siendo un enigma para mí, pero es un país que amo (…) amable, pero a la vez violento (…) fuimos educados para creer que la violencia no es nuestra, es de otros”, fueron las palabras con las que la novelista Nélida Piñón abrió la conferencia ¿Qué rayos es América Latina?, parte del programa de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara 2016. Cuatro de las plumas latinoamericanas más premiadas del continente se dieron cita para compartir su visión actual sobre la literatura en América Latina y cómo las situaciones de cada país se ven relacionadas con el quehacer de los escritores. Laura Restrepo, Nélida Piñón, Alonso Cueto y Alberto Barrera Tyszka intercambiaron puntos de vista durante poco menos de dos horas en lo que fue el segundo día de actividades de la FIL. En esta ocasión, el encargado de moderar los tiempos correspondientes a cada escritor corrió a cargo del embajador de México en Nicaragua, Miguel Díaz Reynoso, quien citó a Gabriel García Márquez y narró algunos pasajes literarios de los autores presentes. Barrera Tyszka, venezolano autor de la biografía Hugo Chávez. Sin uniforme. Una historia personal (2006), habló de lo inevitable que es para los escritores incluir las historias de su país en la literatura, factores como el petróleo. Ante la pregunta “¿cómo influye la situación de tu país en tu obra literaria?”, realizada por Díaz Reynoso a Laura Restrepo, ésta respondió: “Es algo mágico y a la vez terrible (…), estamos escribiendo no solamente del desastre (…) sino que estamos escribiendo desde la cotidianidad, algo muy extraño”. La escritora colombiana tocó temas muy sensibles, como la violencia a la que estuvo sujeto su país cuando el capo Pablo Escobar estuvo al frente del trasiego de drogas en Colombia. Al respecto dijo: “La base de cualquier cultura,  la premisa elemental, es que la vida es mejor que la muerte, (…) La muerte permitía vivir mejor que la vida, fue la lección de Pablo Escobar”. El escritor peruano Alonso Cueto, quien apenas ayer estuvo presente en la mesa homenaje a Mario Vargas Llosa, habló sobre el imperio incaico y el imperio colonial y cómo de esta mezcla surgió la percepción peruana del mundo. El gran ausente de la conferencia fue Leonardo Padura. En su nombre, Díaz Reynoso leyó un pasaje del libro del autor cubano, titulado Crecer a golpes: Crónicas y ensayos de América Latina a 40 años de Pinochet: “La identidad de América Latina es un concepto a discusión, tanto por la cantidad de aristas que admite como por su mutación (…), fenómenos como la migración, los conflictos sociales, las crisis políticas y económicas, la delincuencia organizada y un largo etcétera”, fue la presentación que se hizo de la conferencia. En el segundo día de actividades de la FIL Guadalajara 2016, el gran participante fue el invitado de honor de este año América Latina, ya que todo giró en torno al panorama literario que enfrenta esta región del continente. FIL concluirá con un concierto de la rapera chilena Ana Tijoux.

Comentarios