Reúnen en un libro las cartas entre García Icazbalceta y Harrisse

sábado, 17 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el número 143 de la revista Biblioteca de México, dedicado al historiador decimonónico Joaquín García Icazbalceta (1825-1894), se publica el ensayo “García Icazbalceta y Henry Harrisse. Dos cartas sobre bibliografía e historia”, cuya traducción y notas fueron realizadas por Rodrigo Martínez Baracs y Emma Rivas Mata. Ambos son investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y se han dedicado hace tiempo, cada uno por su cuenta, a investigar la vida y obra de García Icazbalceta. En la nota preliminar del ensayo citado relatan que en 1865, el bibliógrafo neoyorquino de origen francés Henry Harrisse (1829-1910) trabajaba en la creación de una bibliografía crítica de libros relacionados con América, publicada a fines de 1866 con el título Bibliotheca Americana Vetustissima. Harrisse no tenía suficiente información sobre los libros impresos en México --siguen los investigadores--, por lo que su amigo Carl Hermann Berendt le sugirió entablar contacto con el bibliógrafo e historiador mexicano, quien más sabía sobre México en el siglo XVI: “Muy pronto Harrisse le escribió a García Icazbalceta y le pidió información sobre varios temas bibliográficos mexicanos y se entabló una relación epistolar particularmente rica que nos permite meternos a las bibliotecas de estos dos bibliógrafos excepcionales y verlos trabajar. Tuvimos la suerte de tener acceso a esta correspondencia, escrita en francés por ambos corresponsables, conservada en la Colección Ignacio Bernal de la Biblioteca Cervantina del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, y realizamos una edición bilingüe anotada que se publicará dentro de poco.” El libro anunciado entonces salió a la luz con el título Entre sabios. Joaquín García Icazbalceta y Henry Harrisse. Epistolario, 1865-1878, presentado el último día de noviembre pasado en la Dirección de Estudios Históricos del INAH, como parte de las actividades del Coloquio “Presencia de Joaquín García Icazbalceta”. Durante el acto, según información del INAH, el historiador Martínez Baracs destacó que el epistolario incluye 47 documentos y permite aprender sobre libros y la forma de trabajar de ambos investigadores: “Las cartas nos permitieron meternos hasta su taller.” Reveló asimismo que existen más de 6 mil cartas que el historiador del siglo XIX mantuvo a lo largo de su vida con 400 corresponsables de 23 países. Acotó también que las cartas con Harrisse están escritas en francés y se hizo una edición bilingüe con una traducción al español, con un lenguaje similar al que ambos hombres usaban en el siglo XIX. Se incluyen más de mil anotaciones a pie de página. Al no poder asistir a la presentación, la investigadora Ascensión Hernández de León Portilla envió un texto donde pone en relieve el trabajo de los autores del libro, pues hacen una biografía en las primeras páginas “con datos de su niñez, su exilio en Cádiz, su regreso a México y su carrera consagrada a la historia, en especial del siglo XVI”. En su opinión, los dos investigadores del XIX fueron “los más grandes bibliógrafos americanistas”, junto con el español Manuel Ramón Zarco, con quien también tuvo correspondencia. García Icazbalceta --afirma-- guió a Harrisse por los nuevos caminos de los impresos mexicanos y lo puso al día en historia de México: “Dudo que el autor franco-estadunidense hubiese logrado escribir su obra magna sin las artes que le escribió García Icazbalceta.” El historiador Miguel Soto también participó en la presentación para ubicar a los protagonistas de ese intercambio epistolar y ubicarlos en su dimensión humana, con lo que también dejó en claro que el libro no es sólo para investigadores y especialistas, sino abierto a quienes deseen interesarse en la vida de los dos eruditos: “Aquí se plasman los dramas y las ansiedades de estos hombres en su quehacer cotidiano.” Emma Rivas Mata y Edgar Gutiérrez López son coautores de Cartas de las Haciendas, que reúne 333 cartas escritas por Joaquín García Icazbalceta a su hijo Luis, entre 1877 y 1894.