"El Conjuro 2", ¿caso verídico?

viernes, 17 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El conjuro 2 (The Conjuring 2, EU-2016) es una cinta sumamente disfrutable y efectiva. Es mucho mejor que Anabel, pero no tan contundente como El conjuro. En ese sentido, James Wan no nos decepciona. La película está inspirada en un caso “verídico” de posesión por una entidad sobrenatural; determinar si en la realidad hubo o no posesión es otra cosa, pero está basado en uno de los tantos casos que el matrimonio de Ed y Lorraine Warren investigó. La película gira en torno a una familia inglesa, los Hodgson, cuya hija Janet (Madison Wolfe) es poseída por el espíritu de un tal Bill Wilkins (Bob Adrian). Las autoridades locales contactan a Ed (Patrick Wilson) y a Lorraine (Vera Farmiga) para que investiguen el caso y determinen si es falso o existe algo de verdad, y si así fuera, deberán detener a esta entidad maligna. Por cierto, cuando comienza la cinta, los Warren se encuentran investigando otro caso, el de Amityville, en donde un joven mató a toda su familia mientras dormía, diciendo que había escuchado voces que le decían que lo hiciera. La dinámica de los protagonistas con la casa y con los afectados nos recuerda mucho a la primera película, de tal manera que si bien los trucos de Wan para asustarnos funcionan --la dirección de arte es magnífica, así como las actuaciones de Wilson y Farmiga--, no tienen el mismo impacto que la primera cinta. Wan ha conseguido crear todo un universo en torno a los Warren, quienes al parecer tienen un amplio archivo con sus casos, de los cuales podrían salir unas películas más. Habilidad de Wan, además de asustarnos, es aquella para hacernos entrar en sus convenciones sin mucho esfuerzo. Al final, uno termina creyendo que los sucesos paranormales de sus cintas podrían ocurrir. Para quienes no lo sepan, los Warren de la película sí existieron y la verdadera Lorraine aún vive; ella y su marido fundaron una asociación de investigación de lo paranormal. El Conjuro 2 debe ser vista por todo amante del cine de terror.

Comentarios