Se expondrá en Canadá la muestra 'Tamayo: un solitario modernista mexicano”

jueves, 23 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Obra representativa del artista oaxaqueño Rufino Tamayo (1899-1991), entre pintura y litografía, se expondrá en Canadá a partir de este viernes “Tamayo: un solitario modernista mexicano” (Tamayo: A solitary mexican modernist), como parte de las actividades por su 25 aniversario luctuoso. La muestra estará en la National Gallery de la ciudad de Ottawa y representa obra de la trayectoria del artista producida entre 1930 a la década de los ochenta, de acuerdo con la Secretaría de Cultura, y será inaugurada en el marco de la Cumbre de Líderes de Norteamérica. Según Marisol Argüelles, curadora de la muestra, ésta se divide en tres núcleos: vanguardias, color y figura, y se conforma por 18 piezas provenientes del Museo Tamayo, Museo de Arte Moderno (MAM), una del Museo Nacional de Arte (Los fumadores, 1931), una serie de 12 litografías provenientes de la Fundación Olga y Rufino Tamayo, y la acuarela Dos tehuanas, hecha sobre papel Japón, que forma parte de la colección de la Galería Nacional canadiense. “No me atrevería a decir que hay una pieza más importante que otra pero, por ejemplo, en la parte dedicada al color tenemos dos piezas muy representativas provenientes del Museo Tamayo. Una es la de las famosas Sandías, donde es interesante cómo el color se convierte en la materia de la obra… “Después está La gran galaxia (1978), que pertenece a un momento en el que Tamayo empieza a pintar el cosmos, probablemente por efecto de la era espacial y porque después de la Guerra Mundial se sintió interesado en tocar temas relacionados con el hombre y el infinito”, explicó la curadora. La exposición cierra con dos piezas: el conjunto de litografías de Tamayo llamados Ídolos antiguos de México (1976) y Hombre a la fuerza de los años ochenta, en la que se conjuntan los grandes formatos, el uso del color de una manera expresiva y la representación de la figura humana, alejándose del naturalismo. Y es que a decir de Argüelles, “Tamayo fue un parteaguas en la historia, porque representa el otro lado de la balanza de estos artistas extraordinarios que fijaron un programa nacionalista muy estricto y poco flexible, mientras que él trató de salir de esa especie de prisión y ser un artista más universal”. La curadora e historiadora del arte también comentó que la muestra no es una biografía del artista, sino una representación de momentos clave de su carrera y sus búsquedas estéticas. Tamayo: A Solitary Mexican Modernist (Tamayo: un solitario modernista mexicano) estará en la Galería Nacional de Ottawa, Canadá, hasta el 10 de octubre.

Comentarios