"La era de hielo": bellas imágenes pero... predecible y repetitiva

viernes, 1 de julio de 2016
MONTERREY, NL (apro).- "La era de hielo: choque de mundos" (Ice age: collision course) regresa con nuevos personajes, en un intento desesperado por salvar una franquicia que ya está cansada. La principal aportación la hace la ardilla Scrat. Esta vez, en su prolongadísima desventura, sube a una nave espacial que lo lleva al espacio. No puede alcanzar la anhelada bellota, pero sí provocar una serie de sucesos interplanetarios que amenazan con destruir el mundo, como fue conocido por los animales que lo habitaron en la pasada glaciación. El bicho en la nave vive su propia odisea, paralela al cataclismo que se anticipa en tierra, donde espera el fin inevitable la manada liderada por el mamut Manny, seguido por su compañera Ellie, el dientes de sable Diego, el perezoso Sid, la comadreja Buck y la fauna con la que se mantienen asociados. Esta quinta aventura contiene las más bellas imágenes de la serie, aportadas por Blue Sky, el departamento de animación de la Fox. Sin embargo, temáticamente es la más anémica. Predecible y repetitiva, tiene una línea de acción poco interesante y con algunas ramificaciones que pueden resultar incomprensibles para los pequeños. Scrat, por accidente, enrumba un meteorito gigante sobre el planeta. Abajo, los animales deben pensar cómo evitar que la enorme masa les caiga encima y provoque la extinción entera de la vida. Tradicionalmente Manny carga con el peso de la acción, pero por esta vez, en medio de personajes diluidos, parece que todos son secundarios. Los diálogos interminables están generados para llenar largos espacios. En una subtrama, el mastodonte alfa debe lidiar con el drama pequeño-burgués de la hija que se va a casar y ya le da más atención a su prometido que a papi. Los niños batallarán para entender los celos del papá con un yerno torpe y de buen corazón que se esmera por incorporarse a la familia. Sobresale, por carisma, Buck, que ya había brillado en la pasada entrega y que una vez más luce como el mejor de los personajes. Sin embargo, los demás son prescindibles y parece que participan para dar variedad a la oferta de cajitas felices que acompañarán la mercadotecnia. Con un nudo poco atractivo, la anécdota apuesta a incorporar personajes nuevos que generan algo de curiosidad. De esta manera, entra en escena una sexy perezosa, con voz de Jennifer Lopez, y un carnero místico que, pese a su colorido, no consiguen hacer aportes. En su inicio, la franquicia generó expectativas, emoción y mucho entretenimiento, debido a la improbable amistad que habían establecido un mamut, un dientes de sable y un perezoso, que vencieron sus diferencias para convertirse en una pandilla inseparable. Ya no queda nada de la magia original de hace 15 años. Los personajes se derritieron junto con el hielo de la época y se desvanecieron sin gloria.

Comentarios