Murió el director teatral José Luis Ibáñez

martes, 4 de agosto de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- José Luis Ibáñez, el destacado director de teatro y cine, guionista y traductor nacido en Orizaba, Veracruz, el 18 de febrero de 1933, murió este martes tras permanecer varios días enfermo, según personas allegadas al también célebre catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Las causas del deceso no se han dado a conocer. En un obituario publicado en redes sociales, la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM lamentó “profundamente el fallecimiento de Mtro. José Luis Ibáñez, muy querido profesor del Colegio de Literatura y Teatro, Decano del Teatro Universitario, Director Teatral, Director de Cine, Miembro Fundador del Grupo ‘Poesía en Voz Alta’, acaecido el 4 de agosto de 2020. Nos unimos a la pena que embarga a sus familiares y amigos”. La primera actriz Julieta Egurrola expresó a Apro: “Lo recuerdo con mucho cariño, pues él dirigió la primera obra que yo hice saliendo del CUT, ‘Los hijos de Kennedy’, Robert Patrick, de 1977. También fue la primera obra de Morris Gilbert con el mismo Gilbert actuando, Héctor Bonilla, Susana Alexander y Norma Lazareno, en el Teatro de la Unidad Independencia. Ya era conocido y a partir de entonces él ‘me arropó’, creo que era el último de los sobrevivientes de Poesía en Voz Alta. Un sabio viejo que se va: catedrático, especialista en el Barroco mexicano, hombre de versos.” Ximena Sánchez de la Cruz, gerente de elenco de la Compañía Nacional de Teatro, quien fuera su discípula y asistente como profesor universitario, manifestó a este medio: “Fue un maestro de maestros; asistir a una de sus clases era como ir a un gimnasio para mantenerse en forma.” José Luis González Ibáñez (su nombre completo) vivía en la Ciudad de México desde 1946, donde se dio a conocer su partida, esta mañana. En el 2000, José Luis Ibáñez tuvo la cátedra “Rosario Castellanos” en la Universidad Hebrea de Jerusalén, Israel; fue Premio Universidad Nacional en Creación Artística y Extensión de la Cultura (2001) y era miembro del Sistema Nacional de Creadores del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. También asesoró las publicaciones teatrales del Fondo de Cultura Económica. Profesor de tiempo completo en el Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, colaboró en las Cátedras Extraordinarias “Sor Juana Inés de la Cruz” y “Juan Ruiz de Alarcón” (que coordinó con la doctora Margarita Peña), y en la División de Educación Continua. Entrevistado para Escritores de cine mexicano sonoro, en octubre de 2001, señaló: “Mi incursión en el cine se debió a un Concurso de Cine Experimental convocado por el Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica; fue una magnífica oportunidad, una iniciativa muy noble, pues realizaron una promoción abierta a todos, incluso los actores no debían ser profesionales, aunque todos los que entonces actuaron en mí película después se establecieron en esta profesión. Yo entonces confundí mi apasionamiento por el cine con mi capacidad de hacerlo. En esta oportunidad, la cercanía con Carlos Fuentes, la amistad que teníamos, me permitió contar con una historia de él: ‘Las dos Elenas’, 1965. Era un momento en que la comunidad artística colaboraba mucho entre sí. Gabriel Figueroa muy generosamente colaboró en el proyecto y fotografió la película. Más tarde tuve otras dos oportunidades de realizar cine, una con un guion que yo adapté de una novela de Henry James, ‘Washington Square’; pero yo no soy escritor, no tengo esa capacidad ni la he ejercido. La otra fue porque me llamaron para dirigir una historia también de Fuentes, y adaptada por Juan Ibáñez (‘Las cautivas’, 1971). Eso es todo lo que he hecho en el cine, es decir, un experimento muy novedoso primero, y luego un gran riesgo profesional. Sin embargo, mi lugar estaba en el teatro, yo escogí no aprender más de cine, aunque la oportunidad estaba ahí. Decidí dedicarme al teatro.” En la biografía de ‘Red Teatral’ (redteatral.net) leemos que en 1954, Ibáñez fue alumno de la primera generación de la carrera de Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Participó como ayudante del director Alan Lewis en las obras ‘El gran dios Brown’ (1954) y ‘Enterrar a los muertos’ (1955). Colaboró con el grupo “Poesía en voz alta” (1956-1960) a cargo de la Dirección Cultural de la UNAM. A este grupo pertenecieron también Octavio Paz, Carlos Fuentes, Juan José Arreola, Elena Garro, Juan Soriano, Leonora Carrington y Antonio Alatorre, entre otros. La experiencia teatral de José Luis Ibáñez fue extensa y variada. Comenzó en 1955 con ‘Tartufo’, de Molière. Montó la obra poética de T. S. Eliot sobre el asesinato del arzobispo Tomás Becket en 1170, ‘Asesinato en la catedral (1957-1959); ‘Las criadas’ (1959), de Jean Genet; ‘Don Quijote de la Mancha’ (1967-1969), ‘El vestidor’ (1983), de Ronald Harwood; ‘El burlador de Sevilla’ (1987), de Tirso de Molina; ‘La verdad sospechosa’ (1989), del mexicano Juan Luis de Alarcón, y ‘El Divino Narciso’ (1998), de Sor Juana. Además, fue el realizador y traductor de una serie de comedias musicales norteamericanas producidas y estelarizadas por Silvia Pinal, ‘Julissa’ o Angélica María como ‘Pippin’ (1974), ‘Sugar’ (1975), ‘Anita la huerfanita’ (1979), ‘Un gran final’ (1982), ‘La jaula de las locas’ (1992), ‘¿Qué tal, Dolly?’ (1994-1996) y ‘Hermanos de sangre’ (1998). Hacia 1965, 1973 y 1989 fue nombrado Mejor Director del Año por las Asociaciones de Críticos Teatrales de México. Para 1965, José Luis Ibáñez debutó como director de cine gracias al Concurso de Cine Experimental, convocado por la Sección de Técnicos y Manuales del Sindicato de Cinematografía. La película se tituló ‘Amor, amor, amor / Las dos Elenas’ (1965) y el guion escrito por Carlos Fuentes, basándose en el cuento homónimo de su autoría. Ibáñez dirigió y adaptó la película ‘Victoria’ (1971) y realizó ‘Las cautivas’ (1972). También produjo programas para TV UNAM (1964-1967) y Televisa (‘Las suegras’, 1976). En el 2000 José Luis Ibáñez obtuvo la cátedra “Rosario Castellanos” en la Universidad Hebrea de Jerusalén, Israel. Premio Universidad Nacional en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura en 2001 y miembro del Sistema Nacional de Creadores del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Impartió clases en el Centro Universitario de Teatro (CUT) de la misma institución. En julio de 2002 efectuó ‘Darlo todo o no dar nada’, de Pedro Calderón de la Barca, producción a cargo de la Dirección de Teatro y Danza de la UNAM.

Comentarios