Jalisco: Decadencia futbolera

jueves, 5 de enero de 2006
* Otrora amos y señores del futbol nacional, los equipos jaliscienses se encuentran sumidos en la debacle México, D F, 4 de enero (apro)- En los últimos 35 años, lapso en el que se han disputado 46 torneos, los equipos de Jalisco han conseguido sólo tres campeonatos de liga en el futbol mexicano, lo que refleja su caída estrepitosa luego de que en el inicio del profesionalismo Guadalajara fue considerada la catedral del balompié nacional Hoy es apenas una pequeña capilla de pueblo pobre Baste decir que en los primeros 27 años de futbol profesional, de la temporada 1943-44 a la 1969-70 los equipos de Jalisco ganaron 10 campeonatos, más de la tercera parte de los que se disputaron en ese tiempo En total, Chivas ganó ocho títulos de liga, por uno del Atlas y otro del desaparecido Oro Pero no sólo eso: en esos primeros 27 años, los cuadros de Jalisco consiguieron 12 subcampeonatos (5 Chivas, 5 el Oro y dos el Atlas), lo que significa que en los primeros 27 años de futbol profesional los equipos jaliscienses ocuparon durante 22 torneos el primero o el segundo lugar de la liga Si vamos a la decena de oro del futbol tapatío, entre 1957-58 y 1964-65, de los diez títulos disputados, Chivas ganó siete y el Oro uno, para dejarle al resto de la República sólo dos campeonatos; pero, como dijera el poeta, eso fue ayer En los últimos 35 años, la decadencia del futbol de Jalisco es de tal gravedad que en el más representativo de sus equipos, el Guadalajara tiene dos torneos consecutivos sin ganar y en los últimos 20 años ha ganado sólo dos títulos: 1986-87, que fue el último que conquistó como club deportivo, y en el Verano 97, que ganó cuando lo manejaba un particular, Salvador Martínez Garza, a quien se lo habían rentado Desde que se inventaron los torneos cortos, en el Verano 1996 se han disputado 19 títulos y los equipos de Jalisco sólo ganaron el de Chivas en el Verano 97, a cambio de cuatro subcampeonatos: uno de Tecos, otro de Atlas y dos de Chivas Jalisco contó en sus primeros años con los campeonatos ganados por el Atlas en la temporada 1950-51, por lo cual el equipo rojinegro tiene 54 años sin ser campeón Luego vino la época dorada del "campeonísimo" Guadalajara, que consiguió ocho títulos: 1956-57, 58-59, 59-60, 60-61, 61-62, 63-64, 64-65 y 1969-70 El Oro se atravesó en la historia y en la temporada 1962-63, con Arpad Fékete en la banca, le arrebató a Chivas lo que hubiera sido su quinto título consecutivo y el séptimo en fila con los dos que llegaron después Hoy ser bicampeón merece páginas en los diarios, mientras que aquel equipo glorioso de Chivas ganó cuatro seguidos, el quinto lo perdió en el partido final contra el Oro y después ganó otros dos en fila, consiguiendo seis en siete años En los siguientes 35 años, el futbol de Jalisco sólo ha conseguido tres coronas: 1986-87 con las Chivas de Alberto Guerra, teniendo como presidente a Marcelino García Paniagua Luego Tecos en la temporada 1993-94, con Víctor Manuel Vucetich como entrenador y Juan José Leaño de presidente Y las Chivas de Martínez Garza en el Verano 97, dirigidas por Ricardo Tuca Ferreti A cambio de esos pocos títulos, en estos últimos 35 años se perdieron nueve finales: la UdeG tres, en los torneos 1975-76 contra América; en 1976-77, ante Pumas; y en 1989-90, frente al Puebla Chivas perdió la final en los torneos 82-83 contra Puebla; 83-84, ante América; Invierno 98, frente a Encasa; y el Clausura 2004, ante Pumas El Atlas de Ricardo LaVolpe cayó en penales ante Toluca en la final del Verano 99, y finalmente Tecos cayó ante América en el torneo de Clausura 2005 La gran decepción en Jalisco la constituyó Jorge Vergara, quien tomó el control de la mayoría accionaria del Club Deportivo Guadalajara el 30 de octubre de 2002 y en los siguientes seis torneos han sido un fracaso tras otro, con apenas una llegada a la final, que perdieron contra Pumas en el Clausura 2004 El Atlas vive con la esperanza de salvar el problema del descenso, alentado por la capacidad de Daniel Guzmán en la banca y la precaria situación económica como club, que le permite traer a refuerzos de poca monta Tecos, que vive su gran problema existencial ante la ausencia de verdaderos aficionados que lo respalden en la tribuna, también está como el Atlas: en los últimos lugares de la tabla de porcentaje, peleando por la supervivencia Observando la historia, el futbol de Jalisco bien puede evocar con nostalgia aquella frase de "ayer, monedita de oro fui" Porque hoy, ni a trozo de chatarra llega

Comentarios