Califican España y Chile

viernes, 25 de junio de 2010

PRETORIA, 25 de de junio (apro).- España se clasificó a los octavos de final al derrotar 2-1 a Chile que, pese a la derrota, también logró su pase.

El equipo español no jugó como cuando ganó la Eurocopa y sufrió hasta el final, pero con goles de David Villa y Andrés Iniesta, venció a Chile y se clasificó como primero del grupo H, por lo que ahora enfrentará a Portugal.

El árbitro fue  el mexicano Marco Antonio Rodríguez quien expulsó al chileno Marco Estrada por una falta inexistente, y contra su costumbre perdonó amarillas a diestra y siniestra.

Para tranquilidad del técnico Vicente del Bosque y toda España, Villa, un obrero del futbol que sube, baja, recupera balones, los pasa y anota goles (ya lleva tres en el Mundial), puso al minuto 24 en ventaja a su equipo en una jugada que se gestó desde el medio campo con un pase larguísimo de Xabi Alonso a Fernando Torres, que salió a cortar fuera de su área el arquero Claudio Bravo con tan mala suerte que el balón quedo a los pies de Villa quien de primera intención y desde cerca de la media cancha bombeó suave y al centro de la portería.

Del Bosque, quien tenía el ceño fruncido desde que salió al campo, ni una sonrisa esbozó. Contempló el tino de su jugador, y se dio media vuelta mientras sus muchachos daban de brincos en la banca.

Los chilenos, que han desplegado un estilo de juego agresivo que ha sorprendido, intentaron todo en el partido para evitar a Brasil en la segunda ronda. El triunfo era necesario para terminar arriba de España. No cesaron de ir al frente y con base en  entradas duras, ablandaron a los españoles.  

En el primer tiempo, a Jean Beausejour, el barcelonista Piqué le desvió un tiro hacia afuera y el portero Iker Casillas otro potente disparo de Alexis Sánchez.

Al árbitro del partido, el mexicano Marco Rodríguez los españoles le reprochaban que a Chile no le marcó un penal cuando “El Niño” Torres fue derribado en el área. Instantes después, desde la derecha, Torres tocó para Iniesta, quien dio un pase a Villa, que desbordaba por izquierda. Luego regreso el balón a Iniesta, quien anotó el segundo gol de España al minuto 37.

Marco Estrada, quien minutos antes se había salvado de la segunda tarjeta amarilla, tocó sin querer a Torres quien se tiró al suelo y Marco Antonio Rodríguez le sacó la roja que no era. Luego, Xabi Alonso salió cojeando por una entrada de Medel.

Para el segundo tiempo, con sólo 10 jugadores, el técnico de Chile, Marcelo Bielsa mandó al frente a Rodrigo Millar y Esteban Paredes. Apenas habían pasado dos minutos de juego y Millar acercó a Chile con un tiro que se estrelló en la espalda de Gerard Piqué para dejar a Casillas petrificado.

Consciente de que Torres apenas sale de una lesión de rodilla, Del Bosque le dio descanso después de 60 minutos y la oportunidad de brillar a Cesc Fábregas, a quien se le alargó en el área el primer balón que tocó en pase filtrado de Villa.

Bielsa, al fin “loco” en el epíteto y en el banquillo, se pasó el partido en cuclillas, como si estuviera en  penitencia. Ordenaba a la defensa; les marcaba donde recuperar el balón, pero nadie lo escuchaba. La estridencia de las “vuvuzelas”, que a medio Mundial ya dejó sordos a algunos, lo impedía. La mano izquierda sobre la frente, el índice en la nariz y el pulgar en la barbilla, Bielsa jalaba aire y apretaba los ojos ante la incapacidad de los suyos de sacarle el balón a España, que terminó sólo tocando el balón en el medio campo.

Con el partido ya resuelto, se elevó el sonido del bombo de Manolo Artesero “Manolo”, el jugador “número 12” de España que sigue a la Furia Roja a donde quiera que vaya.

 

Comentarios