"Intenté reanimarla, murió en mis manos", dice Pistorius; la mató a 'sangre fría' alega fiscal

martes, 19 de febrero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El atleta sudafricano Oscar Pistorius negó que tuviera la intención de darle muerte a su novia al comparecer este martes en el Tribunal de Pretoria, acusado de asesinato premeditado. Por su parte, la Fiscalía afirmó que Pistorius mató “a sangre fría” a su novia, la modelo Reeva Steenkamp, en un confuso episodio sucedido el pasado 14 de febrero. En una declaración que leyó su abogado, el popular atleta olímpico y paralímpico se defendió en la audiencia: “no logro entender cómo he podido ser acusado de asesinato, porque yo no planeé asesinar a mi novia Reeva Steenkamp”. Y añadió: “desmiento rotundamente esa acusación”. Por su parte, el juez que instruye el caso, Desmond Nair, postergó para este miércoles la decisión de conceder o no la libertad bajo fianza al velocista sudafricano, en respuesta a la solicitud del fiscal Gerrie Nel, quien pidió más tiempo para desahogar las pruebas. El fiscal argumentó que la pareja sostuvo un pleito y que la novia corrió hacia el baño, donde se encerró. “Ya he sido víctima de violencia. Por este motivo guardo un arma de fuego de 9 mm bajo mi cama. No hay barrotes en la ventana del baño. Alguien entró en la casa”, prosiguió el abogado al dar lectura a la declaración de su cliente. Pistorius pensó que su pareja dormía cuando escuchó un ruido que provenía del baño. Dijo que no encendió la luz por temor y dado que tiempo atrás recibió amenazas de muerte optó por tomar la pistola que guardaba bajo de la cama. El litigante prosiguió: “la noche estaba muy oscura. Sentí mucho miedo al creer que había alguien en el baño. Como no tenía puestas las prótesis me sentí muy vulnerable... disparé contra la puerta del baño y grité...”. Abundó que posteriormente se colocó las prótesis y se apoyó en un bat para abrir la puerta. Fue justo cuando encontró a su novia, quien aún respiraba –según cuenta. “Intenté reanimarla, pero murió en mis manos”, reveló Pistorius.

Comentarios