La filosofía ganadora de las Felinas

sábado, 7 de diciembre de 2019
MONTERREY, N.L. (proceso.com.mx).- El éxito de Tigres femenil es irrebatible: En los cinco años que lleva la Liga MX de mujeres, el equipo ha disputado cuatro finales, de las cuales ha salido campeón en dos y este sábado buscará sumar su tercera corona ante sus vecinas de casa, las Rayadas del Monterrey. Será la segunda final consecutiva entre ambas escuadras, las dos invitadas recurrentes a la fiesta final de la liga. Roberto Medina, entrenador de las felinas, considera que la solidez del club se debe a la seriedad con la que los directivos se tomaron el torneo desde que se armó la competencia nacional, allá por 2017. En entrevista, refiere que el club albiazul se armó mejor que el resto de los clubes al reclutar a las mejores jugadoras. Además, afirma que han mantenido una filosofía ganadora basada en la seriedad con la que han asumido la competencia en la joven liga femenil mexicana profesional. “Desde que la Federación Mexicana de Futbol anunció la creación de la Liga Femenil, Tigres se adelantó. Los directivos se movieron de inmediato para buscar las jugadoras con más proyección, mejores resultados y participación en los distintos procesos de Selección Nacional. La Liga MX Femenil de primera división se armó hace dos años. En el primero, Apertura 2017, resultaron campeonas las Chivas del Guadalajara. Luego, el equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León manifestó una hegemonía abrumadora con cuatro series de campeonato en hilera: se coronó ante Rayadas, en el Clausura 2018; luego perdió el cetro al ser derrotadas por América en penales en el Apertura de ese mismo año; posteriormente, en el Clausura 2019 venció a las regias otra vez. Este sábado, en la final del Apertura 2019, volverá a verse las caras con las Rayadas, en el juego de vuelta, como visitante en el Estadio BBVA. En la ida, en el Estadio Universitario, empataron 1-1. Medina se incorporó en el presente torneo a la dirección técnica de Tigres femenil. El anterior estratega fue Ramón Villa Zevallos, que dejó la institución después de haber obtenido el pasado gallardete. Exjugador de Pumas y Rayados, Medina valora el compromiso de la directiva de la U para fortalecer desde el inicio a las tigrillas y llevarlas hasta lo más alto de la historia del torneo. “En primer lugar esto se debe al empeño y a la dedicación que le ha puesto la directiva desde que inició el proyecto de la Liga femenil, al armar un equipo competitivo y darle el respeto y la seriedad que merece el equipo. Obviamente la institución que está siempre pensando en ganar y en ocupar los primeros lugares”, dice. Al llegar a la institución, Medina ya había tenido un largo recorrido, en el futbol de mujeres. Había sido entrenador de la Selección Nacional Femenil Sub 20 desde el 2009, cuando fueron al Mundial de Alemania, donde llegaron hasta cuartos. Siguió con el seleccionado, en esa misma categoría, hasta el 2018, cuando se hizo cargo del representativo mayor en la misma rama, pero no pudo calificarlas al Mundial de Francia 2019. A partir del segundo semestre del año, se hizo cargo de Tigres Femenil, y se encargó de darle continuidad al proyecto ganador que en su inicio estuvo comandado por el ya fallecido Osvaldo Batocletti, que les dio, desde el banquillo, el primer campeonato. El estratega sabe que Tigres ha sido acusado de obtener triunfos a billetazos. Así ha sido con el equipo varonil que en la presente década ha obtenido cinco títulos y que tiene una de las nóminas más caras del balompié mexicano. Lo mismo se comenta del conjunto femenil por tener en sus filas a jugadores que han sido convocadas a la Selección Nacional y que conforman un roster temible. Medina dice que el equipo, perteneciente a Sinergia Deportiva, filial de Cementos Mexicanos, gana con planeación, más que con inversiones millonarias en jugadoras. “Siempre es importante tener recursos, pero no es el caso de Tigres. Tenemos qué ver que por lo que se preocupó el club desde el inició de la Liga. Como te digo, fue en adelantarse a hacer algo en lo que muchos clubes fueron renuentes. Se abrieron las puertas a jugadoras de gran calidad y, obviamente, ellas vieron en este proyecto que podían crecer no solo en la parte deportiva, sino en la económica en el mediano y largo plazos. Pero todo viene de la mano de los resultados”, dice. Medina sostiene que muchos equipos justifican los pobres resultados con el argumento de falta de recursos. “Decir que hay equipos que ganan campeonatos a billetazos, para mí es como la excusa que saca la gente que no ha sido capaz de generar una identidad deportiva. Si bien es cierto hay equipos que toda la vida han tenido un respaldo importante, como América y Cruz Azul, decir lo de los billetazos es excusa. Acá, en Tigres, lo que se ha buscado es simplemente calidad”, subraya. De cualquier manera, prosigue, la inercia ganadora de Tigres ha obligado a otros equipos a mejorar, a ser más competitivos, pues saben que no pueden quedarse rezagados. Medina redondea la idea: “Es muy claro que cuando ves que tu rival cercano está siempre arriba y arriba, te preocupas. Y me incluyo, porque en la parte que a mí me toca, que es Tigres, estamos viendo el crecimiento que tienen los demás competidores y nosotros tenemos que hacer el esfuerzo para mantenernos arriba, en el top. Creo que pasa también con Rayadas, que ha obligado que los otros clubes las volteen a ver y que se esmeren en buscar la forma de emparejarse con ellas”. Según el estratega felino, actualmente la distancia entre los clubes de la Liga Femenil se ha acortado drásticamente. “En los primeros torneos había más goleadas que ahora, pues todos los clubes ya ajustaron sus planes y los trabajos metodológicos hacen que las chicas reciban mejor instrucción, conocimiento táctico y entrenamiento para que se defiendan mejor”, indica. El juego de este sábado ante las Rayadas se enfrentarán los equipos que han logrado los mejores resultados en los últimos años. Los números no dejan duda de ello: En los cinco torneos celebrados hasta ahora, en tres ambas escuadras han disputado la final. “Las chicas de Tigres y Rayados son las que han demostrado en estos últimos tres o cuatro torneos que están siempre en el 1 y 2 de la Liga. Si acaso están en el 3. Los otros equipos que están bien armados son América y Pachuca. Estos son los cuatro que le han puesto más empeño en darle el lugar que el futbol femenil merece”, dice. El entrenador de Rayadas es Héctor Becerra, quien jugó en La Pandilla. Es el mismo director técnico que ha perdido en las dos ocasiones con las regias femeniles y que, ahora, en este tercer intento, pretende alzar la copa por vez primera. Futbol como empoderamiento femenil Al referirse a la aceptación cada vez mayor de la Liga MX Femenil, Roberto Medina considera que a los aficionados perciben el esfuerzo que hacen las jugadoras por profesionalizarse y ser mejores. Considera que el compromiso que invierten las chicas en el juego se ve desde la tribuna. La rivalidad de los equipos varoniles, opina, ha ayudado a avivar el interés, pues lo mismo en las gradas que en la televisión los aficionados quieren que ganen las mujeres del equipo de su preferencia. “Creo que la Liga ha prendido por el empeño puesto por cada una de las futbolistas en tratar de profesionalizarse y de ser referentes, dando un buen espectáculo. Y también han contribuido los duelos que ya están arraigados en el futbol varonil. Eso se refleja en las mujeres. Por ahí están los clásicos Chivas-América, Tigres-Rayados que de alguna manera prende entre sus aficiones. “Además de eso, observo que a la gente le gusta este formato femenil nuevo, que muestra una parte diferente del futbol. Hay muchos soñadores, entre los que me incluyo, que queremos ver un futbol como este, con buenas cualidades técnicas, en el que no se trata de engañar al árbitro, donde se quiere jugar lo más limpio posible. Es muy atractivo, para los que vivimos esto como románticos, viendo una gran calidad de futbol, aunque todavía no hayamos llegado a los niveles que queremos”, dice. Señala que a la Liga de mujeres mexicanas todavía le falta crecer, por lo que se busca de manera colectiva hacer que los partidos sean más fluidos, con menos cortes, que se busquen más las porterías, y con mejores goles, pues actualmente muchas anotaciones caen por fallas de las niñas que todavía están en el proceso de aprendizaje. Paradójicamente eso hace los juegos más atractivos pues la principal emoción es esa, ver la pelota en el fondo de la cabaña. Pese a todo, agrega, los equipos mexicanos han demostrado progresos, aunque reconoce que todavía no pueden compararse con otras ligas más desarrolladas como las de España y Estados Unidos. “Todavía tenemos un déficit en el desarrollo de capacidades físicas que marcan una diferencia clara entre las jugadoras de México y las de otros países. Pero nos hemos emparejado un poquito en las cualidades técnicas que están demostrando las jugadoras, sobre todo en el conocimiento del juego. “Pero también debemos ver que en otras ligas hay una gran diferencia entre equipos. En España, por ejemplo, el Barcelona y el Atlético de Madrid están por encima del resto de los clubes de la Liga. En Estados Unidos los equipos de Chicago y Carolina marcan una diferencia importante porque están armados con jugadoras que forman o han formado parte de las distintas selecciones nacionales. En cada liga hay diferencias entre los clubes”, pondera. En el caso del equipo que dirige, Medina dice que su nivel está más cercano al español que al estadunidense. Con los clubes de la liga de Estados Unidos, Tigres tendría un “déficit” importante, no así con los españoles, aunque esto lo podíamos constatar en un partido. Lo que sí tiene claro el director técnico es que el avance de la Liga femenil mexicana va aparejado con el empoderamiento de las mujeres en el nuevo milenio. “El futbol femenil ha servido de alguna forma para valorar aún más a la mujer mexicana, pese a que siempre ha sido exitosa y competitiva. Es muy bueno que la liga empiece a tener su propio peso y lugar, y que las futbolistas puedan ser ejemplo para las nuevas generaciones. Qué mejor que esto sea a través del deporte, es lo que se ve en la famosísima frase de mente sana en cuerpo sano. El futbol, así, puede ayudarnos en mucho en el desarrollo como país”, sostiene. Por ello considera que, en el largo plazo, es posible que las jugadoras consigan salarios similares a los de los varones, como ha sido una demanda permanente en el futbol femenil en el mundo, pues considera que el desarrollo del deporte y las potenciales inversiones pueden hacer que también sea exitoso en el orbe. “Tengo la plena confianza de que se iguale esto, que las mujeres sean también remuneradas de acuerdo a sus capacidades. No tengo ninguna duda de que ellas pueden lograrlo. Hay niñas muy capacitadas, incluso mejor que muchos hombres para tomar puestos importantes. Esto de igualar salarios sí se puede dar, no en el corto ni mediano plazos, según veo, porque depende del grado de expectativas que se genere con la competencia. “Esto deberá generar que más marcas patrocinadoras se sumen al proyecto. Porque, al final, es un proceso de crecimiento en un modelo de negocio y como en todos los negocios es difícil al principio generar grandes cantidades. Nuestras jugadoras lo entienden y están convencidas que la mejor manera de crecer es dar un mejor espectáculo y que, al final haya gente que quiera verlas, y esto se irá haciendo bolita de nieve, sumando y sumando”, dice. De igual manera considera impropio criticar a los clubes por las diferencias entre los salarios por género, pues, por ahora, el dinero lo generan ellos, que son los que tienen los contratos millonarios. “A veces siento que no está bien criticar a los clubes porque dicen que hay una diferencia abismal de salarios, pero es que los varones son los que generan eso (los ingresos) en base a la competencia que se ha logrado y el grado de expectativa y los ojos que los miran. Por eso digo que hay que tener paciencia para que eso de igualarse se llegue a dar”, concluye.

Comentarios